Síguenos

 

Estilo de vida

En alabanza a los papás: la creación del padre moderno

Hubo una vez en la que solo se les veía como sostén de la familia y disciplinarios. Una destacada antropóloga destaca 10 formas en las que se ha transformado el papel de los padres.

Kevin Hart como Matt y Melody Hurd como Maddy en la nueva comedia dramática Fatherhood. Foto: The Guardian

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

1. El conocimiento es poder

El papel de los papás en Reino Unido ha cambiado más allá de todo reconocimiento en los últimos 50 años. Hoy, los padres ya no quieren limitarse al papel de ser el sostén de la familia y su disciplinario; quieren ser verdaderos co-padres, proporcionando cariño y cuidado a sus hijos. Este cambio se debe en parte al aumento de hogares con dos ingresos, las reducciones en la atención posparto en el hospital y la ausencia de una familia extendida geográficamente cercana, lo que requiere que el papá intervenga. Pero como miembros de la comunidad de investigación hemos aprendido más sobre quién es el papá biológica y psicológicamente, y el papel único que desempeña en la familia, los padres se han sentido empoderados para participar, seguros de saber que son tan importantes para sus hijos y su familia como lo es mamá.

2. Los papás deben estar en el parto.

Los padres se convirtieron en un elemento habitual en la sala de partos en la década de 1970 y hoy el 96% de los hombres asisten a los nacimientos de sus hijos. Pero todavía no estamos seguros de qué hacer con ellos. A pesar de la evidencia de que los futuros padres ven el parto como una experiencia en equipo, y que la presencia de un padre aumenta los buenos resultados para la madre y el bebé, muchos padres todavía se sienten un poco como piezas de repuesto, el portador de la pañalera en lugar de un jugador en igualdad de condiciones. Esto se agrava por la orientación que reciben nuestros profesionales de la salud con respecto al parto. La cartilla de nacimiento del Instituto Nacional para la Excelencia en la Salud y la Atención (NICE, por sus siglas en inglés), de 88 páginas, no menciona las palabras “papá” o “pareja”. Debido a que las mamás enfrentan una experiencia tan abiertamente física durante el parto, podemos olvidar que papá también está experimentando un cambio psicológico y fisiológico significativo. Estar en el parto es importante no solo como un momento fundamental para la familia, sino por el vínculo que construye con el hijo y la facilidad con la que asume el manto de “papá”. Es hora de un replanteamiento cultural significativo.

3. La paternidad es instintiva

Tendemos a creer que las mamás son progenitores instintivos, pero los papás deben aprender. De hecho, los papás están tan preparados biológicamente para ser padres como las mamás. Todos los nuevos padres experimentan una caída permanente de la testosterona alrededor del nacimiento, hasta un tercio en algunos casos. Esta disminución es crucial, ya que no solo motiva al papá a ser un padre empático y sensible, sino que también elimina el impacto inhibidor de la testosterona alta en las hormonas de unión, asegurando que el padre reciba una buena dosis de sustancias químicas para sentirse bien cada vez que interactúa con su nuevo bebé. Suma a esto los cambios cerebrales que aumentan la crianza, la atención, la empatía y la resolución de problemas… y papá es un fenómeno tan biológico como mamá. No queda ya relegado a un papel secundario de paternidad. Él es un verdadero co-padre.

Te recomendamos: Así es como se vive ser papá soltero en México

4. Los padres homosexuales pueden ser tanto ‘mamá’ como ‘papá’

Además de los desafiantes roles de crianza de género, los padres homosexuales nos han revelado mucho sobre la inmensa flexibilidad del cerebro del padre. Sabemos por estudios de padres heterosexuales que las mamás y los papás muestran diferentes picos de activación cuando interactúan con sus hijos; estos reflejan sus diferentes roles evolutivos, vínculos (ver más abajo) e insumos de desarrollo. Pero los estudios sobre padres homosexuales encargados de la atención primaria muestran que, en ausencia de una madre, estos padres muestran picos de activación tanto en las áreas de “mamá” como “papá”, que también están vinculados por una nueva vía neuronal para asegurarse de que puedan comunicarse y coordinarse; por lo que los padres homosexuales pueden ser todo lo que sus hijos necesitan.

5. La licencia de paternidad debería estar mejor financiada

Reino Unido es uno de los 94 países que ofrecen licencia de paternidad legal, pero aún queda camino por recorrer hacia la igualdad para los padres. Los padres empleados tienen derecho a una licencia de dos semanas a razón de 149 libras esterlinas por semana. Los autoempleados están solos. Si deseas demorar más, puedes inscribirte en una licencia parental compartida (SPL, por sus siglas en inglés) donde las madres “donan” parte de su licencia por maternidad a su pareja, de acuerdo con la tasa legal. Sin embargo, la adopción de SPL ha sido baja, alrededor del 5%. Esto no se debe a la renuencia a menudo mal informada por parte de los papás a tomar una licencia, sino a que pocos papás pueden permitirse tomarla. Los activistas están presionando al gobierno para que introduzca un sistema similar al visto en Noruega y Suecia, donde, en promedio, los hombres toman 16 semanas de licencia pagada. Hasta entonces, debemos aplaudir a empresas como Aviva y John Lewis, que están liderando el camino en lo que respecta a la licencia parental equitativa.

