La SCJN establece agilizar los amparos para que menores de edad reciban más pronto la vacuna contra el Covid-19
27 de junio en CDMX. Hoy inició la aplicación de vacunas a menores de 12 años en CDMX. Foto: Gobierno de la Ciudad de México.

El Pleno de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió este lunes que los amparos para que los menores tengan acceso a la vacuna contra Covid-19 sean más ágiles y se resuelvan en la primera etapa del juicio de amparo para no retrasar el acceso a la salud de los niños, niñas y adolescentes porque los coloca en una situación de riesgo.

“La omisión de aplicar las vacunas autorizadas por la COFEPRIS (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios) coloca a las personas antes mencionadas que no cuenten con las vacunas respectivas en una situación de riesgo de contagio por el virus SARS-CoV-2, por lo que en caso de enfermarse resultaría físicamente imposible restituir su derecho a la salud”, informó la Corte en un comunicado.

Durante la sesión del Pleno, los ministros resolvieron dos contradicciones de tesis, que surgieron de varios tribunales colegiados con diferentes fallos en casos similares en los que la suspensión se concedió en la primera etapa y en otros, en la última etapa del juicio de amparo.

Por esta razón, la Corte homologó el criterio para que los juzgadores resuelvan estos asuntos en las audiencias incidentales y así no alargar el acceso a la salud hasta la sentencia definitiva, la cual se da en la audiencia constitucional.

A raíz de esta decisión, el Pleno estableció que la suspensión debe otorgarse a los menores de edad que no tienen comorbilidades para que se les aplique, lo más rápido posible, la vacuna contra Covid-19 y así completar el esquema de vacunación.

México apenas inició este lunes la vacunación en menores de 5 a 11 años en contra del Covid-19, más de medio año después que los Estados Unidos.

La población infantil en edad escolar ha sido la más afectada en la quinta ola de Covid -19. Especialistas en pediatría han alertado que deben ser vacunados, ya que uno de cada cuatro menores puede tener signos y síntomas de long covid sin importar si fue asintomática o si tuvo signos más severos.

Además, hay una probabilidad de que un porcentaje reducido de menores genere un síndrome inflamatorio que afecta particularmente a la niñez y que puede ser particularmente grave.