Entrenadores, médicos, terapeutas: ¿está bien preguntarle a los profesionales si están vacunados?
¿Es correcto preguntar sobre el estado de vacunación o incluso pedir pruebas? Foto: Xinhua/Rex/Shutterstock

Ya es una experiencia cercana y personal que puede ser un poco incómoda. Ahora muchos se encuentran con una nueva pregunta complicada: ¿tienen el derecho a preguntarle a su médico, dentista, entrenador físico, terapeuta o estilista si se han vacunado?

Con la información y la guía oficial cambiando a medida que la variante Delta del coronavirus se propaga rápidamente en Estados Unidos, en gran parte debido a las personas que no están vacunadas, existe cierta confusión sobre la seguridad en algunos lugares donde las personas podrían quitarse su cubreboca, como en los centros de salud o los spas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos cambiaron recientemente su guía sobre el uso de cubrebocas, aconsejando que incluso las personas vacunadas usen cubrebocas dentro de los espacios públicos cerrados en áreas con transmisión “considerable o alta” de Covid-19.

Y el martes pasado, Nueva York se convirtió en la primera gran ciudad de Estados Unidos en anunciar que pronto exigirá pruebas de vacunación contra el Covid-19 no solo para todos los empleados de la ciudad, sino también para todo el público que quiera comer dentro de los restaurantes, ver actuaciones en lugares cerrados o frecuentar el gimnasio.

Lee también: EU prevé una ‘pandemia de no vacunados’, mientras los casos aumentan en todos los estados

Pero surge la pregunta complicada: si las personas deberían preguntar sobre la vacunación en ciertos entornos necesariamente cerrados, y cómo hacerlo.

No solo tienen el derecho legal, sino que creo que tienen la obligación para su propia salud y seguridad de hacer la pregunta“, mencionó Lawrence Gostin, director de la facultad del O’Neill Institute for National and Global Health Law de la Universidad de Georgetown, a Washington Post la semana pasada.

Es una pregunta totalmente apropiada y lógica para hacer a alguien que estará en contacto muy cercano y personal contigo: si se ha vacunado”, agregó.

Brian Labus, epidemiólogo y profesor asistente en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Nevada en Las Vegas, explicó que no había ninguna ley que prohibiera las preguntas.

Lee también: ¿De regreso a los trabajos? Los vacunados ya no serán considerados vulnerables ante el covid

Siempre puedes preguntar esas cosas, solo depende de qué tipo de respuesta vas a obtener y si las crees o no“, comentó a The Guardian.

Y agregó: “Es diferente si eres un cliente versus si eres el empleador o alguien parecido”.

Comentó que los diferentes estados tienen diversas normas sobre la privacidad con respecto a lo que las empresas podrían preguntarle a los empleados.

“Pero si te refieres a únicamente preguntarle a alguien con quien interactúas del diario, ya sea profesional o personalmente, siempre puedes hacer esa pregunta”, agregó.

Dado que la gente puede mentir, uno también podría preguntarse si está bien pedir una evidencia de vacunación. Por ejemplo, si uno quiere ver al médico, y en el consultorio se indica que todos están vacunados, ¿puede un paciente pedir ver pruebas?

“Es algo que puedes preguntar, pero no necesariamente te van a responder eso, ni estarán dispuestos a mostrarte esa prueba. Así que, al igual que un individuo, siempre puedes hacer cualquier pregunta… pero es posible que no obtengas la respuesta que estás buscando“, consideró Labus.

Lee también: ¿Qué sabemos del certificado sanitario del coronavirus?

Un grupo de figuras públicas han afirmado que preguntarle a una persona si está vacunada es una violación a la ley de la privacidad de la salud.

Quizás lo más notorio es que la congresista republicana extremista de Georgia, Marjorie Taylor Greene, dijo que la pregunta de un periodista sobre su estado de vacunación contra el coronavirus constituía “una violación de mis derechos“.

Greene también tuiteó: “Los registros de vacunación, junto con TODOS los registros médicos son privados debido a los derechos” de HIPAA.

HIPAA se refiere a Ley de Portabilidad y Responsabilidad del Seguro Médico de 1996, y una regla de privacidad que se agregó más tarde. HIPAA y esta regla incluyen protecciones que evitan que la “información identificadora de salud” de los pacientes “se comparta sin su conocimiento o consentimiento”.

“La ley, sin embargo, solo se aplica a entidades específicas relacionadas con la salud, como proveedores de seguros, oficinas de compensación de atención médica, proveedores de atención médica y sus socios comerciales”, explicó Washington Post en un artículo anterior.

“HIPAA no aplica para todos, pero la gente tiene un completo malentendido de lo que hace HIPAA”, comentó Labus refiriéndose a la cuestión de preguntar sobre el estado de vacunación.

Ruth Faden, profesora del Instituto de Bioética Johns Hopkins Berman, le comentó al Post que no era correcto actuar de manera beligerante o enojada si alguien no revela su estado de vacunación.

Faden dijo que si no querías estar cerca de una persona porque no conocías su estado de vacunación, simplemente deberías explicárselo de forma cortés.