Escasez de pruebas de Covid-19 y hasta en $900 en puestos de la CDMX
La demanda de pruebas para detectar el Covid-19 ha ido en aumento en la Ciudad de México, por lo que se han encarecido. Foto: Alfredo Estrella / AFP

Los contagios de Covid-19 van en aumento en México y cada vez es más difícil acceder a una prueba para detectar el virus. Ayer, jueves 6 de enero, la Secretaría de Salud reportó más de 25 mil nuevos casos, las farmacias y los kioscos del gobierno donde se hacen pruebas rápidas han registrado filas largas y los locales donde se vendían test de coronavirus tienen escasez de producto.

El nivel de contagios de Covid-19 en México es el mismo que el de agosto del 2021, cuando se rompieron varios récords de casos confirmados en un solo día. Con los 25 mil contagios de ayer, nuestro país llegó a un total de 4 millones 55 mil 95 personas infectadas y 299 mil 933 fallecidas a causa del coronavirus.

No hay pruebas Covid y quién sabe cuándo nos lleguen otra vez”. Esta es la respuesta de un comerciante del Centro Histórico de la Ciudad de México, quien dentro de su negocio de reparación de celulares vendía paquetes de pruebas rápidas para detectar el coronavirus.

Desde hace una semana se agotaron las pruebas rápidas en su negocio, al mismo tiempo que aumentaron los contagios en el país. Las últimas piezas en su inventario, de la marca Really Tech, las vendió en 700 pesos y si las vuelve a conseguir las mantendrá en el mismo precio. “Es que también a nosotros ya nos la subieron mucho (de costo) ”, argumenta.

La cuarta ola de contagios de Covid-19 ha provocado que las farmacias y los kioscos del gobierno, donde se realizan pruebas gratis, se llenen de gente que espera por horas para realizarse una prueba. También ha hecho que las pruebas rápidas se agoten hasta en los negocios del Centro Histórico, donde la gente se arriesga a comprar un test que puede ser falso o no estar certificado con tal de saber si está contagiada.

En un recorrido hecho en las calles República del Salvador, 5 de febrero e Isabel la Católica del Centro Histórico, La-Lista identificó siete negocios donde se venden pruebas para detectar el Covid-19 y estaban agotadas. Las pocas que quedaban costaban hasta el doble de su valor de hace unos meses.

Los negocios ofrecían tres tipos de pruebas con un precio parecido: de toma de “sangre” en 150 pesos,  de “saliva” en 350 pesos y de “hisopo” en 700 pesos. Las dos primeras ya estaban agotadas y de la última quedaban pocas piezas, entre dos y cinco por local. Por eso un negocio de la calle 5 de Febrero aprovechó y las vendía hasta en 900 pesos, cuando en el laboratorio Salud Digna se ofrecen en 260 pesos y en El Chopo en 600.

“Antes las vendíamos en 450 pesos, pero ya está más difícil conseguirlas. Hoy tenía como ocho y ya se me vendieron todas en 900 pesos”, dice una comerciante.

Todos los negocios ofrecen pruebas Really Tech, a pesar de que la Secretaría de Salud no incluye esta marca en su lista de pruebas de antígeno o de PCR útiles para detectar el SARS-CoV2 durante la emergencia sanitaria.

Para este trabajo se contactó a RG Laboratorios, una empresa con sede en Guadalajara, Jalisco, que distribuye los productos de Really Tech. Una trabajadora de la compañía dijo que sus pruebas tienen un costo de 450 pesos, lo cual demuestra que el producto que se vende en la capital del país con el mismo nombre se ha encarecido.

Algunos comerciantes comentan que otra prueba que vendieron hasta agotarse es Testsealabs, aunque esta marca tampoco fue incluida en las listas de exámenes útiles.

Ómicron y las pruebas de de Covid-19

La cuarta ola de contagios de Covid-19 ha sido propiciada por la variante ómicron, una cepa del coronavirus que se detectó inicialmente en Sudáfrica y que el primer caso se dio a conocer en México el 3 de diciembre del año pasado. El primer contagio fue identificado en la Ciudad de México y desde ese momento la epidemia ha crecido.

Los contagios se han reproducido a un nivel muy rápido. Este jueves 6 de enero, la Secretaría de Salud reportó 25 mil 821 nuevos contagios en 24 horas, a solo un mes de haberse registrado el primer caso de ómicron.

En comparación con el actual aumento de contagios, cuando la variante Delta llegó a México pasaron tres meses entre la detección oficial del primer caso y un registro de 25 mil infecciones nuevas en un solo día. Esa cepa se reportó por primera vez el 3 de mayo en San Luis Potosí y hasta el 9 de agosto se registraron 25 mil 346 casos, según una plataforma del Conacyt.

Con la reactivación de las actividades después de las fiestas de fin de año, las personas batallan para acceder a una prueba de Covid-19 en los espacios del gobierno y de la industria farmacéutica en la capital del país.

Algunas personas que han acudido a laboratorios y kioscos por pruebas de Covid-19 han demorado horas para conseguirlas o en el peor de los casos días, según lo declarado a diversos medios de comunicación.

Una de sus opciones ha sido comprar test en locales del Centro Histórico, espacios que antes de la pandemia vendían productos diferentes y en los últimos dos años han podido hacer negocio con las pruebas rápidas.