‘No te castigues’: 10 maneras para sentirte más feliz con tu cuerpo mientras el mundo sale del confinamiento
La confianza es un trabajo en progreso. Foto: Fiordaliso/Getty Images

A medida que se levantan las restricciones por la pandemia, muchos de nosotros estaremos regresando a las oficinas y encontrándonos con amigos por primera vez en mucho tiempo. Es posible que algunos de nosotros no nos veamos de la misma forma en la que lo hacíamos en los tiempos antes del Covid-19. Es posible que hayamos aumentado de peso, o perdido músculo, o simplemente que nos veamos más cansados que antes. Quizás albergamos vagas metas de regresar al mundo con abdominales esculpidos y traseros firmes, pero la vida en una pandemia pone fin a los planes mejor trazados. Entonces, ¿cómo te sientes bien con tu cuerpo a medida que el país comienza a reabrirse? Los expertos opinan.

Lee también: Instagram ‘promueve mensajes de pérdida de peso entre los adolescentes’

Ejerce la autocompasión

“Lo entiendo completamente”, dice Courtney Belle, activista de body positive. “En ocasiones, todos nos sentimos conscientes de nuestros cuerpos. Pero simplemente acabamos de pasar por un momento tan difícil, y es normal que tu cuerpo fluctúe, y eso está absolutamente bien. Los cuerpos cambian todo el tiempo, subir un poco de peso no es lo peor del mundo. No te mortifiques por algo que es completamente normal“.

Date cuenta de que no eres el centro de atención

Es muy importante recordar que las personas están enfrascadas en sus propias vidas e inseguridades y realmente no les importa cómo te ves“, dice Alex Light, defensor de body confidence y la cultura antidieta. “Te importa cómo te ves mucho más que a nadie. Así que eso es algo que debes recordar cuando veas a la gente después del confinamiento”.

Ignora las voces críticas

Dicho esto, aunque la mayoría de las personas no se preocupan por cómo te ves, o ni siquiera notarán una diferencia, hay personas ahí afuera que pueden comentar sobre tu apariencia o hacerte sentir mal sobre ti mismo. Después de que Belle fuera diagnosticada con hipotiroidismo a los 10 años, su familia y amigos la animaron regularmente para perder peso.Mis padres querían que fuera más pequeña“, dice. “No sé si les preocupaba que me hostigaran. Pero tuvo un impacto negativo en mí”. Durante años, Belle tomó pastillas para adelgazar, dejó de comer adecuadamente y probó varios remedios para perder peso. “Me descontrolé”, recuerda. “Llegué al peor punto en el que he estado”.

En ocasiones, la gente todavía dice indirectas, pero, a los 21 años, Belle se dio cuenta de algo: “Ya no podía vivir así”. Decidió trabajar en su relación con la comida y dejar de hacer dieta. “Si la gente se apresura a juzgarme, son ellos los que están proyectando sus propias inseguridades en mí“, afirma. “Les deseo lo mejor. Es su problema, no el mío“.

Encuentra tus verdaderas prioridades

“Todavía estamos en una pandemia global”, dice Judi Craddock, entrenadora de body confidence, “y tu prioridad no debería ser perder peso. Ha habido un montón de personas que esperan perder peso y estar delgadas durante el confinamiento, y ejercen una gran presión sobre sí mismas para tener este cuerpo de ensueño. Pero esa no debería ser tu prioridad número uno. En su lugar, decide qué es importante para ti. ¿Es reconectar con la familia? ¿Nutrir tu salud mental? ¿Retomar tus pasatiempos? Enfócate en estas cosas, en lugar de preocuparte por cómo se ve tu cuerpo”.

Lee también: La-Lista de razones por las que los insectos podrían ser un elemento básico en la dieta

Concéntrate en lo que tu cuerpo puede hacer, no en cómo se ve

La psicología Suzanne Manser es una defensora del movimiento de neutralidad corporal. Muchos de sus clientes luchan por sentirse positivos con respecto a sus cuerpos. “Para muchas personas es muy difícil”, reconoce. “Es más fácil llegar a la neutralidad corporal: centrar tu atención en lo que realmente importa sobre tu cuerpo, que es el hecho de que nos permite vivir, en lugar de cómo se ve”.

