¿Qué es el IPCC y por qué su nuevo informe climático es diferente a los demás?
Los científicos Joeri Rogelj y Piers Forster sostienen carteles en los que se insta a reducir las emisiones de carbono, tras finalizar el importante informe climático de la ONU. Foto: Stella Forster/Reuters

En los últimos 15 días, cientos de científicos especializados en el clima, miles de estudios de investigación, ocho años de trabajo, basados en más de tres décadas de investigaciones anteriores, se han reducido a un solo mensaje: se nos acaba el tiempo.

Los fenómenos meteorológicos extremos se están imponiendo en todas partes del planeta, la atmósfera y los mares se están calentando a un ritmo sin precedentes en la historia de la humanidad y algunas de las consecuencias son irrevocables, según el sexto informe de Evaluación del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), publicado este lunes.

Los científicos concluyeron que solo la reducción drástica de las emisiones de gases de efecto de invernadero en esta década puede evitar que la temperatura global aumente hasta un punto catastrófico.

El IPCC es el organismo mundial de los expertos líderes en el clima, creado en 1988 y encargado de elaborar informes exhaustivos sobre el estado de nuestros conocimientos sobre el clima.

Lee también: Los efectos del cambio climático ‘durarán milenios’, advierte informe

Su primer informe en 1990 advirtió sobre las posibles consecuencias del aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero y fue clave para el establecimiento, dos años más tarde, de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, el tratado matriz del acuerdo de París de 2015.

Desde entonces, los informes se han elaborado aproximadamente cada siete años, siendo este el sexto informe de evaluación. Este lunes solo se publicó la primera parte, que trata de nuestros conocimientos sobre los fundamentos físicos del cambio climático, la ciencia básica subyacente. El próximo año se publicarán otras dos partes, sobre los impactos de la crisis climática y las medidas para reducirlos.

Cada informe tiene miles de páginas , que representan el espectro completo del conocimiento humano sobre el sistema climático, pero se reduce a unos pocos mensajes clave llamados resumen para los responsables de la formulación de políticas (SPM, por sus siglas en inglés), en una reunión de científicos que dura 15 días. Según las normas del IPCC, cofundado por la ONU y la Organización Meteorológica Mundial, los gobiernos también desempeñan un papel clave en esta fase y pueden moderar los hallazgos del SPM.

Esto ha provocado críticas en el pasado, ya que algunos científicos han denunciado que se han suavizado las advertencias y se han dejado de lado los nuevos datos científicos, como la preocupación por los puntos de inflexión en el sistema climático. Sin embargo, también significa que los gobiernos no pueden ignorar las advertencias que ellos mismos han respaldado.

Lee también: Yellowstone: el parque nacional más antiguo de EU amenazado por el cambio climático

La reunión del SPM de este año también duró 15 días, pero fue marcadamente diferente de las sudorosas noches de trabajo que caracterizaron los informes anteriores del IPCC. En lugar de reunirse en persona, los científicos tuvieron que conectarse desde todo el mundo a las sesiones en línea, debido a la pandemia de Covid-19.

En las reuniones anteriores del IPCC, los científicos principales aparecían, desarreglados, sin afeitar (los líderes casi siempre eran hombres) y agotados, agitando notas escritas a mano para anunciar sus conclusiones. Esta vez, el proceso se gestionó mediante videollamadas y sistemas electrónicos de reunión.

Pero aun así fue agotador. Paola Arias, profesora asociada de la Universidad de Antioquia en Colombia, y una de las autoras principales del IPCC, dice: “Estábamos colaborando a nivel mundial, lo que fue bueno porque significó que todos podíamos hablar, pero implicó que, con las diferentes zonas horarias, por lo general alguien tuvo que levantarse a las 2 o 3 de la mañana para empezar mientras que otro estaba terminando su día“.

Joeri Rogelj, director de investigación climática del Instituto Grantham, del Imperial College London, se apresuró el domingo a comprar comida tras informar a los medios de comunicación de todo el mundo. “Mis alacenas están vacías; no he podido comprar nada en 15 días“, dijo.

Una vez que se complete este informe el próximo año, el proceso del IPCC continuará. Los investigadores enviarán artículos para su revisión por pares y su publicación en revistas científicas, y los autores principales del IPCC elegirán los más significativos para su posterior investigación e inclusión en un séptimo informe de evaluación, que probablemente se publique hacia fines de esta década.

Sin embargo, existirá una marcada diferencia entre este informe y el siguiente: este es el último informe del IPCC que se publicará cuando todavía tenemos la posibilidad de evitar los peores estragos del colapso climático.