Coleccionista compra un NFT falso de Banksy por 300,000 dólares
El NFT se puso a la venta en la plataforma Open Sea. Foto: Rafael Henrique/Sopa Images/Rex/Shutterstock


En retrospectiva, parecía demasiado bueno para ser verdad: la oportunidad de comprar la primera incursión de Banksy en el lucrativo mundo de los tokens no fungibles (NFTs) por solo una fracción de sus disparados precios de mercado.

La pieza (titulada Gran redistribución del desastre del cambio climático) fue suficiente para convencer a un comprador, confusamente llamado Pranksy, para que pagara el equivalente a 300 mil dólares, solo para que le devolvieran las criptomonedas después de lo que pareció ser un elaborado engaño de un estafador.

También se ha calificado como un truco publicitario, pero sean los que sean los motivos, el incidente deja en evidencia la vulnerabilidad del intercambio de los NFT, el cual ya ha recibido críticas por parte de artistas que afirman que sus obras han sido vendidas sin su conocimiento o consentimiento.

La imagen, que muestra una figura fumando frente a unas chimeneas industriales en una aparente reflexión sobre el impacto climático de la moneda digital y el arte, se puso a la venta en la plataforma Open Sea, el “eBay de los NFT”.

El sitio oficial de Banksy tuvo una página, que ya fue eliminada, llamada NFT, que incluía un enlace a un sitio de subastas que vendía una pieza del mismo nombre.

No se parecía en nada a un Banksy, pero el enlace fraudulento convenció a Pranksy –que es conocido por su colección de NFTs de los Top Shots de la NBA– para que ofreciera el equivalente a 300 mil dólares en criptomonedas. Contó que se dio cuenta de que lo habían estafado cuando aceptaron la oferta de inmediato.

“El hecho de que se llevó a cabo en banksy.co.uk fue el motivo por el que oferté”, explicó Pranksy. “Supuse que se trataba de una subasta de tres días y cuando aceptaron mi oferta supe entonces que debía ser falso“.

Señaló que el vendedor terminó devolviendo todo el dinero, a excepción de los gastos de la transacción, que ascendieron a unos 7 mil dólares.

El incidente socava uno de los aspectos que hacen que los NFT sean tan atractivos: el hecho de que ofrecen una autenticidad criptográficamente segura. Pero el problema es que la autenticidad depende de que el vendedor sea quien dice ser.

Otros artistas, como Damien Hirst, han adoptado el mercado de los NFT, pero algunas personas han vendido sus obras sin permiso, y el equipo de Banksy se apresuró a desvincular al artista del engaño. “El artista Banksy no ha creado ninguna obra de arte NFT”, declaró su equipo en un comunicado, sin explicar el modo en que su página web se vio comprometida.

El hecho de que algunos servicios de NFT faciliten la “tokenización” de contenidos ajenos ha preocupado a los artistas. Por ejemplo, algunos permiten a los usuarios convertir cualquier tuit en un activo digital negociable, mientras que las obras de arte se han convertido en artículos populares para la tokenización.

Pranksy detalló que, a pesar de su nombre, no llevaría a cabo un fraude que “pudiera dañar cualquier posibilidad futura de conversar con el equipo de Banksy o con cualquier otro artista sobre los NFT”. En cambio, dijo que el engaño, y la rápida devolución del dinero, apuntan a alguien que pudo estar buscando lograr algo más importante: destacar las vulnerabilidades del comercio de NFT.

“No esperaba que me devolvieran el dinero, parece que el hacker tenía otras intenciones además del dinero”, comentó Pranksy. Cuando se le preguntó cuáles podrían ser esos motivos, añadió: “¿señalar las vulnerabilidades del sitio web y su validación dentro de los NFT?”.

La obra de Banksy ha sido objeto de controversia de NFTs con anterioridad. La pieza Burned Banksy NFT se vendió por aproximadamente 400 mil dólares y mostraba una imagen de un grabado de Banksy titulado Morons.

Originalmente se vendió en una edición de 500 ejemplares, pero se quemó públicamente en el momento en que se acuñó el token, por lo que sus creadores argumentaron que “se trasladó el valor de la pieza física a los NFT“.

Pranksy comentó que esperaba recibir respuesta del equipo de Banksy sobre la seguridad de su sitio web y sobre si fue hackeado, pero añadió que el incidente no redujo su entusiasmo por los NFT.

Comentó: “No he perdido la fe en los NFT tras el incidente. Simplemente me emocionaré un poco menos cuando vea un enlace en la página web de algún artista.