Para las personas que se sienten ansiosas respecto a regresar al mundo, Manser las alienta a cambiar su enfoque. “Cuando sientas que odias tu cuerpo“, sugiere, “conéctate con lo que es importante para ti en ese momento. Así que si estás afuera con tus amigos y te sientes incómodo, piensa en lo que estás haciendo. Estás pasando tiempo con tus amigos. Tienes una conexión. Si te preocupa que tus colegas te vean en el trabajo, piensa en lo que es importante para ti respecto a tu trabajo. Intenta alejar tu mentalidad de cualquier enfoque sobre la apariencia de tu cuerpo“.

Recuerda que la confianza es un trabajo en progreso

Creo que la gente a veces asume que me desperté un día y me dije que me sentía bien conmigo“, dice Belle, “y todo fue sencillo a partir de ese momento. Todavía hay muchos obstáculos. Hay algunos días en los que me despierto y pienso: ‘Mi panza es enorme‘. Pero en lugar de pasar horas enfocándome en eso, me digo a mí misma que no voy a pasar el tiempo odiándome por ello“.

Ponte ropa que te haga sentir bien, sin restricciones

Todos tenemos algo en nuestro clóset que nos hace sentir bien. Ahora es el momento de desenterrarlo. “Elige esa ropa que sabes que puedes lucirla cuando estás teniendo un día de mala imagen corporal“, aconseja Light. Craddock le recomienda a sus clientes que no elijan nada ajustado. “Siempre le digo a la gente, asegúrate de que puedas comer una comida adecuada en tu ropa, agacharte y sentarte con ella“, destaca. “De lo contrario, te sentirás incómodo, y eso también desencadenará pensamientos negativos”.

Lee también: Burnout alimenticio: cómo el estrés crónico causado por la pandemia puede alterar y destruir nuestra dieta

Cura tus redes sociales

Todos los expertos recomiendan firmemente realizar una purga de las redes sociales. “Regularmente estamos consumiendo contenido”, explica Light. “Si puedes hacer que el contenido que estás consumiendo sea positivo, tendrá un impacto enormemente beneficioso en tu salud mental“.

Esto le funcionó a Light, quien comenzó como una bloguera de moda, publicando fotos sumamente editadas de ella misma en línea, mientras luchaba en secreto con su imagen corporal y trastornos alimenticios. “He tenido una historia muy difícil con mi imagen corporal”, admite. “Me he recuperado de trastornos alimenticios. Ha sido un viaje tumultuoso. Pero lo que me ayudó enormemente fue encontrar una comunidad de autoaceptación en línea y aprender sobre lo que era la cultura de la dieta”.

Cuanto más aprendió Light sobre las fuerzas comerciales que impulsaban la cultura de la dieta, y tras seguir a los activistas del body positive en línea, más comenzó a silenciarse la voz en su cabeza que le decía que era fea. “Durante mi recuperación”, dice, “comencé a hablar sobre mi progreso y a publicarlo en Instagram. Al principio creía las cosas que publicaba, pero no que eran para mí. Pero entre más hablaba con mujeres de todo el mundo, más comenzaba a creerlas para mí misma. Creo que si yo puedo llegar a un buen punto respecto a mi cuerpo, cualquiera puede hacerlo”.

Reprime la voz poco amable en tu cabeza

Si te sientes culpable por cómo te ves, dice Light, “un ejercicio realmente bueno es preguntarte: ‘¿Le diría esto a un amigo o a un ser querido?’ Si no se lo dirías a nadie más, ¿por qué te lo dirías a ti mismo? Las cosas que nos decimos a nosotros mismos a menudo son impactantes y no se cuestionan”.

Practica la gratitud

Muchas personas han sufrido durante la pandemia: han perdido a sus seres queridos o sus trabajos. “Agradece tu cuerpo“, impulsa Craddock. “Sobre todo si has tenido Covid-19 y te recuperaste de él. Agradece todas las formas en las que tu cuerpo te ha mantenido vivo. Es un vehículo para ayudarte a llevar a cabo tu día a día. Cambia tu enfoque de cómo se ve, hacia lo que hace por ti, y aprecia eso, en su lugar”.