Usain Bolt: ‘Habría corrido menos de 9.5 segundos con <em>super spikes</em>‘
Usain Bolt: “Incluso cuando estaba en la preparatoria era famoso. Todos sabían quién era en Jamaica”. Foto: Richard Blake

El hombre más veloz de la historia reflexiona sobre cuánto más destructivo pudo haber sido si hubiera usado los tenis super spikes que han lanzado una bola de demolición en tantos récords mundiales. En pocas palabras, hay una batalla entre el diplomático Usain Bolt y el competidor Usain Bolt. El competidor gana. “El otro día estuve platicando con un amigo sobre esto”, dice. “Y yo estaba como: ¿debería molestarme? Porque sé que a lo largo de los años todos el mundo ha intentado cambiar los spikes y mejorarlos, pero…”

Bolt enfatiza que no le preocupa si destrozan su récord mundial de 9.58 segundo en los 100 metros. O su mejor marca de 19.19 segundos en los 200 metros. Sin embargo, parece incómodo acerca de hacia dónde se dirige la carrera armamentista de la tecnología del calzado. “¿Cómo puedo discutir si la Word Athletics dice que es legal? No puedo hacer nada al respecto. Las reglas son las reglas. No creo que estaré completamente feliz, pero es solo una de esas cosas”.

Quiere dejar absolutamente clara una cosa: habría ido mucho más rápido en la nueva ola de super spikes, los cuales incluyen una espuma súper ligera que regresa la energía y se dice que valen al menos una décima de segundo en los 100 metros. Aunque no está seguro de qué tanto. “Hemos especulado y hablado sobre esto, pero no estoy completamente seguro”, cuenta. “Pero definitivamente mucho más veloz. Menos de los 9.5 segundos seguro. Sin ninguna duda”.

Lee también: Caster Semenya: ‘Están matando al deporte. Todos quieren desempeños extraordinarios’

Es una declaración contundente, pero el atleta más grandioso y popular de su generación apenas está comenzando. Cuando le pregunté sobre la promesa del británico Adam Gemili de arrodillarse en el podio en los Juegos Olímpicos en apoyo al movimiento Black Lives Matters, no lo deja pasar ni actúa como político. “Si crees en algo, entonces deberías hacerlo. Es algo que debemos hacérsele saber al mundo, lo que está sucediendo con el racismo”.

Mientras que el Comité Olímpico Internacional reiteró recientemente que las protestas en el campo de juego o en el podio están prohibidas, Bolt insinúa que están nadado contra la corriente. “He visto que ahora ha tenido mucho impacto en el futbol americano. Si un atleta de pista decide hacerlo, debería tener la posibilidad de expresar su opinión”.

Es extraño que Bolt conceda una entrevista exclusiva a un periódico británico y aún más extraño escucharlo reflexionar sobre muchos aspectos, incluyendo la fama y el fracaso. Tales opiniones no se asocian usualmente con alguien que ganó 134 de sus 146 carreras entre 2008 y 2017, ganando ocho medallas olímpicas de oro y 11 títulos mundiales a lo largo de su carrera. Pero cuando Bolt mira hacia atrás en su carrera, cree que pudo haber sido capaz de ganar el oro en los 200 metros en los Olímpicos de Atenas en 2004, cuando tenía 17 años.

Puede sonar absurdo, pero Bolt presenta su caso con la meticulosidad de un profesor de Derecho de Harvard. Cree que la gente olvida que, a los 16 años, corrió en 20.13 segundos para terminar 2003 en el noveno lugar del mundo. Sin embargo, después de mudarse a Kingston y descubrir Burger King y los clubes nocturnos, no siempre quiso entrenar. Eso, y una lesión posterior, significó que no salió de las eliminatorias en Atenas.

“En 2003 corría más rápido que casi todos los demás”, recuerda. “Si hubiera corrido en los campeonatos mundiales de ese año, probablemente habría conseguido un medalla. Y si hubiera continuado por ese camino, habría corrido 19 segundos menos en mi carrera, así que seguro podría haber ganado la medalla de oro en Atenas si me hubiera dedicado un poco más”.

Lee también: Más mujeres, más urbano y más jóvenes: los Olímpicos buscan nuevos públicos

Pero fue difícil para mí porque incluso durante la preparatoria fui famoso. Todos sabían quién era en Jamaica. Y no tenía a nadie que hubiera pasado por lo mismo para decirme: ‘Tienes que tomar esto en serio porque esto es lo que podrías lograr. Solo tenía a mi entrenador diciéndome que entrenara más duro’”.

“Es por eso que ahora trato de hablar con los atletas más jóvenes y explicarles ‘pónganse serios. Porque las posibilidades son infinitas‘”.

Hay una segunda confesión. Después de que la carrera de Bolt terminó tras su caída en la pista después de desgarrarse el tendón de la corva durante los campeonatos mundiales de 2017 en Londres, dos veces estuvo tentado a regresar. “Fue algo en lo que pensé durante el primer y segundo año después de retirarme”, admite. “Incluso acudí con mi entrenador, pero me dijo: ‘será más difícil que antes, regresar no será pan comido’”.

“Cuando miro atrás no me arrepiento de nada. Lo hice extremadamente bien durante mi carrera. Es verdad que no terminó de la forma más grandiosa, pero el legado que dejé es maravilloso”.

