Síguenos

 

La-Lista de un 2020 extraño por avispones asesinos, aliens y animales amotinados

La-Lista de un 2020 extraño por avispones asesinos, aliens y animales amotinados

i
"Algunos pobres tontos se pusieron un traje de astronauta y pasaron meses poniendo hilo dental para monitorear a los bichos asesinos". Foto: Elaine Thompson/AP/AFP/Getty/EPA/Department of Public Safety/PA

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Van Badham/The Guardian

Llegó la hora de las reseñas del año e, inherente a los últimos 12 meses, hay una tragedia que sería una falta de respeto ignorar. El coronavirus obligó a millones de personas a encerrarse en todo el mundo y a pesar de ello dejó un rastro de dolor global. En el mundo, a diciembre 4, hay 1 millón, 499,064 fallecidos por Covid-19. Haz clic aquí, actualiza y lamentablemente, habrá más mañana.

Junto a la tragedia, inevitablemente, vino la farsa. Habrá un momento para explicar los desmanes de 2020 sobre el papel higiénico, el frenesí de la masa madre, el movimiento letal de la negación del virus y el caos interno de la proximidad forzada.

Se escribieron y se escribirán palabras serias sobre cómo se propagó el virus, aumentaron las tensiones, las economías colapsaron, los sistemas fallaron, o la política se agitó.

También lee: Las hermanas del swing: Las monjas que cantan durante la pandemia

Pero para apreciar verdaderamente la singularidad de este año pandémico, también necesitamos hacer una seria crónica de una lista de los eventos absolutamente desquiciados que tuvieron lugar mientras todos estábamos encerrados o nos disponíamos a ello.

Avispones asesinos

Los Vespa mandarinia apareció en partes de Norteamérica este año, lo cual fue malo, porque a) pertenecen a Asia, b) son los avispones más grandes del mundo y c) cualquier cosa que se llame “avispón asesino no es algo que quieras que se arrastre por tus pantalones, ciertamente no cuando Reuters informa que el insecto puede picar varias veces, su veneno es tóxico y una herida “crea una necrosis localizada… por lo que verás que tu carne se derrite”.

Algunos pobres tipos tuvieron que vestirse como astronautas y pasar meses cazando y atando hilo dental a los insectos asesinos para poder rastrearlos hasta un nido y aspirarlos. ¿Las buenas noticias? ¡Destruyeron el primer nido! ¿El malo? El cambio climático hace que América del Norte sea más habitable para invasores como estos y la naturaleza de las rutas comerciales globalizadas puede hacer que la eliminación sea imposible. En caso de que todavía puedas dormir por la noche, en febrero se informó que las pitones birmanas, que pueden matar y tragarse un ciervo, ahora están oficialmente fuera de control en Florida.

¿Contacto con extraterrestres?

En lo que fue realmente la noticia menos reportada de 2020, en abril el Departamento de Defensa de EU aprobó el lanzamiento oficial, en internet, nada menos, de tres videos de la Marina que contienen “fenómenos aéreos no identificados”, que es el nuevo y elegante término técnico el clásico OVNIS. “Los videos, captados por pilotos navales, muestran objetos que se precipitan por el cielo, uno girando contra el viento, y se puede escuchar a los pilotos expresando confusión y asombro”, informó el New York Times. Los objetos podrían ser, ya sabes, “tecnología de aviación emergente” de otras naciones “que podrían amenazar a los Estados Unidos”, pero el Pentágono no está seguro. Se ha confirmado que existe una Fuerza de Tarea de Fenómenos Aéreos No Identificados que opera desde del Departamento de Defensa. Los funcionarios retirados asociados con él han dicho que “esperan que el programa busque pruebas de vehículos de otros mundos”.

Este es el tipo de asuntos que uno solía leer en las secciones de comentarios al final de los cómics. Pero hay que tomar en cuenta: en 2020, un grupo de astrofísicos ejecutó suficientes modelos de datos para concluir que “probablemente hay entre cuatro y 211 civilizaciones en la Vía Láctea hoy capaces de comunicarse… siendo 36 la cifra más probable”. También es el año en que los sensores captaron 1.5 milisegundos de una extraña “ráfaga de radio rápida”, un fenómeno que algunos teóricos del espacio creen que puede originarse en una nave extraterrestre. Pero, hmmmm, estoy seguro de que no es nada.

Galletas de animalitos

Mientras los seres humanos se escondían dentro de sus casas del virus asesino invisible, los avispones asesinos y las pitones devoradoras de ciervos no eran las únicas criaturas que se divertían afuera. El propio coronavirus originalmente saltó de los animales a las personas. En consecuencia, las calles vacías por la plaga se han convertido en parques infantiles para animales.

En Chile, un puma hizo un recorrido nocturno por un Santiago desierto antes de visitar el patio trasero de una familia. El ciervo sagrado de Nara, Japón, privado de su dieta de galletas aprovisionada por los turistas, volvió a buscar alimento, mejoró su salud gastrointestinal … y comió un bizcocho en las tiendas locales. En Tailandia estalló un motín entre un grupo de macacos por una olla de yoghurt y las cabras se apoderaron de todo el centro de una ciudad en Llandudno, Gales.

