Síguenos

 

Ciencia

La controversia de Oxford es el primer disparo en la batalla global sobre la eficacia de la vacuna

Los ensayos de Oxford no revelarán todos los hechos sobre la prevención de cada nuevo fármaco. Ese proceso podría durar años.

Foto: EFE

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Robin McKie/The Guardian

En pocos días, los investigadores planean resolver un misterio médico que amenaza con estallar en una gran batalla transatlántica. Los científicos de la Universidad de Oxford dicen que tienen la intención de publicar datos completos, revisados por pares, en la revista Lancet, sobre los ensayos que han completado en su vacuna contra el Covid-19.

La información, dicen, debería poner fin a la creciente controversia sobre la eficacia de la vacuna y explicar las aparentes inconsistencias en los resultados de los ensayos. Los opositores, la mayoría de ellos estadounidenses, dicen que esto es poco probable, e insisten en que los nuevos ensayos de fase 3 ahora deben ser reiniciados desde cero para restaurar la confianza en la vacuna.

También lee: La vacuna de Oxford y AstraZeneca se venderá en países en desarrollo al costo

Ha comenzado una batalla internacional por las vacunas, que probablemente se repetirá muchas veces durante el próximo año a medida que se produzcan nuevas vacunas que compitan para ayudar a librar al mundo de el Covid-19 y los médicos traten de evaluar su utilidad. La forma en que se desarrolle la batalla de la vacuna de Oxford en las próximas semanas tendrá una influencia crucial en la batalla mundial contra la pandemia.

El problema es que la vacuna de Oxford-AstraZeneca recibió mucha publicidad durante el verano y las expectativas eran altas”, dijo a The Observer el profesor de virología de la Facultad de Medicina Weill Cornell de Nueva York, John Moore. “Estas expectativas no se han cumplido y ahora hay un retroceso”.

El lunes, los investigadores de Oxford anunciaron que su vacuna tenía una eficacia del 62% en la mayoría de los voluntarios, en comparación con la eficacia recientemente revelada de las vacunas de Pfizer y Moderna, que ambas superaron el 90%. Pero también revelaron que a un subgrupo de voluntarios se les había dado por error una dosis menor de la vacuna debido a problemas de fabricación. Extrañamente, esa dosis más baja produjo una mayor eficacia de la vacuna: alrededor del 90%. Los científicos no tenían ninguna explicación para esta anomalía.

“La vacuna de Oxford no fue generalmente considerada como la mejor diseñada en el mundo, pero se pensó que podría ser adecuada para el propósito, pero ahora hay tanta incertidumbre”, añadió Moore. “Otras vacunas van a estar disponibles en Reino Unido y es probable que la gente quiera usar la más fuerte. Puede que no sea ésta”.

Otros científicos han defendido la vacuna de Oxford. El tiempo era un problema particular, dijo Joy Leahy, de la Real Sociedad de Estadística. Ella dijo: “Las vacunas de Pfizer y Moderna produjeron resultados más fuertes de lo esperado. Si los datos de Oxford-AstraZeneca se hubieran publicado primero, creo que habrían cumplido las expectativas de la comunidad científica”.

También lee: La vacuna de Moderna contra el Covid tiene una eficacia de 94%, según datos finales

La profesora Helen Fletcher, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, dijo que era notable que Oxford y AstraZeneca hubieran pasado del punto de partida a la creación de 100 millones de dosis de una nueva vacuna en menos de un año, y añadió que: “No es sorprendente que algunos problemas de fabricación se estuvieran resolviendo cuando comenzaron los ensayos clínicos”.

El factor crucial es que las vacunas contra la Covid funcionen, dijo el profesor Peter Openshaw, de la Escuela Imperial de Londres. Dijo: “Cada uno de los ensayos muestra una protección que no sabíamos que sería posible. Hemos querido vacunas para muchas enfermedades, como el VIH y la malaria, y no han llegado. Los resultados parecen mostrar que se puede hacer para la Covid, y eso es una muy buena noticia”.

Esto fue respaldado por Kate Bingham, quien en mayo fue nombrada presidenta del grupo de trabajo de vacunas británico encargado de asegurar que Reino Unido reciba una vacuna contra Covid lo antes posible. Bingham le dijo al The Observer: “Hace seis meses, cuando empezamos, nos enfrentamos al simple hecho de que nunca se había desarrollado una vacuna contra el coronavirus humano.