6. Los padres construyen vínculos únicos

Los papás construyen con sus hijos lazos profundos y poderosos que son tan fuertes como los que se establecen entre una madre y un hijo, pero de manera diferente. Tanto las mamás como los papás construyen sus lazos basados ​​en la crianza, pero el de papá tiene un elemento adicional de desafío y esto refleja su papel en la ruta de la entrada de su hijo en el mundo más allá de la familia. Independientemente de la cultura, se considera que los padres superan los límites del desarrollo e introducen y guían a sus hijos en riesgos y desafíos, lo que les ayuda a desarrollar la resistencia mental y física que necesitarán para sobrevivir en nuestro mundo cambiante y desafiante. Una de las formas más efectivas en que lo hacen es a través del juego.

7. Jugar ‘avioncito’ y ‘luchitas’ es crucial

Todos reconocemos el juego brusco del ‘avioncito’ o las ‘luchitas’. Es una actividad rápida y furiosa en la que los niños son lanzados por los aires, vuelan por la habitación, y se les hace cosquillas hasta someterse, con una cacofonía de chillidos y risitas. Y es una forma de juego realizada casi en su totalidad por los papás. Además de ser muy divertido, juega un papel crucial en la vinculación y el desarrollo del niño. Libera una ola de hormonas vinculantes en todos los participantes y, debido a su naturaleza desafiante y arriesgada, comienza a desarrollar las habilidades de reciprocidad, empatía, evaluación de riesgos y superación del desafío que todos los niños necesitan. Y los papás y los niños han evolucionado para preferir jugar entre ellos debido a una recompensa neuroquímica mutua, que jugar con mamá no ofrece.

No te pierdas: Papá y papá: un viaje a la paternidad gay en fotografías

8. La opinión de papá es vital para los adolescentes

Los papás tienen un papel único al ayudar a sus hijos a entrar en el mundo más allá de la familia, lo que significa que en algunos puntos su aporte es más crítico para el desarrollo que el de la madre. En particular, los padres tienen un papel crucial durante la transición a la educación preescolar, donde tienen una mayor participación en el desarrollo de las habilidades lingüísticas y los comportamientos pro-sociales (como compartir, cuidar y ayudar) y durante la adolescencia, donde el vínculo con los hijos es la base para una buena salud mental en la edad adulta. Los adolescentes que tienen vínculos seguros con sus padres y comparten actividades con ellos tienen una mayor autoestima y reportan menos soledad y menores índices de ansiedad y depresión. Los padres de una niña son aún más cruciales, ya que sus aportes influyen en los logros educativos, el éxito profesional y la salud de las relaciones futuras.

9. Los hombres también se deprimen

Una décima parte de los hombres experimenta problemas de salud mental en el período perinatal, frente al 14% de las mujeres. Además de ser devastador, se ha demostrado que la depresión perinatal no diagnosticada (PND, por sus siglas en inglés) y sin apoyo tiene un impacto negativo en el desarrollo infantil y el funcionamiento familiar. Debido a que la PND paterna tiene una sintomatología diferente a la de la madre, a menudo se puede pasar por alto (no es una política de rutina detectar la PND en los hombres al mismo tiempo que en la madre). Los hombres tienden a experimentar más ansiedad y agresión y recurren a la automedicación como mecanismo de afrontamiento. Las causas de la PND masculina son diferentes: si bien existe un elemento hormonal, los hombres tienen más probabilidades de sufrir si su relación con su pareja es difícil, si perciben que el trato que reciben los trabajadores de la salud es deficiente y si su equilibrio entre el trabajo y la vida personal les impide cumplir su objetivo de ser un padre práctico.

10. ‘Papá’ no tiene que ser el padre biológico

Los papás vienen en muchas formas y cumplen su función de innumerables formas. Mientras que en Occidente tendemos a privilegiar al padre biológico, este no es el caso a nivel mundial; papá es quien da un paso al frente y hace el trabajo. Papá puede ser abuelo, tío, amigo o maestro. Algunos niños tienen equipos completos de papás. Lo que dicta quién es papá es a menudo una combinación de factores ambientales que incluyen riesgos físicos y económicos y reglas culturales. Debido a que los padres no están limitados por la biología en la misma medida que las madres, el padre es el que responde rápidamente al cambio ambiental, lo que significa que no existe un “mejor padre” que se adapte a todos. A medida que las familias se alejan más del modelo nuclear, haríamos bien en aprender de los papás del mundo y ampliar nuestro punto de vista sobre lo que significa ser papá.

*Anna Machin es una antropóloga evolutiva y autora de La vida de papá: La creación del padre moderno (Simon & Schuster).

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Opinión

En México la licencia de paternidad es de 5 días, siendo uno de los países más rezagados de América Latina en esta materia.

Listas

Los permisos de paternidad en México son muy cortos, menores a los que dan algunos países de Latinoamérica y del promedio de la OCDE,...

Familia

Aún encontramos prejuicios, roles impuestos o carencias que se transmiten de generación en generación y que nos hacen pensar que la presencia del padre...

Fotografía

Desde que el matrimonio entre personas del mismo sexo se legalizó en Estados Unidos se dio un boom de bebés en la comunidad gay,...

Publicidad