Síguenos

 

Tecnología

La interoperabilidad es clave para mejorar la salud y la respuesta a la pandemia

La pandemia ha acelerado la demanda de aplicaciones y dispositivos interconectados que permitan el intercambio de datos para mejorar la salud de la población.

informacion-medica-salud-interoperabilidad
Foto: National Cancer Institute / Unsplash.

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

El Covid-19 exige al sector salud un esfuerzo sobrehumano para hacer frente a un virus que paraliza al mundo. Y esta crisis sanitaria no solo evidencia las problemáticas en diversos sistemas de salud, sino que revela otros puntos que habían sido relegados o poco tratados, y que hoy son enseñanzas para mejorar la respuesta a las pandemias en el futuro.

Uno de esos puntos es la interoperabilidad de los sistemas de salud, que se trata de la capacidad que tienen los diferentes sistemas de información y aplicaciones de software de comunicarse, intercambiar datos y utilizar la información compartida.

Lee: Esto es lo que no estamos entendiendo en la conversación sobre salud mental

La pandemia ha acelerado la demanda de sistemas de información interoperables, lo que implica el desarrollo de aplicaciones y dispositivos interconectados que permitan el intercambio de datos entre médicos, pacientes y gestores y su uso cooperativo para mejorar la salud de la población, garantizar la continuidad de la asistencia y reducir costes.

La interoperabilidad se perfila actualmente como un factor clave para acelerar la transformación digital del sector salud. Y es que un sistema de sanidad interoperable abre el camino para intercambiar información entre distintos actores, y ofrece una visión completa de la actividad realizada por los distintos jugadores del sector”, señala Guillermo Bilbao, director del mercado de Salud para Minsait en México.

De acuerdo con un informe de esta consultora especializada en transformación digital y tecnologías de la información para medir el grado de madurez de la interoperabilidad en salud, México se encuentra en los niveles más bajos de América Latina.

Mientras que Uruguay, Argentina y Chile son los “países referentes” en interoperabilidad en salud, gracias a proyectos nacionales que consolidaron este intercambio de información; México está en los niveles inferiores, junto a naciones como Perú y Costa Rica, “lastrados con problemas de redes de comunicación y con mucho camino aún por recorrer en materia de interoperabilidad“, apunta el reporte.

Lee ahora: Trabajadores de la salud en CDMX inician batalla legal con amparos por el Covid

En el informe de madurez tecnológica mundial The Network Readiness Index, publicado en 2020, México ocupa el puesto 57 de 121. El uso de las tecnologías aumenta concretamente en las autoridades gubernamentales, mientras que desde el entorno empresarial todavía es bajo.

El directivo señala que si bien los gobiernos y organismos, tanto públicos como privados, enfocan esfuerzos en alcanzar dicha interoperabilidad, aún hay retos a superar. Tradicionalmente el sector salud se ha enfrentado a obstáculos para montarse al tren de la revolución digital, en parte por la complejidad de su entorno y la responsabilidad de manejar datos altamente confidenciales.

México lanzó en 2016 la iniciativa intersectorial InteroperaMX como modelo de intercambio de información entre las distintas dependencias de la administración pública federal. La propuesta sentó las bases para el desarrollo de la interoperabilidad, como en el caso del proyecto de referencia: el Sistema Nacional de Información Básica en Materia de Salud (Sinba).

Se trata de una herramienta que permite el intercambio de información en materia de salud a nivel nacional, de forma confiable, que integra de forma estructurada y sistematizada los datos básicos en materia de salud.

Sin embargo, de acuerdo con el Libro blanco de interoperabilidad en salud, América Latina edición 2020-2021, México debe resolver problemas en sus redes de comunicación para lograr un grado de madurez similar a países como Uruguay y Argentina en esta materia:

  • En el ámbito regulatorio y económico, México ocupa el último lugar de los ocho países que contempla este estudio. Y en el tema de agenda digital se posiciona en la última posición.
  • Respecto de la infraestructura tecnológica, el país se coloca en la sexta posición, en la cuarta en la medición de estándares, y en la formación se ubica en el tercer sitio.
  • En el uso y adopción de tecnologías de salud interoperables a todos los niveles, México se ubica en el lugar siete en el ámbito de facultativos. En el de pacientes se posiciona en el tercero y en las instituciones en el séptimo.
  • En el ámbito económico, México ocupa el lugar ocho. Mientras que en el social se posiciona en el séptimo sitio.

Además, el reporte enumera los principales desafíos de la interoperabilidad en México:

  1. Se requiere transversalización y homogeneidad en los desarrollos estatales.
  2. Se precisa voluntad política, presupuesto y permitir el uso del expediente clínico electrónico.
  3. El reto para la interoperabilidad pasa por contar con recursos suficientes e información oportuna con disponibilidad continua.
  4. Que el gobierno incentive la interoperabilidad con una regulación clara y que apoye a las instituciones de salud en el desarrollo de proyectos de esta materia.
  5. La interoperabilidad no se encuentra en la agenda digital del país.
  6. Es necesario una reforma de los sistemas públicos y de seguridad social para crear un Sistema Nacional de Salud. Sin esta transformación pendiente desde los años 80, no se generarán los consensos federales y estatales necesarios para un plan nacional serio.

Te puede interesar: Exclusión y rezago, los efectos de la pandemia en la educación especial en México

El directivo de Minsait precisa que en México, y en América Latina, también existen aún muchos desafíos sanitarios que superar. La interoperabilidad representa una oportunidad para cerrar la brecha de salud respecto a naciones más avanzadas.

“Una crisis como la provocada por el Covid-19 no solamente ha dejado al descubierto las fortalezas y debilidades de los sistemas de salud globales, también ha dejado lecciones valiosas que tendrán que enfocarse en salvaguardar la salud de millones de ciudadanos (…). La interoperabilidad será capaz de acelerar la digitalización y la modernización de la salud en la nueva normalidad“.

También puedes leer

Opinión

El sistema de salud en México fue incrementando poco a poco su presupuesto hasta el año 2012. Fue en la administración pasada donde comenzaron...

Salud

El presidente de la Unefarm señaló una reducción en la demanda de productos como cubrebocas y gel antibacterial, por lo que podría existir una...

Opinión

No es lo mismo vacunas que vacunación. Ni vacunadores y vacunados. Hemos visto más parafernalia, festejos y demasiada gente detrás de un proceso que...

Publicidad