Síguenos

 

Mundo

Canadá quiere poner a los Proud Boys en la lista de terroristas junto a ISIS y al-Qaeda

El ministro de seguridad pública dice que el grupo, que fundó un canadiense, es ‘peligroso y está lleno de odio’, con referencia en su rol en el ataque al Capitolio de EU.

Los Proud Boys fueron fundados en 2016 por el canadiense Gavin McInnes, cofundador de la revista Vice. Fotografía: Marcio José Sánchez / AP

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Los oficiales canadienses consideran designar al grupo de extrema derecha Proud Boys como una organización terrorista junto a grupos como Boko Haram, ISIS y al-Qaeda, después de su rol en el ataque al Capitolio de EU la semana pasada. 

El ministro de seguridad pública dijo que su oficina observa de cerca a los Proud Boys y a los “extremistas violentos con motivación ideológica” en el grupo. 

“Son grupos supremacistas blancos, antisemitas, islamofobicos, misóginos. Todos están llenos de odio, todos son peligrosos”, dijo el ministro de seguridad pública Bill Blair a CTV News el fin de semana. “Trabajaremos con mucha diligencia para asegurar que donde la evidencia este disponible, donde tengamos la inteligencia, lidiemos apropiadamente con estas organizaciones”. 

La oficina del ministro no dijo cuándo se hará una determinación del estatus del grupo como organización terrorista. 

Te recomendamos: Demoledor: el daño que podría hacer Trump en la presidencia hasta enero

Las peticiones para la designación terrorista las hizo la semana pasada Jagmeet Singh, líder del partido Nuevo Demócrata, que acusó a los Proud Boys de ayudar a ejecutar “un acto de terrorismo doméstico” cuando miembros del grupo irrumpieron en el Capitolio. 

“Su fundador es canadiense. Operan en Canadá, ahora”, tuiteó Singh. 

El canadiense Gavin McInnes, cofundador de la revista Vice, fundó a los Proud Boys en 2016. El grupo se hizo notar por primera vez en Canadá hace tres años, después de que cinco reservistas militares, con las playeras negras y amarillas del grupo, irrumpieron una protesta de la comunidad indígena por una estatua controversial. 

Al grupo lo removieron de Facebook e Instagram en octubre 2018 después de violar las políticas de odio de las plataformas y están clasificados como una organización extremista por el FBI. 

En los años siguientes, el grupo se convirtió en una figura central en el violento movimiento de supremacía blanca en EU, y los miembros ven a Donald Trump como un aliado clave. Durante los debates presidenciales, cuando le pidieron a Trump condenar a los grupos de supremacistas blancos, en lugar de eso le dijo a los Proud Boys que “se retiren y esperen”. 

Lee también: Legisladores de EU alistan juicio político a Trump por incitar a la insurrección

Una designación terrorista en Canadá significa que los activos del grupo podrían ser decomisados o confiscados por las autoridades canadienses, aunque es poco probable que el grupo tenga grandes activos escondidos. 

Pero los efectos consecuentes serían más significativos, dijo un exanalista de inteligencia. 

Bancos y compañías como PayPal probablemente no querrán hacer negocios con ningún miembro de los Proud Boys. A este tipo de compañías no le gustan los riesgos”, dijo Jessica Davis, una experta en terrorismo y exanalista de Servicio de Seguridad e Inteligencia de Canadá. 

En 2019, el gobierno canadiense añadió a dos grupos neonazis, Blood & Honour y Combat 18, a su lista de terrorismo, lo que indica que ven una amenaza creciente de las organizaciones de la extrema derecha.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

El país norteamericano abrirá su frontera terrestre a los habitantes de EU que estén completamente vacunados.

Medio Ambiente

Los investigadores exhortan a los gobiernos a aumentar los esfuerzos para detener la emergencia climática, mientras las temperaturas rompen récords.

Mundo

En Canadá y EU, los incendios forestales han provocado la evacuación de miles de personas, tras días con récords de máximas temperaturas.

Mundo

El descubrimiento de numerosas tumbas sin nombre en Canadá ha provocado una ola de incendios 'sospechosos' en iglesias católicas.

Publicidad