¿Cuáles son los signos reveladores del agotamiento por Covid-19?
Aunque los descansos por agotamiento pueden ser útiles, no son una solución a largo plazo si se regresa de inmediato al mismo entorno estresante. Foto: Dominic Lipinski/PA

Ahora que las empresas reconocen cada vez más que el agotamiento provocado por la pandemia es un problema apremiante que debe abordarse, ¿cuáles son los síntomas y qué pueden hacer los empleados exhaustos para recuperarse?

El Dr. Rajvinder Samra, psicólogo y profesor de salud en la Open University, describe el agotamiento como “los efectos del estrés crónico y agudo durante largos periodos de tiempo” y explica que suele manifestarse de tres formas: desgaste emocional, falta de energía y cinismo o desapego al trabajo.

“Puedes sentirte excesivamente cansado, agotado, frustrado o fatigado con mayor facilidad. También puedes sentirte más distante, como si te importara menos el trabajo”, explica.

Es el cuerpo que intenta adaptarse y protegernos. Pero en última instancia, no es nada bueno para nuestro trabajo ni para nosotros mismos si nos preocupamos menos por nuestros colegas y clientes”.

Una vez que alguien comprueba que posiblemente sufre de agotamiento, existen muchas formas para afrontar el problema, pero la clave es incluir un periodo diario de recuperación y distanciamiento del estrés.

“Existen muchos consejos generales para afrontar el estrés, como salir a pasear, pero piensa en lo que te ha funcionado en el pasado. En lugar de considerar lo que la sociedad te dice que debe desestresarte, confía en que tú sabes mejor que nadie cómo relajarte“.

Aunque los descansos por agotamiento pueden ser útiles de inmediato, no son una solución a largo plazo si se regresa de inmediato al mismo entorno estresante, añadió.

En el trabajo, sugiere “agrupar” las tareas que parecen inútiles pero que hay que hacer juntas para que exista una sensación de satisfacción cuando las completes. También sugiere intentar “crear un trabajo”, es decir, intentar moldear el trabajo en torno a las cosas que se adaptan a uno, reconociendo que es posible que exista un intercambio con los colegas.

Si los trabajadores tienen la suerte de que se les dé tiempo libre para combatir el agotamiento, sugiere hacer un plan sobre qué quieren hacer durante ese tiempo. “Ese control sobre tu día, que tal vez no lo tengas en el trabajo, nos ayuda a fortalecernos y a aumentar nuestra satisfacción”.

Para algunas personas, el descanso forzado puede significar dar un paseo, escuchar música, leer un libro o meditar, pero para otras puede ser mejor utilizar una técnica llamada “maestría” para desconectarse, tal vez enfocándose en aprender a tocar un instrumento musical o un idioma.

Si es posible, desconéctate de las redes sociales si las consideras estresantes así como del correo electrónico, y comunícaselo a tu equipo y a tu jefe. Y no utilices ese tiempo precioso para “ponerte al día” con una montaña de trabajos, comenta Samra.

“Presionarte a ti mismo y tener grandes expectativas empeorará el estrés, así que intenta no hacerlo durante tu tiempo de recuperación. Sé más amable contigo mismo: son solo unos días.