Síguenos

 

Cultura

La familia de Roald Dahl se disculpa por el antisemitismo del escritor

Una declaración en el sitio oficial del autor dice que sus posturas provocaron “dolor duradero y justificable”.

Roald Dahl
Fotografía: roalddahl.com

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Por Harriet Sherwood

La familia de Roald Dahl se disculpó por el antisemitismo del autor en un comunicado que enterró profundamente en el sitio oficial del autor.

Dahl murió hace 30 años y en el sitio lo describen como el “contador de historias número uno del mundo”, y sus libros –incluyendo Charlie y la fábrica de chocolates y Matilda han divertido a los niños desde la década de 1960.

Pero Dahl era antisemita. En una entrevista con la revista británica The New Statesman en 1983 dijo: “Hay algo en la personalidad de los judíos que provoca rechazo, tal vez es una falta de generosidad hacia los que no son judíos. Quiero decir, siempre hay una razón por la que los ‘antialgo’ salen de todas partes”.

Agregó: “Incluso un apestado como Hitler la agarró contra ellos por alguna razón”.

Lee también: La-Lista de: los 40 libros favoritos de escritoras de Elena Ferrante

La familia presentó discretamente una disculpa por sus comentarios. La declaración dice: “La familia Dahl y la Roald Dahl Company se disculpan profundamente por el dolor duradero y justificable que provocaron las declaraciones de Roald Dahl”.

No estamos de acuerdo con esos comentarios tan prejuiciosos, no van con el hombre que conocimos, ni con los valores en el corazón de las historias de Roald Dahl, que han tenido un impacto positivo en los jóvenes de varias generaciones”.

“Esperamos que, así como lo hizo de la mejor manera con sus libros, Roald Dahl, en su peor momento, también nos ayude a recordar lo que es el impacto permanente de las palabras”.

Las posturas antisemitas de Dahl no se mencionan en la autobiografía oficial que aparece en el sitio. La disculpa de la familia tampoco se envió a organizaciones judías.

¿Quién fue Roald Dahl?

Dahl nació en 1916 en Gales. Es hijo de padres noruegos. En su servicio en la Fuerza Aérea durante la guerra su avión se estrelló en Libia y quedó muy lastimado. Su primer libro para niños, Los Gremlins, se publicó en 1943 y en 1961 se publicó James y el durazno gigante, Charlie y la fábrica de chocolate en 1964 y El fantástico señor zorro en 1970.

También coescribió guiones de la película de James Bond, Sólo se vive dos veces y Chitty Chitty Bang Bang. Además es autor de novelas para adultos.

Muchos de sus libros para niños se han adaptado al cine, televisión o teatro. En 2018, que es cuando se registra la última información, el ingreso para el nombre Dahl antes de pagar impuestos era de 336.93 millones de pesos por acuerdos con la televisión y el cine, regalías, disfraces y productos para bebés.

Hace unos meses, Netflix anunció que el director Taika Waititi, ganador del Oscar, haría una película de Charlie y la fábrica de chocolate, y una segunda película de Oompa-Loompas, los obreros del libro. En octubre, Warner Bros presentó Las brujas, otra película basada en un libro de 1983 de Dahl, con el mismo nombre y estelarizada por Anne Hathaway.

Te recomendamos: Cómo ‘The Queen’s Gambit’ se convirtió en el éxito de Netflix más sorprendente de 2020

Además de la famosa entrevista con New Statesman, Dahl publicó en el periódico The Independent un artículo en 1990 donde reconoce su antisemitismo. Dijo: “Definitivamente soy antiisraelí, y me he convertido en antisemita de la misma forma en la que una persona judía que vive en otro país como Inglaterra apoya fuertemente el sionismo. Creo que habría que ver ambos lados”.

“Es lo mismo de siempre: todos sabemos lo de los judios y toda la historia. No hay editores que no sean judios, en ningún lado, controlan los medios, lo cual es muy astuto, es por eso que el presidente de Estados Unidos tiene que vender todas esas cosas a Israel”.

Poco antes de su muerte, Dahl recibió una carta de dos niños de San Francisco: “Querido señor Dahl, nos encantan sus libros, pero tenemos un problema… somos judíos. Amamos sus libros pero usted no nos quiere porque somos judíos. Nos sentimos ofendidos. ¿Podría cambiar su opinión de lo que dijo de los judíos? Con cariño, Aliza y Tamar”.

Hace dos años, la Real Casa de Moneda tuvo que desechar sus planes de homenajear a Dahl con una moneda conmemorativa por su visión antisemita. The Guardian tuvo acceso a documentos oficiales en los cuales la Real Casa de Moneda concluye que “no es considerado un autor con buena reputación”.

Traducida por Andrés González.

Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

CINE

Los años no han sido amables con Gene Wilder y su soslayada interpretación de un chocolatero sádico en una adaptación barata y mal hecha.

Publicidad