La niñez es la más expuesta a la quinta ola de Covid-19 en México y el riesgo del PIMS
Ilustración: Samantha Guerrero Gómez.

Elizabeth cumplió 10 años este mes y pasó el día con cuidados en casa, donde su familia lleva un monitoreo de su salud porque la prueba de Covid-19 que se hizo resultó positiva. Esta vez los síntomas parecen leves, pero no es la primera vez que se contagia. En 2020 su vida estuvo en grave riesgo porque presentó PIMS, como han llamado a un síndrome inflamatorio que suele afectar a niñas y niños y que está asociado al virus SARS-CoV-2.

Cuando Elizabeth tenía ocho años toda su familia se contagió de Covid-19, su mamá, su papá y su hermanito mayor. Todos lograron superar los síntomas, pero la más pequeña comenzó a tener fiebre constante, tuvo escozor en la piel, se le inflamaron los ganglios y su salud comenzó a empeorar. Su médica trató de atacar los síntomas, pero no logró y entonces, el padre de Elizabeth recordó que había leído algo sobre el Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico (PIMS, por sus siglas en inglés), también llamado MIS-C, síndrome inflamatorio multisistémico asociado a Covid-19.

La salud de Elizabeth era cada vez más grave, su frecuencia cardiaca era muy baja y su mamá y su papá decidieron buscar una segunda opinión, supieron de una infectología pediatra que les recomendó otra madre de familia de la escuela a donde acude la niña. Su madre, Patricia Vega, recuerda que la doctora les dio consulta por zoom, vio a la niña, les hizo varias preguntas y les dijo que era urgente que llevaran a la niña a un hospital porque su vida estaba en riesgo. La llevaron, la menor estuvo dos semanas en terapia intensiva, una semana intubada y en peligro de muerte.

“Su doctora me dijo que fue un milagro que la pudiéramos llevar ese día, porque otra noche más no habría sobrevivido y hoy está cumpliendo un año más”, comentó Patricia con un nudo en la garganta hace unos días.

Elizabeth tenía lo que inicialmente se llamaba PIMS, un síndrome inflamatorio que afecta a todo el cuerpo, los órganos internos y pone en riesgo la vida de las y los niños, afecta principalmente a los menores aunque puede llegar a presentarse en algunos adultos, explica la infectóloga pediatra Arianna Huerta, egresada del Instituto Nacional de Pediatría y con posgrado en investigación clínica por Harvard.

En México no hay un registro de cuántos menores han tenido este síndrome, parecido a la “enfermedad de Kawasaki”, pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo detectó en 2020 y emitió las primeras guías de cuidado, y en países como Chile, diagnosticaron 152 casos en 2020, el mismo año en que se enfermó gravemente Elizabeth.

Ante la quinta ola de contagios de Covid-19, que ha llegado a registrar mil casos en un solo día tan solo en la Ciudad de México, la niñez que no ha tenido acceso a las vacunas es la más vulnerable.

La especialista Arianna Huerta, del Hospital Infantil Privado, comentó a La-Lista que las vacunas debieron haberse aplicado en niñas, niños y adolescentes después de la cuarta ola de enero y febrero, cuando bajaron los contagios y México es de los países más atrasados en la aplicación de vacunas a este grupo de edad.

“Era el momento adecuado para empezar la vacunación de los más pequeños. El virus SARS-CoV-2 no es un virus benigno para los niños. De hecho, ha cobrado más muertes que la propia influenza durante estos dos años de pandemia”, comentó a La-Lista, con base en un estudio realizado por investigadoras mexicanas y que está por publicarse en la revista médica Nature.

Advirtió que se están viendo casos de familias donde los padres son asintomáticos y los niños llegan a presentar fiebre de alto grado, tos persistente y una hiperreactividad bronquial, cuadros de gastroenteritis o de dolor abdominal crónico, dolor muscular, fatiga y cansancio porque no tienen defensas antes el virus.

Prevén nuevos casos de síndrome inflamatorio en niños y niñas ante la quinta ola Covid-19

La infectóloga pediatra advirtió que en cuestión de semanas podrán verse nuevos casos de Síndrome inflamatorio multisistémico asociado a Covid-19 que podrían ser subdiagnosticados debido a la falta de difusión de información sobre este síndrome.

México comenzó a registrar un alza en los casos de Covid-19 a inicios de mayo, con un promedio de 637 casos activos en promedio de cada día, pero en un solo mes, en la semana del 29 de mayo al 4 de junio, la cifra se disparó a 3 mil 179 casos diarios en promedio todo el país.

“Estamos empezando a ver otra vez casos de Covid y ya no tarda en haber PIMS“, señaló Huerta, “esos tienen dos o tres semanas de retraso a partir de que empiezan a subir los casos”.

El PIMS o MIS-C es una enfermedad principalmente pediátrica y provocada por el virus SARS-CoV-2, explicó la infectóloga pediatra. Comentó que durante la primera ola de la pandemia, tan solo a su consultorio llegaron siete casos de niños con Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico, el cual puede causar la muerte de un menor.

Con ella coincide la investigadora Cipatli Ayuzo, integrante del Sistema Nacional de Investigadores, y coautora del proyecto de investigación “Long-COVID in Children and Adolescents: A Systematic Review and Meta-analyses“, próximo a publicarse en Nature.

