Síguenos

 

Política

EU devolverá cada golpe si Rusia continúa con ataques cibernéticos

El presidente de EU refiere conversaciones “buenas y positivas”, pero agregó que “hasta no ver no creer”

Foto de Biden y Putin al iniciar la cumbre
El encuentro. Foto: Brendan Smialowski/ AFP

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Biden advierte a Rusia sobre ciberataques y dice que Putin no quiere una Guerra Fría – video: The Guardian

Estados Unidos tomará represalias si Rusia continúa realizando ciberataques maliciosos contra objetivos estadounidenses, dijo Joe Biden el miércoles, después de mantener conversaciones “buenas y positivas” en Ginebra con el presidente de Rusia, Vladimir Putin.

Hablando después de su primera cumbre cara a cara, Biden dijo que había dejado en claro que el Kremlin tenía que “acatar las reglas del camino” o enfrentarse a consecuencias no especificadas. Se le hizo saber a Putin que Estados Unidos posee capacidades cibernéticas “incomparables”, enfatizó Biden.

Después de tres horas de conversaciones, Biden dijo que quería restablecer las relaciones entre Estados Unidos y Rusia sobre una base predecible y pragmática, después del caos y la vergüenza de la era Trump. También declaró que no cree que Putin quiera una nueva Guerra Fría, pero admitió que no sabe si su homólogo ruso cambiará su comportamiento.

El presidente de Estados Unidos agregó: “Se trata del interés propio y de la verificación del interés propio. O, como dice la vieja expresión, la prueba del pudín está en la degustación “. Refiriéndose a algo así como: “hasta no ver, no creer”.

Por si te lo perdiste: Biden y Putin acuerdan el regreso de sus embajadores a EU y Rusia

La cumbre celebrada en una pintoresca mansión del siglo XVIII con vista al lago de Ginebra terminó con una nota optimista, y ambos líderes elogiaron cautelosamente al otro. Biden declaró que sus discusiones habían sido “buenas”, sin “acciones estridentes” o una “atmósfera hiperbólica”.

En su conferencia de prensa en solitario, Putin dijo que las discusiones se llevaron a cabo sin “hostilidad”; “todo lo contrario”, señaló. Describió a Biden como una persona equilibrada y experimentada con el que “hablamos el mismo idioma” y que había hablado con cariño sobre su familia y su madre.

Putin agregó: “Demostró comprensión de sus valores morales. Todo eso es muy atractivo. No significa que nos miramos a los ojos o almas. Tenemos que representar a nuestros países. La relación es pragmática”.

La cumbre, realizada en medio de bajas expectativas, obtuvo resultados. Ambas partes acordaron que sus embajadores regresen a sus puestos en Moscú y Washington, en una fecha por determinar.

El Kremlin llamó a su enviado a Estados Unidos después de que Biden describiera a Putin en una entrevista televisiva como un “asesino”. Su homólogo estadounidense, John Sullivan, voló a casa en abril. Su regreso representa un modesto progreso en las relaciones, luego de un largo y amargo período de irritación.

Los dos líderes también anunciaron un nuevo grupo de trabajo de expertos entre los dos países para consultar sobre una amplia gama de temas. Se incluyen la renovación del tratado nuclear Start Three, que expira en 2024, y la ciberseguridad.

Sigue el hilo: La cumbre entre Biden y Putin concluye; ofrecerán conferencia

Putin negó que Rusia estuviera detrás de una serie de ataques cibernéticos recientes contra Estados Unidos, entre ellos la devastadora intrusión de Solar Winds en instituciones federales el año pasado y la violación de 2016 en los servidores del Partido Demócrata. Washington ha atribuido ambos incidentes a agentes de inteligencia rusos.

Biden declaró que le dejó claro a Putin que su administración responderá si el Kremlin vuelve a violar la soberanía estadounidense. Dijo que le había dado a Putin una lista de 16 instalaciones de infraestructura estadounidenses críticas, incluso en el sector de energía y combustible, que fueron objeto de un reciente ataque de ransomware por parte de presuntos delincuentes rusos.

Estados Unidos continuará planteando el tema de los derechos humanos dentro de Rusia, agregó Biden. Dijo que sería “devastador” que el líder de la oposición Alexei Navalny muriera en la cárcel, tras su arresto en enero por las autoridades rusas. Putin está acusado de ordenar el envenenamiento de Navalny el verano pasado en Siberia con el agente nervioso conocido como novichok.

Putin, sin embargo, dijo que Navalny “violó la ley” en varias ocasiones e insinuó que era un agente estadounidense. Se negó a usar el nombre de Navalny, llamándolo “esta persona”. Putin hizo caso omiso de las afirmaciones de que había reprimido a los críticos internos y acusó al Congreso de Estados Unidos de apoyar las indeseables “organizaciones políticas” rusas antigubernamentales.

