No hay investigación penal sobre la entrevista de Martin Bashir a Lady Di, dice la policía
Diana, princesa de Gales, durante su entrevista en Panorama con Martin Bashir. Foto: BBC/PA

La policía metropolitana no iniciará una investigación penal en relación con la entrevista que realizó en 1995 el entonces periodista de la BBC Martin Bashir a Diana, la princesa de Gales, según anunció el cuerpo policial.

La decisión se tomó después de analizar el informe de Lord Dyson sobre el controvertido documental, en el que se concluyó que Bashir actuó de forma “engañosa” al encargar estados de cuenta bancarios falsos para conseguir la entrevista, y en el que se criticó la investigación interna de la BBC sobre el asunto.

Scotland Yard informó en marzo que no iniciaría una investigación penal, pero indicó que desde entonces evaluó el contenido del informe independiente de 127 páginas del exjuez del Tribunal Supremo John Dyson, que se publicó dos meses después.

En un comunicado, el cuerpo de policía informó: “En marzo de 2021, el Servicio de Policía Metropolitana (MPS) determinó que no era apropiado iniciar una investigación penal sobre las acusaciones de actividad ilícita en relación con un documental emitido en 1995.

“Tras la publicación del informe de Lord Dyson en mayo, los detectives especializados analizaron su contenido y examinaron detenidamente la ley, contando una vez más con el asesoramiento jurídico independiente de Treasury Counsel, así como la consulta con la Fiscalía de la Corona.

“Como resultado, el MPS no detectó pruebas de actividades que constituyeran un delito penal y, por lo tanto, no tomará más medidas“.

El informe de Dyson determinó que Bashir incurrió en un “comportamiento engañoso” al encargar el estado de cuenta bancario falso, el cual constituyó una “grave violación” de las normas editoriales de la BBC. Mostró los documentos falsos a Earl Spencer, para conseguir su confianza y para que le presentara a Bashir a su hermana, descubrió el informe. Al conseguir acceso a Diana de esta forma, Bashir pudo persuadirla para que aceptara conceder la entrevista.

El informe también critica la conducta de Tony Hall, exdirector general de la corporación, a quien se acusó de supervisar una investigación interna defectuosa y “deplorablemente ineficaz” sobre el asunto. Como entonces director de BBC News, Hall estuvo consciente de que Bashir contó “mentiras serias e inexplicables” sobre lo que hizo para obtener la entrevista exclusiva mundial.

Cuando otros medios de comunicación comenzaron a plantear preguntas sobre cómo la BBC logró convencer a la princesa para que hablara, Dyson señaló que la corporación “encubrió en sus registros de prensa” lo que conocía.
El informe concluyó: “Sin justificación alguna, la BBC no respetó los altos niveles de integridad y transparencia que la caracterizan”.

Una carta de 1995 de la princesa Diana, que se publicó como prueba, afirmó que no tenía “ningún remordimiento” en relación con el asunto.

La entrevista con Bashir para el programa Panorama constituyó una gran primicia para la BBC. En ella, la princesa declaró: “Éramos tres en este matrimonio“.

El duque de Cambridge y el duque de Sussex emitieron fuertes declaraciones después de la publicación del informe. William y Harry condenaron a la BBC por la forma en que trató a su madre, afirmando que la entrevista alimentó su “miedo, paranoia y aislamiento” y que una “cultura de explotación y prácticas poco éticas que en última instancia acabaron con su vida”.

Posteriormente, Hall comentó que lamentaba “profundamente” el “daño” causado por el escándalo de la entrevista, pero negó que la “BBC haya encubierto” la información. La corporación también se disculpó con el denunciante que trató de exponer los métodos de Bashir. La corporación marginó al diseñador gráfico Matt Wiessler después de plantear que el periodista utilizó estados de cuenta bancarios falsos que él mismo creó para Bashir con el fin de persuadir a Diana para que realizara la entrevista.

En una declaración tras la publicación del informe, Bashir señaló: “Reitero que los estados de cuenta bancarios no influyeron en absoluto en la decisión personal de la princesa Diana de participar en la entrevista.