Pero hubo un par de eventos con animales en 2020 que dieron aún más en el clavo. En la India, los monos buscadores atacaron a un técnico de laboratorio en el campus de una facultad de medicina estatal, robaron muestras de sangre contaminada de pacientes positivos para el coronavirus y provocaron la pregunta “¿pueden los monos propagar el coronavirus?” mucho antes de que alguien estuviera emocionalmente preparado para debatirlo. 

Visones muertos en Naestved, Dinamarca. 6 de noviembre de 2020. Foto: Ritzau Scanpix/AFP/Getty. Mads Claus Rasmussen

Y el mes pasado, Dinamarca decidió producir terror humano en masa cuando su gobierno ordenó el sacrificio de 17 millones de visones cultivados localmente, después de descubrir que 12 personas habían sido infectadas por una cepa mutada del virus que rebotaba de humanos a visones y viceversa. de nuevo. Esa ni siquiera fue la peor parte. El gas utilizado para matar a los visones infló sus cuerpos, provocando que sus cadáveres se elevaran desde los 2 metros de profundidad de sus fosas comunes y que las palabras “Danish Zombie Mink” entraran en la memoria colectiva de este año definitivamente de mierda. El plan actual es ahora exhumar al visón zombi… y prenderle fuego.

Los monolitos

Mientras India se convertía un poco en El Planeta de los Simios, el estado de Utah en EU se convirtió en 2001-A Space Oddyssey cuando apareció un misterioso monolito de acero de tres lados y casi 4 metros, aparentemente de la nada, afianzado en las rocas de un desierto remoto. Aunque las autoridades que habían detectado el inesperado monumento intentaron mantener en secreto su ubicación, los detectives de sillón de internet señalaron su ubicación y empezaron a aparecer peregrinos curiosos y, con ellos, Instagrammers. Apenas se había enterado el mundo del inexplicable objeto cuando cuatro hombres se presentaron ahí una noche, lo desmantelaron y cargaron con carretillas los pedazos rotos, instruyendo a los peregrinos, cuando partían, que “no dejaran rastro”.

Utah Department of Public Safety Aero Bureau.

Desde entonces, estos hombres han sido identificados como ambientalistas preocupados por las multitudes atraídas por un ecosistema delicado, pero los constructores del monolito permanecen anónimos para frustración de la masas. Ahora aparecen más monolitos, uno en Rumania y otro en California. ¿Son imitadores? ¿Están vinculados? ¿Existe una camarilla global de artistas de instalación sueltos? Las preguntas son muchas, las respuestas son pocas.

Para no quedarse atrás, Alemania informó esta semana que un falo de madera de más de dos metros de alto que se materializó sin explicación en la ladera de una montaña bávara hace unos años había sido objeto de un robo repentino y misterioso, y todo lo que quedaba del Alphine Landmark era un triste montón de aserrín. El jueves, sin embargo, el Washington Post informó que, en el verdadero espíritu de 2020, “había aparecido en el sitio una nueva talla un poco más grande de los genitales masculinos, apuntalada con vigas de madera”. El nuevo falo es más delgado, la reputación alemana de falta de humor es claramente inmerecida y la policía continúa “investigando la desaparición” del original, ya que se desconoce la ubicación del pito y la bolas robadas.

La estrella perdida

Sí, una estrella que era 2.5 millones de veces más brillante que el sol ha desaparecido del cielo. Los astrónomos observaron la inestable estrella azul, ubicada a 75 millones de años luz de distancia en la galaxia enana Kinman, entre 2001 y 2011. Pero ahora… simplemente no está allí.

Mientras que los científicos intentan discernir si la estrella simplemente se desvaneció y quedó oscurecida por el polvo, o logró colapsar en un agujero negro sin la supernova precedente habitual, los más propensos a la condenación entre nosotros pueden estar más inclinados a escanear documentos religiosos en busca de signos de profecías. Hay un fragmento en Isaías 34 que menciona: estrellas que caen del cielo en medio de un caos más amplio como un “juicio contra las naciones”, pero 2020 aún no nos ha arrojado montañas sangrantes, así que seguro que todo está bien.

Por supuesto, todavía quedan un par de semanas de este año. Claro, podría ser el fin del mundo … pero dados los abrumadores eventos de 2020 hasta ahora, es posible que todavía estemos demasiado distraídos para darnos cuenta.

Traducido por Graciela González

Consulta el artículo original haciendo click en el logo:

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

Los expertos de la salud proponen pruebas semanales para animales y empleados después de que se encontró coronavirus en 400 granjas en Europa.

Medio Ambiente

Columbia Británica se resignó a una ‘larga lucha’ después de que los intentos del 2020 para rastrear y matar a los avispones terminaron en...

Publicidad