‘Aconsejo a todos que se vacunen’: pacientes con Covid-19 en Reino Unido lamentan haber rechazado la vacuna
Abderrahame Fadil, quien casi muere a causa del Covid-19, dijo que se vacunaría tan pronto como saliera del hospital. Foto: Twitter/Servicio Nacional de Salud Bradford

Para algunas personas, cuando llega la ambulancia es el momento en que comienzan a lamentarse por no haber recibido la vacuna contra el coronavirus. Para otros, es cuando llega la muerte de un ser querido.

El personal sanitario y los pacientes de Covid-19 han hablado sobre el creciente número de personas que, una vez que se enfrentan a la grave realidad de contagiarse del virus, se dan cuenta de que han cometido un grave error.

La Dra. Samantha Batt-Rawden, jefa de admisiones de cuidados intensivos, dijo que solo se había encontrado con un paciente en cuidados intensivos que había recibido las dos dosis de la vacuna, y que la “gran mayoría” de las personas a las que estaba atendiendo no estaban “vacunadas completamente”.

De acuerdo con las estadísticas oficiales, aproximadamente el 60% de las personas que son ingresadas al hospital por Covid-19 no están vacunadas.

Lee también: EU prevé una ‘pandemia de no vacunados’, mientras los casos aumentan en todos los estados

Batt-Rawden dijo que era difícil presenciar la expresión de arrepentimiento en los rostros de los pacientes cuando se sentían muy mal y necesitaban conectarlos al ventilador. “Puedes ver que se dan cuenta de que posiblemente cometieron el error más grande de sus vidas (el no vacunarse), lo que es realmente difícil“, dijo y agregó que había escuchado a personas que les contaban a sus familiares sobre su arrepentimiento.

Los pacientes que se recuperan cambian para siempre: su escepticismo sobre el Covid-19 desaparece una vez que han pasado un tiempo en cuidados intensivos, señaló Batt-Rawden.

Uno de los pacientes que se arrepiente de no haberse vacunado es el profesor Abderrahmane Fadil, quien casi muere a causa del virus. Hablando desde su cama de hospital el mes pasado dijo: “Por el momento soy positivo para Covid-19… Mi camino hacia la recuperación ha sido excelente y positivo y estoy deseoso por vacunarme tan pronto como salga del hospital. Aconsejo a todos que se vacunen. Por lo menos, yo estoy preparado para ir al infierno para conseguir la vacuna, en lugar de esperar a que la enfermedad nos devore a todos y cada uno de nosotros“.

Glenn Barratt falleció en el hospital Diana, Princesa de Gales en Grimsby después de luchar contra el coronavirus durante semanas. El hombre de 51 años, de Cleethorpes, había decidido no vacunarse. Pero sus últimas palabras a las enfermeras y a los médicos que estaban a su lado fueron: “Ojalá lo hubiera hecho”.

Lee también: Los mexicanos que no se vacunan

Su familia ahora ha instado a otros a no cometer el mismo error. Ken Meech, un primo, dijo que si su pariente se hubiera vacunado, “él todavía estaría hoy con nosotros”.

Le comentó al periódico de Staffordshire, The Sentinel: “No soy un fatalista o alguien que les esté diciendo qué deberían hacer y qué no. Después de todo, se supone que vivimos en un mundo libre. Pero este es uno de los momentos más tristes de mi vida, perder a mi primo, Big Glenn Barratt, a causa del Covid-19″.

Carla Hodges, de 35 años, cuyo padrastro, Leslie Lawrenson, de 58 años, murió en su casa a causa del virus el 2 de julio, y cuya madre terminó en el hospital, explicó que había sido una gran llamada de atención sobre la importancia de la vacunación. Lawrenson no creía en las vacunas.

Mi madre tampoco se vacunó, aunque tuvo problemas de salud subyacentes como la diabetes“, detalló Hodges.

Dijo que su madre ahora estaba ansiosa por vacunarse: “Tiene mucha suerte de aún estar aquí… sé que mi madre se arrepiente mucho de no haberse vacunado. Le daba vergüenza decirle al personal del hospital que no se había vacunado“.

Lee también: Mayores de 18 años ya se pueden registrar para vacunarse contra el Covid-19

Batt-Rawden dijo que las familias suelen preguntar si se podría haber hecho algo para prevenir la situación.

“Sabes que el paciente pudo haber hecho algo con lo que significaría que su vida no está en riesgo, y es una pregunta que nos hacen mucho”, recordó, antes de agregar que en algunos casos los familiares han desalentado activamente a sus seres queridos de vacunarse. Mucha de la desinformación viene de las redes sociales, dijo.

Batt-Rawden dijo que se sentía culpable cuando los pacientes acudían y no estaban protegidos, ya que piensa que “les hemos fallado como sistema y como país”. Dijo que los médicos continuarán hablando, aconsejándole a todos los que están indecisos que se vacunen. “Los efectos secundarios son leves… Escuchen a los médicos que trabajan en cuidados intensivos, porque se nos rompe el corazón cada día y no queremos que terminen aquí.