“El PIMS es una enfermedad aguda, es decir, se da en la primera fase de Covid, es una enfermedad que es grave y lo que pasa es que hay una reacción autoinmune en donde los niños pueden llegar a fallecer porque se inflaman de forma muy importante todos los órganos”, comentó en entrevista la integrante de la Academia Mexicana de Pediatría.

La Organización Mundial de la Salud detectó el Síndrome en 2020 y ya cuenta con guías actualizadas de tratamiento de Covid-19 y cuadros de MIS-C

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) lo llaman síndrome inflamatorio multisistémico en niños (MIS-C) y lo describen como “una afección en la que diferentes partes del cuerpo pueden inflamarse, incluidos el corazón, los pulmones, los riñones, el cerebro, la piel, los ojos o los órganos gastrointestinales”.

La página oficial de los CDC refiere que todavía no saben qué causa MIS-C, pero sí que muchos niños con este síndrome, tuvieron Covid-19 o estuvieron cerca de alguien enfermo. Advierten que el síndrome “puede ser grave, incluso mortal, pero la mayoría de los niños a los que se les diagnosticó esta afección han mejorado con atención médica”.

En contraste con el long Covid, Ayuzo explicó que esta última genera secuelas a más largo plazo, meses después y comprende signos y síntomas que pueden llegar a ser debilitantes para los niños, niñas y adolescentes.

Piden vacunar a las niñas y niños contra el Covid-19

Cuando las madres y padres de familia de la escuela de Elizabeth se dieron cuenta de que más de ocho niños estaban enfermos la mañana del lunes y no podían ir a clases, comenzaron a hacerse la prueba de Covid-19. Ninguno de ellos está vacunado porque no tiene la edad mínima de 12 años ni comorbilidades, que exige el gobierno federal para este derecho.

En medio de los contagios, hasta la maestra de un grupo resultó positiva en una prueba de laboratorio, por lo que el personal de la escuela privada, en la Alcaldía Benito Juárez, inmediatamente tomó medidas, informó a los padres de los casos, reactivó la opción de tomar clases vía zoom o presenciales y reforzó las medidas de higiene y sana distancia en el plantel.

Patricia ahora contempla solicitar un amparo para vacunar a su hija porque a pesar del severo cuadro de salud que presentó por Covid-19, las autoridades de Salud no lo consideran como morbilidad y le niegan el acceso a la vacuna.

Algunas familias han optado por solicitar un amparo para proteger a sus hijos, que puede costar entre 500 y hasta 10 mil pesos, para que la Secretaría de Salud no les niegue este derecho.

“Si tenemos una vacuna para influenza anual ¿por qué no le hemos puesto la vacuna a nuestros niños? cuando ya sabemos que la vacuna es segura, es efectiva y que los protege de estos síndromes inflamatorios que hacen los niños”, advirtió Huerta.

La-Lista dio a conocer este año el caso de una menor que presentó síntomas similares a los del PIMS en el estado de Nuevo León y lucha contra las secuelas que le dejó el Covid-19.

Desde que Elizabeth se recuperó de la gravedad del síndrome, ha estado en un tratamiento reumatológico porque existe la probabilidad de que genere lupus. En el día a día, su madre explicó que se puede decir que es una niña sana, pero sus niveles sanguíneos no son los ideales porque tiene bajos sus linfocitos.

Actualmente, aunque dio positivo a Covid-19, el estado de salud de Elizabeth se encuentra estable, dijo Patricia, quien ahora lucha para que su hija reciba la vacuna.

Recomendaciones para el cuidado de niñas y niños:

La infectóloga pediatra Arianna Huerta recomendó seguir usando cubrebocas debido a que aún hay personas no vacunadas y niños que no han tenido acceso a este derecho. Por ello, compartió con La-Lista algunas medidas que aprendimos en la pandemia, pero que hemos dejado de lado conforme se amplía la cobertura de vacunación en adultos.

  • Usar cubrebocas de alta eficiencia porque el virus es capaz de traspasar las mascarillas simples quirúrgicas y las de tela.
  • Si las y los niños tienen algún síntoma, no enviarlo a la escuela.
  • Lavarse las manos por los posibles casos de influenza y SARS-CoV-2.
  • Realizar fiestas y reuniones al aire libre y no en lugares cerrados.
  • Evitar asistir a conciertos, mitines y concentraciones de gente.
  • Regresar a los cuidados básicos.

Cómo detectar el PIMS

En México no hay cifras oficiales sobre casos del Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico, ya que no tiene una clasificación en el listado nacional de enfermedades, por lo que se están registrando como “Enfermedad de Kawasaki”, un síndrome inflamatorio, y como “síndromes inflamatorios relacionados”, explicó la especialista.

El Síndrome Inflamatorio Multisistémico Pediátrico puede generar distintos síntomas, pero algunos de los más severos son los siguientes:

  • Fiebre persistente que no responda a antipiréticos, como paracetamol o Ibuprofeno
  • Síntomas gastrointestinales como diarrea, vómito o dolor abdominal
  • Signos cutáneos como labios partidos, ojos rojos, escamación de manos y pies
  • Si el menor tiene Covid y no se logra controlar la enfermedad, es importante acudir a una segunda opinión o a un servicio de urgencias donde descarten que no hay una inflamación a nivel interno.
  • Si el menor tiene un mal estado general y no tiene ánimos, debe acudir a atención médica de urgencias.

Puedes consultar las guías de tratamiento y cuidados médicos emitidas por la OMS aquí.