Síguenos

 

Realeza

El rey de Suecia arremete contra la respuesta “fallida” del país ante el Covid

Las críticas del rey de Suecia a la postura contra el confinamiento se producen cuando los hospitales luchan por hacer frente al aumento de casos.

El rey de Suecia, Carlos XVI Gustavo. Foto: Bengt Nyman/Wikicommons

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Jon Henley/The Guardian

El rey de Suecia dijo que el país ha fallado en su respuesta al Covid-19 ya que los hospitales de la región de Estocolmo advirtieron que luchan para hacer frente a un aumento en los casos y las encuestas mostraron que la confianza pública en las autoridades cayó a un nuevo mínimo.

“El pueblo de Suecia ha sufrido tremendamente en condiciones difíciles”, dijo el rey Caros XVI Gustavo a la emisora ​​estatal SVT en una entrevista de fin de año. “Creo que hemos fallado. Tenemos un gran número de personas que han muerto y eso es terrible”.

Los comentarios se tomaron inicialmente como una crítica a la controvertida estrategia contra los confinamientos de Suecia, pero la Corte Real dijo más tarde que el rey se refería “a toda Suecia ya toda la sociedad. Está mostrando empatía por todos los afectados”.

También lee: Mal debut de Amazon en Suecia por traducción lasciva

La rara intervención real se produjo después de que las dos principales regiones suecas de Estocolmo y Skåne anunciaran que se habían visto obligadas a posponer operaciones que no eran de emergencia debido a que el sector sanitario del país se esfuerza por hacer frente a una segunda ola de infecciones.

“Gestionaremos la atención de emergencia, gestionaremos la atención de Covid”, dijo el miércoles el director de salud regional de Skåne, Alf Jönsson. “Pero esto sucederá a expensas de otra atención médica”. Más del 25% de las pruebas de Covid-19 fueron positivas, dijo.

El director regional de salud de Estocolmo dijo que toda la atención que no sea de urgencia se pospondrá hasta al menos el 31 de enero. “Mi deber ahora es hacer todo lo posible para aliviar y ayudar al personal de atención”, dijo Björn Eriksson. “Tienen que seguir adelante durante semanas, meses”.

Una encuesta de Ipsos para el diario Dagens Nyheter el jueves mostró que el apoyo público a Anders Tegnell, el principal epidemiólogo del país y artífice de su estrategia ligera había caído 13 puntos al 59%, con la confianza en la agencia de salud pública bajando del 68% al 52%. La confianza en las autoridades en general se desplomó a un mínimo histórico del 34%.

Tegnell dijo en una entrevista televisiva que era demasiado pronto para decir si la estrategia de Suecia había fracasado. “Prácticamente todos los países están luchando con esto”, dijo a TV4, y agregó que estaba sorprendido por la escala de la segunda ola y admitió que la situación estaba “comenzando a acercarse al punto de ruptura” en algunas áreas.

El total de muertes asociadas a Covid en Suecia, que ha evitado los estrictos cierres obligatorios en favor de medidas mayoritariamente voluntarias, llegó a 7,802 el miércoles, con más de 500 en la última semana y más de 1,800 desde principios de noviembre.

Su tasa por millón de 766.2 es aproximadamente 10 veces más alto que los vecinos Noruega y Finlandia y casi cinco veces el de Dinamarca, pero más bajo que algunos países europeos que impusieron bloqueos como Francia, Italia, España y Gran Bretaña.

Hasta ahora, el enfoque del país se ha basado principalmente en la responsabilidad de los ciudadanos de observar las recomendaciones de higiene y distanciamiento, con tiendas, bares y restaurantes que permanecen abiertos durante la pandemia y no se recomiendan máscaras fuera de los hospitales.

Sin embargo, cuando llegó la segunda ola, la agencia de salud pública y el gobierno emitieron reglas más estrictas, prohibiendo la venta de alcohol después de las 10 pm, reduciendo las reuniones públicas de 50 a ocho personas y cambiando las escuelas secundarias a la enseñanza en línea.

También se les ha dicho a las personas que eviten el transporte público y las tiendas abarrotadas, que limiten las interacciones sociales a hogares individuales o personas que ya estén en contacto regular y que no vayan al gimnasio, biblioteca, centros comerciales u otros lugares públicos.

Traducido por Andrés González

Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

La cifra de 625 nuevas infecciones por millón es mayor que en sus vecinos nórdicos.

Derechos Humanos

A los dos meses de nacida, se llevaron por avión a Maria Diemar a Suecia para que la adoptaran. Años después buscó a su...

Mundo

Las autoridades sanitarias suecas calculan que a lo largo de la primavera se obtenga información más segura sobre el efecto de la vacuna de...

Mundo

La activista ambiental dice que dejó de comprar ropa nueva pero no criticará a aquellos que vuelan o que tienen hijos.

Publicidad