Las niñas negras en Inglaterra ‘tienen el doble de probabilidades de ser excluidas de las escuelas que las niñas blancas’
El informe incluye relatos de cómo las jóvenes con frecuencia son excluidas después de haber sufrido hostigamiento sexual. Foto: Peter Lopeman/Alamy

Algunas niñas negras y de minorías étnicas en Inglaterra tienen más del doble de probabilidades de sufrir exclusión escolar en comparación con contrapartes blancas, de acuerdo con un informe.

Los activistas por la igualdad alertan sobre los hallazgos, los cuales revelan que el número de niñas excluidas de la educación aumenta a un ritmo significativamente mayor que el de los niños.

Los datos descubiertos por Agenda, una alianza de más de 50 organizaciones benéficas que defienden a las mujeres y las niñas más excluidas, a través de una solicitud de libertad de información al Departamento de Educación, revelan que las niñas negras del Caribe fueron excluidas permanentemente de la escuela a un ritmo que duplicó el de las niñas blancas británicas durante el año académico 2019-20, y que se triplicó en el caso de las niñas mixtas blancas y caribeñas.

Durante el mismo periodo, las niñas de las comunidades gitana, romaní y nómada experimentaron tasas de exclusión permanente cuatro veces superiores a las de las niñas británicas blancas.

Si bien los niños siguen experimentando mayores tasas de exclusión en general, el informe señala que el número de niñas excluidas está aumentando, ya que las exclusiones permanentes de las niñas aumentaron en un 66% en los últimos cinco años, en comparación con un aumento del 32% entre los niños durante el mismo período de tiempo.

Las cifras han dado lugar a peticiones para que el Departamento de Educación publique regularmente los datos relacionados con las exclusiones escolares desglosados por sexo y etnia, y para que emprenda acciones sobre las diferencias raciales detectadas.

El informe también incluye relatos personales de cómo las niñas y las jóvenes con frecuencia se ven excluidas de la educación después de haber sufrido acoso y abusos sexuales no atendidos, problemas de salud mental y racismo. El reporte sugiere que los estereotipos negativos que se atribuyen a las niñas y jóvenes negras, y a aquellas de origen étnico minoritario, son un factor crítico en su exclusión.

Marie, de 23 años, comentó a Agenda que cuando estaba en la escuela compartieron una imagen sexual sin su consentimiento. Explicó: “Ese fue el comienzo del infierno… A partir de ahí, me excluyeron unas cuantas veces, simplemente por pequeñas cosas, como por alertar, faltar y cosas por el estilo. Sentí que me había ganado un estereotipo. Como ‘chica negra y ruidosa’, y eso no se tolera”.

“En lugar de que me preguntaran: ‘¿Qué pasa… estás bien? Una vez me preguntaron sobre la asesoría escolar… Fue después de un tiempo… No me comprometí con ello”.

Jemima Olchawski, directora general de Agenda, señaló: “Las niñas y jóvenes negras y de minorías nos dicen que no las escuchan y que los estereotipos racistas hacen que se ignoren sus necesidades. Considerando los daños a largo plazo asociados a la exclusión, no podemos permitir que esta tendencia continúe”.

“Nos encontramos ante una crisis que se produce una vez por generación y el plan de recuperación del gobierno debe reflejar la magnitud del desafío. Debe contemplar las formas en que las desigualdades raciales contribuyen a la exclusión escolar de las niñas negras y de las minorías, e invertir en servicios especializados que sean capaces de tratar el impacto del trauma y la desventaja que han experimentado”.

Un miembro del personal de una escuela alternativa señaló: “Creo que muchas chicas luchan en silencio y a menudo pueden pasar más desapercibidas que los chicos. En mi experiencia, en ocasiones los chicos son más propensos a decir que están atrapados en algo o que están haciendo algo que no deberían, pero esto no ocurre mucho con las chicas. Ellas necesitan esa red de apoyo desde el principio y con frecuencia no la tienen, lo que puede aumentar su vulnerabilidad al riesgo de exclusión“.

Un vocero del Departamento de Educación señaló: “Apoyamos a los directores para que suspendan o excluyan permanentemente a los alumnos cuando esto ayude a mantener la calma en las aulas y a obtener lo mejor de cada niño, pero esto solo debe utilizarse como último recurso. Esperamos que el personal considere todas las causas subyacentes del mal comportamiento antes de tomar esta decisión“.

“Sabemos que los niños y jóvenes de ciertos orígenes tienen más probabilidades de ser excluidos; por eso estamos trabajando para ofrecer resultados significativamente mejores para los niños y jóvenes que reciben servicios alternativos, que son los que corren mayor riesgo de exclusión permanente”.