Sólo 25 dosis de vacunas contra Covid-19 son administradas en países pobres: OMS
Vista de una vacuna contra Covid-19. Foto: Justin Lane/EFE.

El mundo está al borde de un “fracaso moral catastrófico” por la distribución de vacunas para Covid-19, con solo 25 dosis administradas en todos los países pobres a comparación de los 39 millones en países más ricos, dijo el director de la Organización Mundial de la Salud.

Fue la advertencia más pronunciada hasta ahora de Tedros Adhanom Ghebreyesus sobre los peligros de acaparar vacunas desde que se comenzaron a administrar inoculaciones en los 49 países con ingresos más altos. 

Guinea es el único país con ingresos bajos que ya aplicó algunas vacunas hasta ahora, la segunda proporcionó dosis de la vacuna rusa Sputnik a solo 25 personas, incluyendo al presidente. 

Tedros le dijo al consejo ejecutivo de una reunión anual de la OMS el lunes que está mal que se vacune a gente de bajo riesgo en países ricos mientras que la mayor parte del mundo sigue sin acceso a las vacunas.

Lee también: Vacunación en México: epidemia, urgencia, política y show

“No está bien que se vacune a adultos jóvenes sanos en países ricos antes que a trabajadores de la salud y adultos mayores en países pobres”, dijo. 

El fondo global para compartir vacunas, Covax, dice que se prepara para entregar sus primeras dosis en febrero pero compite con las naciones que consiguen sus propios tratos, a veces más lucrativos, con los fabricantes de vacunas para asegurar un suministro limitado de vacunas. 

Hubieron 44 de estos tratos el año pasado y hasta ahora se han firmado 12 en enero, dijo Tedros, y acusó a los países de “evitar a Covax, hacer que los precios suban e intentar ponerse al principio de la fila”. 

“Esto podría retrasar las entregas de Covax y crear exactamente el tipo de escenario para el que Covax se creó para evitar, con acaparamiento, un mercado caótico, una respuesta descoordinada y perturbación social y económica continua”, dijo. 

“El mundo está al borde de un fracaso moral catastrófico y el precio de este fracaso se pagará con vidas y sustentos en los países más pobres”. 

El director general de la OMS también criticó a algunos fabricantes por priorizar la aprobación de sus vacunas en países ricos, donde podrían generar ganancias mayores, en lugar de proporcionar información regulatoria a la OMS para acelerar el proceso de aprobar las vacunas para incluirlas en el portafolio de Covax. 

No te pierdas: Cómo los países de bajos ingresos apresuran su acceso a las vacunas Covid

“A la larga estas acciones solo alargarán la pandemia”, añadió, para presionar a los países de evitar cometer los mismos errores que en la pandemia de VIH, en la que a los países ricos se les acusó de acaparar los tratamientos por años hasta que el número de muertes aumentó a más de 8,000 al día. 

La identificación de variantes más infecciosas del virus en el mes pasado intensificó el revuelo en países que pueden costear la vacuna. The Guardian entiende que las conversaciones entre países europeos para crear una “reserva humanitaria” de inoculaciones para refugiados y para aquellos que el gobierno no vacune están temporalmente aplazadas. 

Israel, Bahréin y EAU repartieron las más dosis per cápita, con más de uno en cuatro israelíes que ya recibieron una dosis de la formulación de Pfizer/BioNTech. Solo el 6% de habitantes del Reino Unido ya recibió una dosis, junto con más del 4% de ciudadanos de EU. 

El Centro Global de Innovación de Salud de la Universidad de Duke estima que no habrá suficientes vacunas para toda la población mundial hasta al menos 2023. 

India y Sudáfrica lideraron una petición para que la OMS dispense de los derechos de propiedad intelectual para vacunas contra Covid-19 y tratamientos. Los activistas dicen que esto podría aumentar significativamente el suministro de ambos al permitir que cualquier fabricante calificado los produzca sin temor a ser demandado o procesado. 

Países como el Reino Unido, EU y Canadá se oponen a la eliminación de la propiedad intelectual y al mismo tiempo compran y acumulan suficientes vacunas para inocular a su población al menos cuatro veces, si se aprueban todas las candidatas preordenadas. 

Covax se estableció para evitar la lucha por vacunas que sucedió después de la pandemia de 2009 de H1N1, “cuando países ricos compraron muchas de las vacunas disponibles, y la región africana obtuvo las vacunas mucho después cuando fue demasiado tarde para causar algún beneficio”, dijo la Profesora Helen Rees, la presidenta del programa y del comité de políticas de Gavi, la alianza de vacunas que cofundó Covax.

“Covax inventa una nueva estructura de salud global en meses”, ella dijo. “Esencialmente trata de hacer algo que nunca antes se ha hecho en el contexto de una pandemia”. 

Ella dijo que a la estrategia la socavan los acuerdos bilaterales, intentos de países que hacen vacunas para limitar su exportación, y ambivalencia de parte de los fabricantes de vacunas de “venir a la fiesta” al priorizar a Covax sobre los acuerdos con gobiernos.

También puedes leer: Juegos Olímpicos y vacunas: dilema ético

Covax dijo que aseguró al menos 2,000 millones de vacunas para 2021, aunque no da detalles de quien las recibirá, por temor a que los fabricantes busquen priorizar sus contratos con gobiernos. 

La Unión Africana anunció la semana pasada que aseguró 270 millones de dosis para el continente en otro acuerdo, una señal de que los países de ingresos bajos y medios buscan maneras de competir contra países más ricos para conseguir sus propias vacunas