Los papeles que he desempeñado me hicieron regresar a casa con el sufrimiento de la violencia en contra de las mujeres
Nicole Kidman interpretó a Celeste Wright, una sobreviviente de abuso doméstico, en la serie de HBO Big Little Lies Fotografía: HP / The Wing

Este año hemos pasado por lo que jamás imaginamos. Estamos separados de la familia y de la gente que queremos. Guardamos nuestros sueños. Estamos preocupados por nuestra salud y por nuestras vidas.

Además del Covid-19, se ha desatado otra pandemia, la de la violencia en contra de las mujeres. Las llamadas a las líneas de ayuda se quintuplicaron en las primeras semanas de la pandemia. Este asunto que ya existía antes del Covid-19 y que era evidente en la calle, en la TV, en los hoteles, en las noticias, con las amigas, en los guiones y en los papeles que desempeñaba se volvió más apremiante.

Imagina que tienes la vida de las mujeres y niñas que al igual que nosotros tienen que quedarse en casa para mantenerse a salvo del Covid-19, pero su casa no es un lugar seguro. Allí te pueden golpear, abusar de ti, manipularte, o te encuentras bajo la vigilancia constante de tu pareja o familia. Por cada tres meses que se extienda la pandemia, 15 millones de mujeres de todo el mundo sufren violencia, y los servicios de apoyo, los consejeros, los refugios para sobrevivientes empiezan a perder capacidad.

También puedes leer: Más de 56,000 mujeres fueron asesinadas en México desde 1990

Además del abuso doméstico, ha aumentado también otro tipo de violencia. Desde el acoso en las calles casi vacías, el ciberbullying, y la cantidad de niñas cuyas familias tienen problemas financieros y las sacan de la escuela y las obligan a casarse.

Cuando me enteré de que una de cada tres mujeres experimentan violencia en su vida me sorprendí realmente. VIsité Kosovo ese año y escuché historias de mujeres que habían sido víctimas de violencia sexual, viudas de guerra, y mujeres que seguían buscando a su familia perdida. Escuché. Escuché cómo la violencia había roto sus vidas y las vidas de sus hijos, sobre vidas perdidas y sueños hechos pedazos, sobre sus luchas y victorias para vencer la adversidad. Fui testigo de su fuerza y resiliencia para reconstruir.

Cuando hice el papel de Celeste, una abogada y sobreviviente de abuso doméstico en Big Little Lies, mi postura sobre este asunto se fortaleció. Me sentía muy expuesta y vulnerable y muy humillada por la historia, aunque esta historia no tiene nada que ver con lo que realmente enfrentan las mujeres en una relación de abuso en su vida diaria. Yo tenía que mantener mi cara de fortaleza durante la filmación, pero cuando llegaba a casa me daba cuenta de cuánto me afectaba.

Todo el mundo tiene que desempeñar un papel y cuenta con la capacidad de contribuir a dar fin a la violencia en contra de las mujeres y niñas, incluso durante la pandemia. Empieza cuando escuchamos, cuando le creemos a las supervivientes. Cuando alguien dice que fue atacada, su sobriedad, su ropa o su sexualidad es irrelevante. Incluso las pequeñas acciones como mencionar los comportamientos tóxicos en una amiga, o el compartir información relevante en un grupo pueden servir de mucho.

No te pierdas: ‘Las mujeres somos más que complejas que sólo ser mamás’: Carolina Rivera

Yo crecí con una madre feminista, nunca se me ocurrió pensar que estaría en desventaja por ser mujer. Como la madre que soy ahora, sé lo importante que es cultivar la autoestima, romper estereotipos y la discriminación, y establecer ejemplos para las generaciones más jóvenes. Tenemos que empezar a hablar en casa sobre los roles de género desde que los niños son pequeños y tenemos que hablar con niños y niñas sobre el consentimiento, la autonomía del cuerpo y el valor propio.

Tu voz cuenta. Aprende sobre el abuso y las formas en las que puedes ayudar por medio de servicios o los recursos disponibles. Busca ayuda si te preocupa una amiga que pueda estar experimentando violencia o si se siente insegura. Utiliza tus redes sociales o espacios de la comunidad para hacer consciencia. Si tienes los recursos haz un donativo a organizaciones de cualquier lugar del mundo que proporcionan servicios esenciales a las supervivientes, tales como hospedaje, servicios médico y acceso a la justicia ya que hay mucho recorte al financiamiento en general.

La violencia en contra de las mujeres y niñas ya existía antes de la pandemia. Si va a seguir habiendo o no, depende de todos nosotros.

Nicole Kidman es actriz y embajadora de buena voluntad de la ONU.