En Reino Unido no habrá suficientes pavos para Navidad debido al Brexit, advierten productores avícolas
Pavos en la granja Chilcott Turkeys. Foto: Finnbarr Webster / Getty Images

Los productores avícolas de Reino Unido han advertido que la grave falta de personal provocada por el Brexit podría significar que no habrá suficientes pavos para esta Navidad.

Esta semana, el cierre parcial de la cadena de restaurantes Nando’s, así como la reducción en el menú de KFC, han centrado la atención de los consumidores en una crisis laboral agravada por el Covid-19.

El British Poultry Council (BPC) informó que sus miembros, entre los que se encuentran 2 Sisters Food Group –el principal proveedor de pollo para supermercados del país– y KellyBronze Turkeys, le comunicaron que uno de cada seis puestos de trabajo quedó vacante como consecuencia de la salida de los trabajadores de la Unión Europea de Reino Unido después del Brexit.

El director ejecutivo del consejo, Richard Griffiths, comentó que el grupo le escribió este mes a la ministra del Interior, Priti Patel, para solicitarle que el gobierno flexibilice las normas de inmigración, pero todavía no ha recibido respuesta.

La industria avícola emplea a más de 40 milpersonas, pero hay aproximadamente 7 mil vacantes, según la BPC. Esta falta de personal significa que algunos productores de pollo han reducido el volumen de sus líneas de productos y su producción semanal hasta en un 10%, de acuerdo con la carta. La oferta de pavos ha disminuido en una cantidad similar, pero podría reducirse hasta un 20% en Navidad, ya que las empresas temen que no podrán contratar el número habitual de trabajadores de temporada.

Paul Kelly, director general de KellyBronze, empresa dedicada a la producción de pavos de corral desplumados a mano, señaló que los grandes productores optarían por criar menos aves en caso de que no estén seguros de poder contratar a los mil 500 o 2 mil trabajadores adicionales necesarios para desplumar, empaquetar y distribuir las aves en diciembre.

“Habrá una gran escasez porque las empresas no pueden arriesgarse a incubar pavos y llevarlos a la granja si no pueden conseguir el personal necesario para hacer el trabajo”, enfatizó Kelly. “Sería un suicidio financiero. El pavo después del día de Navidad no vale nada“.

Mientras tanto, una décima parte de los 450 restaurantes de Nando’s en Reino Unido están cerrados debido a la escasez de ingredientes principales. La empresa ha asignado 70 empleados a sus proveedores y tiene la esperanza de que todas las sucursales vuelvan a abrir el fin de semana.

La semana pasada, KFC declaró que los problemas en la cadena de suministro estaban afectando sus reservas de alimentos y envases en todo el país. Los supermercados también han tenido problemas para abastecer sus estantes en medio de una seria falta de conductores de camiones que afecta sectores como el de la distribución de lácteos.

“Hemos visto una pérdida de personal en toda la cadena de suministro, sobre todo en nuestras empresas afiliadas”, comentó Griffiths en una entrevista con la BBC. “Nuestros miembros están reportando hasta un 16% de vacantes en este momento como resultado directo de la limitación de las políticas de inmigración“.

Ranjit Singh Boparan, el multimillonario fundador de 2 Sisters, comentó recientemente que la “pingdemia“, que obligó a un gran número de trabajadores sanos a autoaislarse, había enmascarado una industria que ya estaba en crisis debido a la falta de mano de obra relacionada con el Brexit.

Dentro de su personal de 16 mil trabajadores, la mayoría de los cuales trabajan en sus instalaciones de producción de pollo y comida preparada, el 15% de los puestos de trabajo estaban vacantes. El Brexit ha “reducido drásticamente el número de trabajadores disponibles en todo el sector alimentario”, siendo los puestos de trabajo de nivel inicial los más difíciles de cubrir, señaló 2 Sisters. La empresa también se estaba enfrentando al aumento del costo de los ingredientes, la inflación salarial y las ausencias laborales relacionado con el Covid-19, explicó.

“El problema crítico de la mano de obra por sí solo significa que caminamos por la cuerda floja cada semana en este momento”, declaró Boparan, quien advirtió que sin la ayuda del gobierno el desperdicio de alimentos se elevaría “simplemente porque no se puede procesar o distribuir“.

Sin embargo, el sindicato Unite manifestó que el fondo del problema no era ni el Brexit ni el Covid-19, sino las “terribles condiciones salariales y laborales que hacen de la industria del procesamiento de la carne uno de los peores lugares para trabajar en Reino Unido“. “Las condiciones son horribles, y el salario es peor”, detalló Bev Clarkson, su oficial nacional de alimentos, bebidas y agricultura.

La BPC replicó que aumentar los salarios para atraer a los trabajadores nacionales no era la solución. “Por lo general, operamos en zonas con un alto nivel de empleo local, por lo que la disponibilidad de trabajadores locales es limitada, y los trabajadores británicos tienen poco interés en trasladarse desde otras partes del país”, afirmó Griffiths.