Epidemia de violencia contra las mujeres en curso en Inglaterra y Gales, informe
La solicitud es que la persecución de los adultos que cometen actos de violencia contra mujeres y niñas sea una prioridad nacional. Foto: Getty Images / iStockphoto

Las mujeres y las niñas están siendo sometidas a una epidemia de violencia, la cual requiere de un cambio “radical y enérgico” en la forma en que las autoridades de Inglaterra y Gales combaten los crímenes que afectan de manera desproporcionada a las mujeres, advirtió un organismo de control policial.

En un informe provisional, la Inspección de Policía y Servicios de Bomberos y Rescate de Su Majestad (HMICFRS) llama a los ayuntamientos, escuelas y organismos de protección social y a todas la áreas del sistema de justicia penal a trabajar en conjunto para abordar el problema, ya que la policía “no puede resolver esto por sí sola”.

En marzo se le pidió al Cuerpo de Inspectores que examinara la eficacia del compromiso de la policía con mujeres y niñas.

Varios casos recientes de violencia contra mujeres y niñas han elevado el perfil de los delitos, incluyendo la muerte de Sarah Everard, de 33 años; la de Julia James, agente de policía de apoyo en la comunidad en Kent, presuntamente asesinada mientras paseaba a su perro; y los asesinatos de las hermanas Bibaa Henry y Nicole Smallman en un parque al noroeste de Londres en junio de 2020.

Lee también: La violencia sexual a lo largo de un oleoducto sigue la ruta que marcan las advertencias de mujeres indígenas

Entre las recomendaciones del Cuerpo de Inspectores se encuentra un llamado para un “compromiso inmediato e inequívoco” sobre la respuesta de que la violencia en contra de mujeres y niñas es una “absoluta prioridad” para el gobierno, la policía, el sistema de justicia penal y las asociaciones del sector publico respaldadas por financiamientos.

Dentro de esto, la HMICFRS recomienda que el Ministerio del Interior y otros departamentos gubernamentales consideren proponer una obligación legal a las agencias asociadas de tomar acciones colectivas para prevenir el daño causado por la violencia contra mujeres y niñas.

La policía debería hacer de la persecución de los adultos perpetradores de violencia contra mujeres y niñas, y el freno de estos delitos, una prioridad nacional, dice el Cuerpo de Inspectores. También se deberían implementar sistemas y fondos para asegurar que las víctimas reciban apoyo personalizado y constante.

La inspectora de HMICFRS, Zoë Billingham, dijo: “Vivimos una epidemia nacional de violencia contra mujeres y niñas. La prevalencia y la variedad de delitos y daños es cruda e impactante. Tenemos claro que la policía ha hecho grandes avances durante la última década en un contexto de mayor demanda, y queremos fuerzas para mantener este impulso y aprovechar estas mejoras. Pero aún hay evidencia de apoyo inconsistente a las víctimas y bajas tasas de enjuiciamiento.

Los delitos contra las mujeres y niñas están muy arraigados y extendidos en nuestra sociedad. Se necesita tomar acción urgente para eliminar y solucionar esto y la policía no lo puede lograr sola. Debe haber un enfoque uniforme para prevenir y abordar la violencia contra las mujeres y las niñas en todo el sistema, incluyendo la educación, las autoridades locales, la salud, la asistencia social y todos aquellos del sistema judicial penal, con todas las agencias trabajando en conjunto”.

Lee también: Violencia física, psicológica o sexual: El crimen organizado agrede a 9 mujeres cada día desde 2007

Entre las impactantes estadísticas destacadas en el informe se encuentran los resultados de la Encuesta sobre delitos de Inglaterra y Gales que estima que 1.6 millones de mujeres experimentaron violencia doméstica en los 12 meses hasta marzo de 2020, así como los 153 mil 136 casos de violaciones y otros delitos sexuales registrados por la policía en los que el 84% de las víctimas fueron mujeres.

Se tiene previsto que el informe final se publique en septiembre, con más detalles de la estrategia del gobierno sobre la violencia contra las mujeres y las niñas a finales de este año.

Sarah Jones, ministra del servicio HMICFRS, dijo: La investigación del HMICFRS es clara. Hay una epidemia de crímenes contra mujeres y niñas y se necesita un cambio fundamental en todo el sistema para abordarla. Esto es crítico y lamentablemente predecible, después de los devastadores recortes económicos a la policía por parte de los conservadores”.

“Detener la violencia contra mujeres y niñas debe ser una prioridad principal tanto para las legislaciones como para las estrategias de los gobiernos nacional y locales”.