Durante años se le ha preguntado si volverá a correr. Hasta ahora, la respuesta siempre ha sido que no. Pero el 13 de julio regresó a la pista para la carrera de 800 metros, una distancia que nunca ha corrido de manera profesional, como publicidad para la firma estadounidense CarMax. El reto, transmitido en vivo en la página de Facebook de Bolt, es alegre: ¿dar dos vueltas a su pista local en Kingston más rápido de lo que un cliente de CarMax recibe la valoración de una oferta en vivo vía internet, proceso que normalmente tarda dos minutos?, pero él comenta que lo toma con seriedad.

Entreno todos los días de la semana, todavía hago un montón de cardio. Y también soy parte de mi pelotón. Ahora solo necesito afinarme para la pista y llevar la capacidad de mis pulmones al máximo”.

Te ves en forma, le digo. Se ríe. “He tratado de mantenerme en forma porque mi amigos me dijeron que cuando me retirara me pondría gordo y yo decía: ‘de ninguna manera’. Así que no me puedo rendir cuando han apostado que me pasará en los próximos seis u ocho años. Para mí, es una cuestión de orgullo. No los dejaré ganar. No les daré la satisfacción”.

Así que, ¿qué tan rápido podrías correr 800 metros? “Mi mejor marca personal es de 2:05, pero cuando me pongo mis spikes creo que puedo disminuir cinco segundos”.

Dado que solo tiene 34 años, ¿podrías tener la tentación de volver a correr profesionalmente? “No, no, definitivamente no. Este es solo un desafío. Incluso ahora, necesito algo para desafiarme”.

Lee también: La-Lista de atletas mexicanos clasificados a Juegos Olímpicos a 100 días de la inauguración

Durante los tres Olímpicos pasados, Bolt ha sido lo más parecido que ha tenido el deporte a una experiencia religiosa. Incluso la sola mención de su nombre crearía un muro de sonido en los estadios de Beijing, Londres y Rio, mientras que su familiar estallido de velocidad y alegría incontestables de alguna manera siempre parecía dejar boquiabiertos y sonreír al mismo tiempo. Bolt reconoce que Tokio será una experiencia muy diferente y difícil para los atletas que estarán dentro de las burbujas, así como para los pocos espectadores que estarán permitidos. Pero cree que la combinación de una pista veloz y condiciones calurosas llevaran a actuaciones espectaculares.

Durante los últimos tres Juegos Olímpicos, Bolt ha sido lo más parecido que ha tenido el deporte a una experiencia religiosa. Incluso la mera mención de su nombre crearía un muro de sonido en los estadios de Beijing, Londres y Río, mientras que su familiar estallido de velocidad y alegría incontestables de alguna manera siempre parecía dejar boquiabiertos y sonreír al mismo tiempo. Bolt reconoce que Tokio será una experiencia muy diferente y difícil para los atletas atrapados en la burbuja, así como para los pocos espectadores permitidos. Pero cree que una combinación de una pista rápida y condiciones cálidas conducirán a actuaciones espectaculares.

Como era de esperarse, las carreras de los 100 metros y de los 200 metros son las que más lo emocionan, aunque su respuesta da un giro. “Las finales de las mujeres serán sin duda más interesantes”, dice. “Es lo que ansío con más ganas. Las mujeres en verdad han dado un paso adelante y han liderado el camino durante los últimos años”.

Con ojo de entrenador, habla sobre las protagonistas, y señala cómo la jamaiquina favorita Shelly-Ann Fraser-Pryce ha cambiado el patrón de su zancada para hacerla más rápida y cómo la británica Dina Asher-Smith luce mucho más fuerte que cuando ganó su medalla de oro en los 200 metros en los campeonatos mundiales de 2019.

Dina ya ha demostrado ser una de las mejores atletas del mundo”, afirma Bolt. “Pero se sigue presionando para ser mejor y para vencer a los mejores. Ves que lo da todo en el trabajo. Tiene la dedicación. Si hay una conversación sobre quién ganará el oro Olímpico, ella estará incluida”.

Pero cuando le pregunté sobre por quién apostaría en los 100 metros, opta por su compatriota. “Shelly-Ann tiene la ventaja por su experiencia, siempre y cuando no se presione mucho ella misma. Pero Dina es su contrincante más cercana”.

Antes de que el coronavirus llegara, Bolt tenía la intención de asistir a Tokio como fan y ver tantos deportes como fuera posible, especialmente el esgrima que forma parte de su lista de cosas por hacer antes de morir. En cambio, se quedará en Kingston a mirarlos mientras juega con sus tres hijos, Olympia Lightning Bolt, que cumplió un año en mayo, y los gemelos de dos meses Thunder Bolt y Saint Leo Bolt. A él le encantaría que se dedicaran a los deportes, pero menciona que un cuarto niño, con el que podría formar un equipo invencible de 4×400 metros, no va a suceder.

Cuando le pregunté sobre cuál es la enseñanza más grande que le ha dejado la paternidad, Bolt responde instantáneamente: “paciencia”. Eso podría resultar una buena noticia para el atletismo. Aunque por el momento, la mayor parte de su atención está enfocada en una incipiente carrera musical, da pistas de que posiblemente tiene asuntos pendientes con el deporte que dominó por tanto tiempo.

“En el pasado, mi mayor problema era ser paciente con los atletas”, dice. “Pero cuando tienes hijos tienes que ser mucho más paciente. Eso me ha hecho pensar en entrenar. Me he sentado con mi entrenador y he comenzado a preguntarle sobre diferentes cosas, cómo escribe su programa y cosas así. Así que nunca sabes. Tal vez en el futuro tome el desafío. Veamos qué pasa”.