OnlyFans abandona sus planes de prohibir el material sexualmente explícito
OnlyFans alcanzó una valoración de más de mil millones de dólares en verano, debido al aumento de su uso durante la pandemia. Foto: NurPhoto/Getty Images

La plataforma OnlyFans cambió de opinión sobre sus planes de prohibir el contenido “sexualmente explícito” después de haber llegado a un acuerdo con sus procesadores de pago, anunció.

La semana pasada, OnlyFans informó que a partir del 1 de octubre prohibiría el material para adultos, provocando la perplejidad de sus usuarios y creadores, que argumentaron que con ello se corría el riesgo de conducir este tipo de trabajos a la clandestinidad.

La empresa anunció en un tuit que ha abandonado esos planes. “Gracias a todos por hacernos saber su opinión. Hemos conseguido las garantías necesarias para apoyar a nuestra diversa comunidad de creadores y hemos suspendido el cambio de política previsto para el 1 de octubre. OnlyFans defiende la inclusión y seguiremos ofreciendo un espacio para todos los creadores“.

Los usuarios enojados culparon inicialmente a OnlyFans por el plan de prohibir el material sexualmente explícito. La empresa, que pertenece en su totalidad al magnate de la pornografía Leo Radivinsky, ha expresado desde hace mucho tiempo su deseo de ir más allá del material para adultos y ofrecer contenidos de mayor interés general. Solo dos días antes de su anuncio de la propuesta de la prohibición, la empresa reveló un nuevo proyecto empresarial, OFTV, el cual trasladaría su plataforma a las televisiones inteligentes por primera vez. Debido a las normas de la plataforma de aplicaciones, los contenidos explícitos quedaban prohibidos en dicho servicio, lo que algunos consideraron un presagio de la existencia de planes más ambiciosos

Pero el martes, el director ejecutivo y cofundador de OnlyFans, Tim Stokely, culpó de la prohibición del contenido pornográfico a los patrocinadores de la empresa. “El cambio de política no nos ha dejado otra opción: la respuesta corta son los bancos“, declaró Stokely al Financial Times en una entrevista.

“Le pagamos a más de un millón de creadores más de 300 millones de dólares cada mes, y asegurarnos de que estos fondos lleguen a los creadores implica recurrir al sector bancario“.

Stokely señaló a un banco en particular, BNY Mellon, por haber marcado y rechazado las transferencias, mientras que otro, Metro Bank, con sede en Reino Unido, cerró las cuentas de la empresa en 2019. BNY Mellon y Metro Bank se negaron a comentar cuando se les preguntó sobre las afirmaciones de Stokely el martes.

OnlyFans también se ve afectada por las nuevas normas de los procesadores de pago, como Mastercard, que pretenden tomar medidas contra los abusos, como el intercambio no consensuado de imágenes sexuales y material de abuso sexual infantil. Los requisitos para los proveedores de contenido para adultos, anunciados por Mastercard en abril, exigen “la verificación de la edad e identidad documentada de todas las personas representadas y de aquellas que suben el contenido” y la revisión previa de su publicación por parte de los propietarios de las plataformas.

“Se preguntarán: ‘¿Por qué ahora?’”, comentó en su momento Mastercard. “En los últimos años, la posibilidad de publicar contenido en el Internet se ha vuelto más fácil que nunca. Todo lo que alguien necesita es un teléfono inteligente y una conexión WiFi”.

La empresa privada OnlyFans alcanzó una valoración de más de mil millones de dólares en verano, debido al aumento de su uso durante el transcurso de la pandemia. Fue popular entre los creadores aficionados por sus tarifas relativamente bajas de suscripción, lo que les permitió quedarse con aproximadamente el 80% de sus ganancias. Cuando se reveló la noticia del plan del cambio, algunos se preocuparon de que estuvieran en peligro de perder su principal fuente de ingresos.

“Este cambio dejará en la calle a los trabajadores que de otro modo podrían permitirse pagar una renta, hará pasar hambre a los hijos de los trabajadores sexuales que de otro modo podrían permitirse alimentarlos, y obligará a los trabajadores que actualmente trabajan a distancia en línea a realizar un trabajo sexual más peligroso en la calle”, declaró la semana pasada a The Guardian Mary Moody, trabajadora sexual por internet y copresidenta de la Association of Adult Industry Laborers and Artists.