Menor demanda por ciervos salvajes causaría estragos en bosques de Reino Unido
Foto: Hanny Naibaho en Unsplash

Los rebaños de ciervos salvajes podrían volverse una amenaza para los bosques y para otros hábitats de Gran Bretaña porque el mercado de carne de venado colapsó durante la pandemia.

La industria de la cacería y algunos conservacionistas temen que se estén sacrificando muy pocos venados, lo cual es necesario para mantener de buen tamaño los rebaños salvajes que es de alrededor de 2 millones de ejemplares.

Uno de los chefs más importantes de este tipo de alimentos de cacería, MIke Robinson, quien administra tres restaurantes, incluyendo el Harwood Arms de Fulham que cuenta con certificación Michelin, dijo que los venados ya pasaron por dos ciclos de reproducción desde el comienzo del confinamiento en marzo, lo que puede provocar que el número de ciervos crezca a gran velocidad. “La gente no está cazando venados porque no se los pueden vender a los restaurantes”, dijo. “Tal vez sólo se está haciendo el 20% del sacrificio normal… está por darse un gran incremento en la población de venados”.

No te pierdas: La-Lista de un 2020 extraño por avispones asesinos, aliens y animales amotinados

Robinson, quien también administra ciervos salvajes en Gloucestershire, Oxfordshire y Hampshire, dijo que el precio del venado empezó a caer desde el año pasado a causa del exceso de oferta y de las importaciones baratas, pero la pandemia hizo que  el precio cayera todavía más.

“Muchos restaurantes, incluyendo el mío, sirven carne de venado”, dijo. “Cerca del 80% de los ciervos salvajes que se cazan van a los restaurantes y al negocio de la hospitalidad. Pero ese sector tiene muchos problemas y la demanda se ha ido hasta el suelo”.

Los comerciantes de carne de productos de cacería perdieron una gran parte de sus clientes en los últimos 10 meses. Alan Hayward, quien es copropietario de Vicars Game en Newbury, Berkshire, dijo que normalmente compra 200 venados  a la semana pero ahora sólo necesita entre 40 y 50. “No hay demanda, todos los restaurantes están cerrados”, dijo. “Ya le dije a todos que se limiten y que dejen de cazar”.

Hayward, uno de los comerciantes de productos de cacería más grandes del país, dijo que el precio cayó en una tercera parte desde marzo. “Las tiendas de productos de granja están un poco más activas pero eso no compensa el cierre de restaurantes, que son el 70% ó 75% de mi negocio”.

Los rebaños de ciervos salvajes crecen hasta 30% cada año y la población crece en 600 mil ejemplares entre mayo y junio. Los cazadores de venado no están sacrificando tantos animales, lo que ha generado preocupación porque los rebaños, de por sí ya grandes, puedan causar la devastación de los hábitats para otras especies.

Gareth Fisher, ecologista de RSPB, dijo que el exceso de población impacta negativamente los hábitats para muchas aves, incluyendo los ruiseñores, las currucas y los herrerillos. “Si tienes muchos, muchos ciervos los hábitats se vuelven más uniformes y hay menos nichos para otras especies”, dijo. “Ese es el problema”. 

Fisher dijo que si no se controlan los ciervos, especies como el ruiseñor pueden resultar afectadas. “No queremos que se vayan los ciervos por completo”, dijo. “Sabemos muy bien que los venados son una parte importante del ecosistema, pero la población tiene que ser controlada. No hay depredadores naturales que mantengan el equilibrio por lo que los humanos tienen que asumir ese rol”.

Martin Edwards, cabeza de la administración de ciervos de la British Association for Shooting and Conservation, a la que pertenecen miles de cazadores, dijo que es muy importante sacrificar a las hembras en invierno.

Te recomendamos: La divinidad hecha arte: los animales y el pueblo wixárika

“Si no las sacrificamos ahora, cuando llegue la primavera tendremos un crecimiento masivo en la población. Además es la época del año en la que más daño se hace a los bosques porque no hay suficiente alimento para todos. Van a destruir los árboles jóvenes si no se les protege”.

The Forestry Commission, que es el departamento gubernamental que protege los bosques, está tan preocupado que organizó un grupo de trabajo para el tema de los ciervos salvajes a nivel nacional en el que participan administradores de bosques, grupos de cazadores y proveedores de venado, para fomentar el consumo de esta carne y ayudar a proteger el medio ambiente.

La comisión pidió a los dueños de tierras que mantengan los sacrificios cuando sea posible para proteger la biodiversidad y los bosques. “La administración de ciervos salvajes es parte del desarrollo forestal sostenible de Inglaterra. Sin embargo, las poblaciones con poblaciones demasiado altas han tenido un impacto negativo en la administración y la biodiversidad de los bosques”, dijo un vocero.

Robinson, quien antes de marzo era proveedor de carne de venado para 15 restaurantes con estrella Michelin, dijo que la solución es que los británicos consuman más de esta carne. “Si la gente come más carne de venado el problema se irá de manera natural porque el precio aumentará”, explica. “Habrá entonces más incentivos para matar ciervos”.

Hizo énfasis en que no se trata de un deporte sangriento sino de una manera de cuidar el paisaje. “No es un deporte. Es administrativo”, dijo. “Son animales silvestres, increíblemente inteligentes y sociales. Los respeto muchísimo. No me gusta dispararle a los ciervos. Es una experiencia muy triste, pero hay que hacerlo”.

La carne de venado se considera un producto sano, sostenible y una buena alternativa para otro tipo de carne roja. “Los venados son el activo alimenticio sostenible más increíble de Gran Bretaña”, dice Robinson. “Se trata de una proteína que no tiene colesterol y está llena de antioxidantes sin ninguno de los problemas de salud que se atribuyen a la carne roja”.

Lee también: La naturaleza llama: la nueva era del ecoturismo en Sudamérica

La British Deer Society, que promueve el bienestar, subraya que el sacrificio tiene que hacerse con humanidad y sólo cuando hay problemas. “Sabemos que es necesario controlar el número de ciervos”, dijo Charles Smith-Jones, asesor técnico de la sociedad. “Pero nos preocupan los medios. Tiene que hacerse humanamente. No se trata de ir a dispararle a cualquier venado que aparezca… tiene que haber un proceso”.