La agencia de alimentos de Europa aprueba primer insecto para consumo humano
Se dice que el gusano de la harina amarillo cuando se seca sabe a maní. Fotografía: François Lenoir / Reuters

Las croquetas de gusanos de harina amarillos, licuados, galletas, pasta y hamburguesas podrían comenzar a producirse en masa en Europa ya que se trata del primer insecto que la agencia de seguridad en alimentos de la UE aprueba para el consumo humano.

Estos bocadillos tal vez no sean aconsejables para todos. Los que tengan alergia a los langostinos o al polen podrían tener reacciones alérgicas también a las larvas de Tenebrio molitor ya sea si se comen en polvo como parte de una receta o en un bocadillo crujiente, tal vez remojado en chocolate.

La conclusión de los científicos de la agencia de seguridad en alimentos de la UE, que se hizo por solicitud de Micronutris, la primera compañía francesa que utiliza insectos para producir alimentos, podría obtener la aprobación de la UE en unos meses. El gusano de harina amarillo sería entonces un producto autorizado para aparecer en los estantes de supermercados y en las alacenas de la cocina de todo el continente.

Los principales componentes del insecto son proteína, grasa y fibra, lo que ofrece un gran potencial de sostenibilidad y alimentación con baja emisión de carbón para el futuro. Se dice que cuando se secan los gusanos saben a cacahuate.

No te pierdas: Cuscus y comida callejera de Singapur, ahora, Patrimonio de la Unesco

Ermolaos Ververis, un funcionario y científico de la agencia dijo: “Esta primera evaluación de riesgo por parte de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, EFSA, de un insecto como alimento podría ser un paso decisivo y necesario para la regulación de nuevos alimentos para apoyar a los legisladores de la UE para tomar decisiones basados en la ciencia y cuidar la seguridad de los consumidores”.

Para los promotores de los insectos en la industria alimentaria, el potencial de un alimento alto en proteínas se ha visto detenido por la falta de un apoyo generalizado de la UE. Se prohíbe la venta de estos productos en Francia, Alemania, Italia y España, así como en otros países europeos. Sin el apoyo de la EFSA, puede prohibirse su consumo en el resto del continente.

Reino Unido, Países Bajos, Bélgica, Dinamarca y Finlandia ya han adoptado un enfoque permisivo para la ley de la UE que requiere que los alimentos que no se conocían antes de 1997 soliciten la aprobación de Bruselas para un alimento nuevo.

Los inspectores británicos, holandeses, belgas, daneses y fineses consideran que no es de incumbencia de la directiva de la UE el uso de animales para alimentos. Pero en 2018 una nueva ley de la UE buscaba dar algo de claridad. Estipulaba que los alimentos basados en insectos necesitaban la autorización de alimento nuevo por lo que la recién creada industria alimenticia de insectos se condenó a muerte en la UE.

Los productos están disponibles en esos países como resultado de un periodo de transición que permite a las compañías que ya estaban produciendo comida con insectos puedan seguir operando hasta que se dé el veredicto final. Y el potencial de producción en masa  y expansión de productos en Gran Bretaña y otros países se ha detenido.

Compañías como MIcronutris, Protifarm en Países Bajos, Essento en Suiza y Etnogourmet en España se están preparando para hacer crecer sus operaciones.

Desde hace tiempo se ha pensado que los alimentos con base de insecto son parte de la solución para reducir la emisión de gases en la producción de comida. El gusano de harina amarillo es una larva de Tenebrio molitor, una especie de insecto que pertenece a la familia de los Tenebrionides, o escarabajos oscuros. Se alimentan en granjas con harina de trigo o centeno aunque son omnívoros.

Lee también: ¿Cómo podemos dejar de usar soya vinculada a la deforestación?

Los huevecillos se separan de los adultos mediante el tamizado  para que las larvas puedan crecer aparte. Tras el proceso de cosecha las larvas se enjuagan con agua y se les mata al hervirlas en agua durante cinco minutos, se deshidratan en hornos, se empacan y se almacenan.

Mario Mazzochi, experto en estadísticas de economía y profesor de la Universidad de Bolonia dijo: “Existen muchos beneficios ambientales y económicos cuando sustituyes las fuentes tradicionales de proteínas por las que requieren menos alimento, producen menos desperdicio y resultan en una disminución de gases de efecto invernadero. Los costos más bajos y los precios contribuirían a una mayor seguridad en los alimentos y una mayor demanda crearía mayores oportunidades económicas, pero afectarían a los sectores que ya existen”.

Hay 15 solicitudes de productos alimenticios con base de insectos. Cuatro de ellas se encuentran en la etapa final del proceso de la EFSA y son los grillos frescos o secos, las langostas y los escarabajos de la basura. A partir de que se publica la opinión de la EFSA, la comisión europea tiene siete meses para presentar una propuesta de autorización que después se someterá a votación entre los países miembros.

Giovanni Sogari, investigador social y de consumo de la Universidad de Parma, dijo que la desconfianza de muchos consumidores hacia los productos con base en insectos va a ir desapareciendo. “Existen razones derivadas de nuestras experiencias sociales y culturales, llámese “factor asco”, que hace que la idea de consumir insectos sea repulsiva para muchos europeos”, dijo. “Con el tiempo y la exposición las cosas van a cambiar”.

Los científicos que examinan la seguridad del gusano de harina amarillo recomiendan que no lo consuman personas con alergias a los crustáceos o a las polillas ya que puede provocar reacciones orales o en piel.

Cómo comer: cupcakes de gusano de harina amarillo

Los gusanos de harina amarillos pueden comerse como aperitivo y vienen en una serie de sabores. También pueden convertirse en una especie de harina que se come como postre.

La compañía de insectos comestibles, Jiminis, nos proporcionó una receta para hacer cupcakes.

Te puede interesar: El reconocimiento facial de cerdos: ¿ayuda a los granjeros chinos o sólo perjudica a los más pobres?

3 cucharadas de cacao, 60g de margarina, un huevo, una cucharada de yogurt bajo en grasa, 30 g de harina y 25g de gusano pulverizado.  Apartar unos enteros.

Agrega un poco de agua al cacao y mezcla con la mantequilla derretida, el huevo, el yogurt y un poco de polvo de hornear. Agrega unos gusanos recién molidos. Distribuye la mezcla en moldes y hornea durante 20 minutos. Barniza los cupcakes recién horneados con glaseado de azúcar y agrega los gusanos que sobren encima para decorar.