Un estudio sugiere que sólo el 3% de los ecosistemas del planeta están intactos
Deforestación en la Amazonía brasileña: uno de los pocos fragmentos de áreas silvestres que no han sido dañados por las actividades humanas. Fotografía: Florian Plaucheur / AFP / Getty Images

Sólo el 3% de los ecosistemas del mundo permanecen intactos con poblaciones sanas de todos sus animales originarios y hábitats inalterados, según un estudio.

Estos fragmentos de naturaleza no dañados por actividades humanas son principalmente áreas de las selvas tropicales del Amazonas y el Congo, los bosques y tundras del este de Siberia y el norte de Canadá, y el Sahara. Especies invasivas externas como gatos, zorros, conejos, cabras y camellos han tenido un impacto enorme sobre las especies nativas de Australia, donde el estudio encontró que no restan áreas intactas.

Los investigadores sugieren reinsertar un número pequeño de especies importantes, como elefantes o lobos, en algunas áreas dañadas, pues esto podría restaurar hasta el 20% de los ecosistemas del mundo hacia la integridad ecológica.

Lee:

Análisis previos han identificado áreas de la naturaleza, basados en gran parte en imágenes satelitales, y estimaron que entre el 20 y el 40% de las superficies de la Tierra tienen pocos daños causados por humanos. No obstante, los científicos detrás del nuevo estudio argumentan que los bosques, sabanas, y tundras pueden parecer intactos desde arriba pero que, al nivel del suelo, faltan especias vitales. Por ejemplo, los elefantes esparcen semillas y crean espacios importantes en los bosques, mientras que los lobos pueden controlar poblaciones de venados y ciervos.

La nueva evaluación combina mapas de daños humanos a los hábitats con mapas que muestran dónde han desaparecido los animales de sus rangos originales o donde son muy pocos en cantidad para mantener un ecosistema sano. Algunos científicos dijeron que el nuevo análisis subestima las áreas intactas, porque los rangos de animales de siglos anteriores no se conocen adecuadamente y los nuevos mapas no toman en cuenta los impactos de la crisis climática, que afecta a los rangos de especies.

Es ampliamente aceptado que el mundo está en una crisis de biodiversidad, pues muchas poblaciones de animales silvestres, desde leones hasta insectos, se han desplomado principalmente debido a la destrucción de los hábitats para cultivar y construir. Algunos científicos creen que ya comenzó la sexta extinción masiva en la Tierra, con serias consecuencias para los alimentos, y el agua y aire limpios de los que depende la humanidad.

Muchos de los que consideramos hábitats intactos han perdido especies por la caza (y la caza ilegal), o por especies invasoras y enfermedades”, dijo Andrew Plumptre, el autor principal del estudio, de la Key Biodiversity Areas Secretariat en Cambridge, Reino Unido. “Es bastante atemorizante, porque muestra lo especiales que son lugares como el Serengeti, porque tienen ecosistemas funcionales y completamente intactos.

“Ya estamos en la década de la restauración de ecosistemas de la ONU, pero se enfoca en los hábitats degradados”, dijo. “También hay que pensar sobre restaurar las especies para intentar reconstruir estas áreas donde hay ecosistemas ecológicamente intactos”.

La investigación, publicada en la revista académica Frontiers in Forests and Global Change, utilizó mapas de los rangos de 7,000 especies de la Lista Roja de la International Union for Conservation of Nature. La mayoría de las estadísticas son sobre mamíferos, pero también incluyen algunas aves, peces, plantas, reptiles y anfibios. Muchas de las áreas intactas identificadas se encuentran en territorios administrados por comunidades indígenas. El análisis no incluye a la Antártica.

“Podría ser posible aumentar las áreas ecológicamente intactas hasta el 20% de nuevo a través de las reinserciones dirigidas de especies que han desaparecido en áreas donde hay un bajo impacto humano, siempre y cuando las amenazas a su supervivencia puedan combatirse”, dijo Plumptre. Citó las reinserciones exitosas de lobos en el parque nacional de Yellowstone en Estados Unidos, gracias a lo que lograron transformar el ecosistema.

El profesor Pierre Ibisch, en la Eberswalde University for Sustainable Development en Alemania, quien no formó parte del estudio, dijo que descubrir que sólo haya un 3% de tierras intactas fue “predeciblemente devastador”. Dijo: “Tenemos que darle a la naturaleza mucho más espacio para llevarnos al futuro, (pero) me temo que la reinserción de algunas especies en ciertas áreas no cambia mucho”.

Ibisch dijo que el análisis no consideró la crisis climática. “La aceleración del cambio climático es la amenaza a largo plazo para el funcionamiento de ecosistemas enteros. La integridad de los mamíferos de hace unos años no nos dice mucho sobre los ecosistemas funcionales en la época del calentamiento global”.

El profesor James Watson de la University of Queensland, Australia, dijo: “Este estudio subestima muchos esfuerzos de los científicos de ecosistemas para monitorear y rescatar a los espacios ecológicamente intactos en el planeta. Utiliza mapas de especies que son básicamente suposiciones, lo que significa que el mensaje de dónde están los ecosistemas más intactos se minimiza claramente”.

Plumptre reconoció que los mapas de rangos de especies son relativamente rudimentarios y dijo que la cifra del 3% es “un estimado”. Dijo: “El problema es, en este momento, que no tenemos otros mapas”. Los científicos a continuación deberán enfocarse en regiones específicas y utilizar estadísticas del impacto humano más detalladas y estadísticas de especies para identificar sitios ecológicamente intactos, según él.

En enero, más de 50 países se comprometieron a proteger casi un tercio del planeta para 2030, para combatir la destrucción del mundo natural. “Esforzarse en conservar estos lugares intactos es muy importante”, dijo Plumptre. “Son tan escasos y especiales, y nos muestran cómo era el mundo antes de que los humanos tuvieran un gran impacto; nos ayudan a medir cuánto hemos perdido”.