“Era desalentador. Nuestras experiencias con otras vacunas de coronavirus, para Sars y para Mers, habían sido un fracaso y muchos de mis compañeros me dijeron que llevaría años. Ahora tenemos tres vacunas candidatas de Oxford-AstraZeneca, Pfizer-BioNtech y Moderna, que han demostrado ser altamente efectivas contra el Covid-19 en ensayos clínicos. Lo que los científicos han hecho es completamente asombroso”.

El grupo de trabajo de Bingham difundió sus apuestas buscando y respaldando vacunas fabricadas con la más amplia variedad de técnicas, otro factor de la controversia actual. La vacuna de Pfizer utiliza los genes del virus directamente para estimular que las células de nuestro cuerpo fabriquen piezas de proteína de la Covid que desencadenan respuestas inmunológicas. La vacuna de AstraZeneca utiliza otro virus para llevar esos genes al cuerpo.

Otros utilizan virus de la Covid inactivados para estimular las respuestas inmunológicas, mientras que la empresa estadounidense Novavax utiliza una técnica notable que implica la ingeniería genética de células extraídas de polillas para fabricar piezas de la proteína del coronavirus que estimularán las respuestas anti-Covid cuando se inyecten.

Curiosamente, Novavax se enfrentaba a tiempos sombríos a principios de 2020 tras el fracaso de dos ensayos de vacunas diferentes que utilizaban una tecnología similar. Entonces llegó la pandemia y su técnica de células de polilla fue rápidamente transferida a la producción de la vacuna contra el Covid-19. Las primeras pruebas dieron resultados sólidos y desde entonces Novavax ha atraído más de 2.000 millones de dólares en apoyo del gobierno de Estados Unidos y otros organismos.

“Esta vacuna parece que va a ser relativamente fácil de fabricar”, dijo la viróloga Angela Rasmussen, de la Universidad de Columbia. “Su desventaja es que las vacunas similares de subunidades proteicas. Por ejemplo, la vacuna contra la hepatitis B toma múltiples inyecciones para construir la inmunidad”.

En Reino Unido, 15,000 voluntarios (incluyendo a Bingham) se han inscrito en la fase 3 de los ensayos clínicos de la vacuna Novavax. La compañía dice que espera obtener datos claves de este grupo a principios de 2021 y usarlos para obtener la aprobación de la vacuna. Gran Bretaña ha acordado comprar 60 millones de dosis.

Aún está por verse cómo son recibidas estas diferentes vacunas por los científicos. Los resultados de los ensayos serán perseguidos enérgicamente, y la controversia que ha rodeado a la vacuna de Oxford-AstraZeneca se repetirá. Una vacuna puede parecer buena para evitar que la gente sucumba ante una enfermedad grave, pero ¿cuánto tiempo puede proporcionar protección? ¿Y qué tan buena será la vacuna para prevenir la transmisión del virus, y qué tan bien funcionará en los grupos de mayor riesgo, como los ancianos? ¿Qué tan fácil será de administrar y de transportar? Llevará meses, si no es que años, responder a todas estas preguntas para cada vacuna.

La buena noticia para Reino Unido es que está muy bien situada para hacer grandes contribuciones a la resolución de estos problemas, dijo Jonathan Pearce, director interino de la respuesta a el Covid-19 del Consejo de Investigación Médica. Añadió: “Reino Unido cuenta con magníficos recursos de datos médicos y un sistema de atención sanitaria integrado que ya nos ha permitido establecer un estudio líder en el mundo para calificar los tratamientos de el Covid-19. Nuestra oportunidad de contribuir al bien global va a ser muy alta”.

Traducido por René Soto.

Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

México

El anuncio de la donación se dio el sábado pasado. Paraguay fue el último destino de los tres países contemplados.

Salud

La vacuna podría alcanzar una capacidad de fabricación de 100 millones de dosis mensuales para el último trimestre de 2021.

Mundo

El G7 cerró este domingo su cumbre con acuerdos, entre ellos el de las vacunas contra el Covid-19.

Actualidad

Elecciones en Latinoamérica, regreso a clases presenciales en México, visitas diplomáticas y fenómenos naturales. Eso y más en las fotos de la semana.

Publicidad