Síguenos

 

Salud

¿Por qué las mujeres son más propensas a sufrir Covid largo?

Los hombres tienen más probabilidades de morir a causa del coronavirus, pero las mujeres tienen un precio que pagar por tener un sistema inmunológico más fuerte.

Las mujeres mueren menos durante una pandemia y viven más que los hombres, pero un sistema inmunológico más fuerte tiene un precio. Ilustración: Hannah Izzard/Guardian Design

Recibe en tu correo el newsletter de La-Lista

Cuando el Covid-19 irrumpió en nuestro mundo, el primer enfoque se dedicó a cómo prevenir la muerte. Los hombres mayores tenían más probabilidades de morir a causa del virus que los jóvenes o las mujeres, y quedó claro que no todos los seres humanos sufrían o morían al mismo ritmo. La infección por Covid-19 fue fatal para algunos y asintomática para otros.

Esta ha sido la situación a lo largo de la evolución humana. Surge una nueva amenaza infecciosa y los humanos con un sistema inmunológico más adecuado para resistir la infección sobreviven.

Con el tiempo, hemos visto la aparición del síndrome pos-Covid, conocido coloquialmente como Covid largo. La infección inicial se resuelve, pero los síntomas persisten o se desarrollan nuevos síntomas, lo que resulta en un sufrimiento prolongado incluso cuando el contagio original era moderado. La historia del Covid-19, de quién muere y quién sufre, es una historia sobre cómo nuestro sistema inmunológico individual reacciona a los virus con los que entramos en contacto.

El mundo ha visto epidemias de coronavirus antes, por lo que hay experiencias pasadas para recordar. La epidemia del Sars (síndrome respiratorio agudo severo) de 2002 y la epidemia del Mers (síndrome respiratorio de Oriente Medio) de 2015 fueron causadas por coronavirus.

En ambos casos, los hombres tenían más probabilidades de morir a causa de la infección que las mujeres, los trabajadores de la salud tenían un alto riesgo de infección por parte de sus pacientes y una proporción de los sobrevivientes sufría síntomas continuos. Los síndromes pos-Covid, post-Sars y pos-Mers incluyen fatiga y dolor persistentes, y muestran fuertes similitudes con el síndrome de fatiga crónica, una condición más común en mujeres que en hombres.

Te recomendamos: Mezclar vacunas de Covid proporciona una fuerte respuesta inmune, según un estudio

Es importante destacar que todas estas afecciones están asociadas con la activación excesiva de células inmunitarias en la sangre (macrófagos, por ejemplo) y células inmunocompetentes en el cerebro (neuroglías). La respuesta inmune inicial ocurre, en parte, a través de receptores especiales en la superficie de las células inmunes innatas llamadas receptores de tipo Toll (RTT o TLR). Cuando los TLR reconocen al Covid-19 dentro del cuerpo, sus células liberan señales moleculares llamadas citocinas que nos hacen sentir malestar. La tormenta de citocinas, la forma extrema de liberación de citocinas, es una característica de los aspectos más graves de la infección por Covid-19. La estimulación TLR repetida proporciona un estímulo para las condiciones médicas crónicas, incluido el dolor crónico, y la gravedad de los síntomas está asociada con la gravedad de la activación de las neuroglías dentro del cerebro.

Hay muchas formas en las que el efecto de Covid-19 en las mujeres puede diferir de su efecto en los hombres. En general, las mujeres resisten las infecciones virales y bacterianas con mayor eficacia que los hombres; mueren menos durante una pandemia; viven más que los hombres. Pero un sistema inmunológico más fuerte tiene un precio. Las mujeres tienen un mayor riesgo de por vida de enfermedades inmunes inflamatorias como dolor crónico, fatiga crónica y enfermedades autoinmunes. Si uno mira la sala de espera de un médico que atiende a personas con afecciones de dolor a largo plazo, la mayoría de sus pacientes son mujeres.

Las condiciones que incluyen dolor menstrual severo, endometriosis y dolor pélvico crónico se asocian con un aumento en la actividad de los TLR, y la presencia del síndrome de fatiga crónica está altamente asociada con condiciones de dolor ginecológico preexistentes. La estimulación repetida del sistema inmunológico predispone a condiciones de dolor crónico, y la infección por Covid-19 presenta un estímulo inmunológico importante.

Aún no se ha determinado si la infección por Covid-19 empeorará los síntomas inmunitarios preexistentes en las mujeres, incluso si la infección por Covid-19 fue moderada.

Es entendible que, hasta ahora, la mayoría de los estudios se hayan realizado en personas lo suficientemente enfermas como para estar en el hospital. Con el tiempo, el efecto en las personas con infecciones más leves se hará evidente. Una clínica en París monitoreó a más de 50,000 pacientes con infección por Covid-19 en sus casas porque su infección no era grave. En los meses posteriores a la infección, los pacientes con fatiga prolongada, dolores musculares y síntomas de ansiedad eran predominantemente mujeres (cuatro mujeres por cada hombre) y relativamente jóvenes (edad promedio de 40 años).

Ya no vivimos en un mundo en el que parece posible evitar la infección por Covid-19 a largo plazo. Las personas con acceso a una vacuna elegirán entre vacunarse o tomar sus riesgos con la infección por Covid-19. Aunque ninguna de las opciones está libre de riesgos (la vacuna es relativamente nueva y es cierto que aún no sabemos todo sobre ella), la infección por Covid-19, incluso cuando es leve, implica un cierto estímulo inmunológico. Además, el riesgo potencialmente mortal de que se presente una tromboembólica durante una infección por Covid-19 complica el uso de medicamentos hormonales comunes utilizados por las mujeres, como la píldora anticonceptiva oral.

No te pierdas: La variante Delta de Covid-19 le gana la carrera a las vacunas en Reino Unido

Las mujeres constituyen el 67% de la fuerza laboral de la atención médica global de primera línea en sus roles como médicos, enfermeras, maestras, trabajadoras de cuidado infantil, trabajadoras de cuidado de ancianos y limpiadoras, y la comunidad depende de su bienestar. Así, este sector de mujeres tiene un mayor riesgo de exposición al virus que las demás mujeres en la comunidad en general, y pueden presentar a un gran grupo de personas con necesidades específicas e importantes de Covid-19.

A las personas que padecen dolor crónico se les ha dicho durante mucho tiempo que todo está en sus cabezas. Ahora sabemos que eso no es cierto. El dolor que no se puede ver refiere por qué los médicos se están poniendo al día con las condiciones de dolor crónico como la endometriosis, la migraña y más, y qué es lo que esos trastornos tienen que ver con el Covid largo.

*Susan Evans es ginecóloga y presidenta de la Pelvic Pain Foundation of Australia. Mark Hutchinson es profesor de la Facultad de Medicina de Adelaide, especializado en la investigación del dolor.

The Guardian
Contribuye a The Guardian

También te puede interesar

Mundo

Latinoamérica ha sido una de las regiones más golpeadas por la pandemia del covid-19. A la fecha acumula más de 40 millones de casos...

Ciudad de México

Las autoridades capitalinas estiman que en 6 días se aplicarán 678,685 vacunas, un promedio de 112,780 por día.

Mundo

La gente usa disfraces como protesta contra el manejo gubernamental de la pandemia que ha matado a más de 545 mil personas.

México

El gobierno capitalino también anunció que la próxima semana iniciará la aplicación de vacunas a jóvenes de 18 a 29 años.

Publicidad