También sugirió que los 400 manifestantes pro-Trump que irrumpieron en el edificio del Capitolio en Washington, el 6 de enero fueron víctimas de la persecución política y legal de Estados Unidos. Biden descartó la comparación con los manifestantes pacíficos contra el Kremlin en Rusia y la tildó de “ridícula”. Las turbas que asaltaron el Capitolio eran “criminales” que mataron a un oficial de policía, señaló Biden.

Biden y Putin se reunieron el miércoles para conversar uno a uno y con sus equipos ampliados.

Te sugerimos: Rusia se niega a permitir que aviones europeos aterricen en Moscú

El avión del presidente ruso sobrevoló un tranquilo lago de Ginebra, aterrizando a las 12:27 p.m. hora local, el día después de que Biden llegara a la ciudad suiza luego de la cumbre del G7 en Cornualles y las conversaciones de la OTAN en Bruselas. De manera inusual, Putin llegó a tiempo a la sede de la cumbre de Villa La Grange. Biden lo siguió minutos después y fue recibido por el presidente suizo, Guy Parmelin, rodeado de banderas rusas, estadounidenses y suizas. Biden y Putin posaron para una breve sesión fotográfica frente a la mansión y se dieron la mano. Hubo un intento de sonrisas de ambos antes de entrar.

Reaparecieron juntos dentro de la biblioteca llena de libros de la mansión. Biden parecía relajado. En lo que se ha convertido en una pose familiar, Putin se reclinó en su silla, con las piernas extendidas. Luego, los asistentes desalojaron a un grande y caótico grupo de periodistas. Las históricas conversaciones de la cumbre comenzaron en formato de dos por dos, con Biden flanqueado por su secretario de Estado de, Antony Blinken, y Putin acompañado por su veterano ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov.

La conversación en este grupo pequeño duró aproximadamente una hora y media. Las conversaciones se extendieron a una reunión bilateral más grande, con delegaciones de ambos lados, concluyendo poco después de las 5 pm hora local, dijo un funcionario de la Casa Blanca.

Antes de la reunión del miércoles, Biden había dicho que buscaba relaciones “estables y predecibles” con Rusia a pesar de las afirmaciones de que Putin interfirió en las elecciones estadounidenses, provocó guerras con sus vecinos y trató de aplastar la disidencia encarcelando a los líderes de la oposición.

Putin llevó su propia lista de quejas a Ginebra en su primer viaje al extranjero desde el brote del coronavirus en 2020. Ha expresado su enojo por el apoyo de Estados Unidos al gobierno de Ucrania y las afirmaciones de apoyo de la oposición en Rusia y su vecina Bielorrusia, así como por la expansión de OTAN en Europa del Este.

Hablando después de las conversaciones, Biden dijo que había reafirmado el compromiso de Estados Unidos con la integridad territorial de Ucrania. También citó varias áreas en las que Moscú y Washington podrían trabajar juntos de manera útil, incluyendo Afganistán, Siria y la región ártica.

Puedes leer: Emails revelan acciones de Trump para evitar su derrota en las elecciones

La cumbre del miércoles fue la primera reunión entre líderes estadounidenses y rusos desde que Putin se reunió con Donald Trump en Helsinki en 2018. En una reunión considerada profundamente vergonzosa para Estados Unidos, Trump pareció inclinarse ante Putin al rechazar la evaluación de su propio FBI de que Rusia había interferido en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016. “El presidente Putin dice que no fue Rusia. No veo ninguna razón por la que ellos fueran responsables”, dijo a los periodistas. Un asistente dijo más tarde que había considerado fingir una emergencia médica para poner fin a la conferencia de prensa conjunta.

Los dos presidentes llevaron asesores diplomáticos y militares de alto nivel a la cumbre de la villa. Entre ellos se encontraba el jefe de Estado Mayor de Rusia, Valery Gerasimov, responsable de desarrollar la doctrina de la “guerra híbrida“. Cientos de periodistas viajaron en avión para las conversaciones por las que cerraron gran parte del centro de la ciudad, incluida las orillas del lago de Ginebra.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

Los contratos correspondían a la construcción de barreras en el sector de Laredo (Texas).

Opinión

Lejos de su discurso que aplaude la democracia y el diálogo multilateral en el mundo, en este caso es evidente que Estados Unidos desprecia...

Turismo

Se estima que al menos 2 millones de mexicanos se han inmunizado en Estados Unidos.

Entretenimiento

Jaime Aymerich también es productor ejecutivo de la serie de Netflix 'Julie and the Phantoms', que recientemente ganó tres premios Emmy.

Publicidad