Oaxaca, en alerta por posible contagio de rabia en tres niños
Foto: Gustavo Fring/ Pexels

Las autoridades de Oaxaca han activado el protocolo de vigilancia epidemiológica, prevención y control por tres casos sospechosos de rabia humana en la entidad. 

La Jurisdicción Sanitaria número uno “Valles Centrales” de los Servicios de Salud activó dicho protocolo ante el reporte de tres casos sospechosos de rabia humana en menores de edad, en la localidad de Palo de Lima, municipio de San Lorenzo Texmelúcan, Oaxaca. 

A través de un comunicado, las autoridades sanitarias de Oaxaca dijeron que la edades de los pacientes sospechosos de rabia humana son de 8, 7 y 2 años, pertenecientes al distrito de Sola Vega dentro de la región de la sierra sur, se encuentran en el Hospital Civil Doctor Aurelio Valdivieso. 

El estado de salud de dos de los tres menores sospechosos de rabia humana es grave, mientras que el otro es reportado como estable, bajo vigilancia médica. 

De acuerdo con el comunicado, ya se realizaron pruebas de laboratorio que han sido enviadas para análisis al Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (Indre), con el objetivo de descartar o confirmar la presencia del virus. 

Asimismo, las autoridades pertinentes ya procedieron a la detección e identificación de contactos de riesgo. 

A la población se le hacen las siguientes recomendaciones:

  • En caso de presentar una agresión de animales domésticos o silvestres, acudir y reportar al servicio médico para iniciar le protocolo de atención 
  • Evitar tocar o acercarse a animales silvestres
  • Mantener la basura en contenedores bien tapados 
  • Impedir que la fauna entre por puertas, ventanas y demás entradas a las casas 
  • Revisar cartilla de vacunación de los animales de compañía

¿Qué es la rabia humana?

La rabia humana es una enfermedad que se transmite a las personas a través de animales que portan el virus, puede ser por mordedura, arañazo o saliva infectada. 

¿Cuáles son los síntomas de la rabia humana?

Algunos de los síntomas son:

  • Fiebre con dolor 
  • Sensación de hormigueo, comezón o picazón en la zona de la herida 
  • Deshidratación 
  • Dolor de cabeza
  • Malestar general 
  • Hiperactividad
  • Hidrofobia (miedo al agua)
  • Ocasionalmente aerofobia (miedo a las corrientes de aire)
  • Si el virus se propaga por el sistema nervioso central puede inflamar el cerebro y la médula espinal provocando la muerte