Más de 150 líderes empresariales mundiales piden el fin de la pena de muerte
La entrada a la 'cámara de la muerte' en la unidad de Huntsville del Departamento de justicia penal de Texas. Foto: Paul Buck/AFP vía Getty Images

Más de 150 líderes empresariales de todo el mundo firmaron una declaración en la que piden que se ponga fin a la pena de muerte en todo el mundo y critican la pena capital por perpetuar la desigualdad.

La declaración, que forma parte de la campaña Líderes empresariales contra la pena de muerte, se presentó por primera vez en marzo en el festival virtual South by Southwest por Richard Branson, uno de los fundadores de la campaña. Entre los primeros firmantes se encontraban el multimillonario magnate de la moda Francois-Henri Pinault, Ben Cohen y Jerry Greenfield de Ben & Jerry’s, Arianna Huffington y los dirigentes de Unilever y Bayer.

Antes del Día Mundial contra la Pena de Muerte el 10 de octubre, la campaña anunció que más de 100 firmantes adicionales han respaldado la declaración, entre ellos se encuentran Paul Graham, cofundador de Y Combinator, y Sally Jewell, exsecretaria del Interior de Estados Unidos y exdirectora ejecutiva de la empresa de artículos de ocio REI.

“Como una forma de castigo irreversible y extrema, la pena de muerte es inhumana, y no es compatible con la dignidad humana. Su abolición mundial es un imperativo moral que toda la humanidad debe apoyar”, se lee en la declaración.

Más de 170 Estados miembros de la ONU han abolido la pena de muerte en la ley o en la práctica. En Estados Unidos, 23 estados han prohibido la pena de muerte y cuatro han establecido suspensiones de las ejecuciones. Más de una docena de Estados no han aplicado la pena de muerte desde hace años.

Aunque las ejecuciones se han vuelto poco frecuentes en Estados Unidos, todavía se producen unas cuantas cada año. En 2020 se ejecutaron 17 personas, incluidas 10 personas que fueron ejecutadas por cargos federales. Este año se han producido siete ejecuciones hasta la fecha, incluida la de Ernest Johnson en Missouri el 5 de octubre, a pesar de las peticiones de clemencia, incluso del papa Francisco.

Celia Ouellette, directora ejecutiva de Responsible Business Initiative for Justice, una organización sin fines de lucro que ayudó a coordinar la campaña, comentó que espera que el nuevo grupo de firmantes otorgue impulso a las campañas para terminar con la pena de muerte en Estados Unidos.

La controversia sobre la pena de muerte se ha reducido enormemente“, comentó Ouellette. “La pena de muerte solía ser un tema políticamente muy delicado del que la gente huía tan rápido como podía”.

Los activistas contra la pena de muerte se han enfocado en presionar a Joe Biden para que cumpla su promesa de campaña de aprobar una ley que ponga fin a la pena de muerte a nivel federal. Aunque el departamento de justicia de Biden restableció la suspensión de todas las ejecuciones federales, que el gobierno de Trump levantó previamente para llevar a cabo una serie de controvertidas ejecuciones, el presidente no ha tomado hasta ahora ninguna otra medida para abordar la pena de muerte.

“Todavía no hemos presenciado ningún tipo de acción significativa y duradera procedente de su administración”, señaló Ouellette. “Que no se ejecute a nadie ahora no significa que el próximo presidente no vaya a ejecutar a nadie”.

Aunque la legislación a nivel federal es escasa, los gobiernos estatales han prohibido lentamente durante varios años la pena de muerte, especialmente porque poner fin a la pena capital se ha convertido en una cuestión cada vez más bipartidista. Más recientemente, Virginia se convirtió en febrero en el primer estado del sur en prohibir la pena de muerte. Actualmente se están debatiendo leyes similares en las legislaturas estatales de Utah y Ohio.

“Tengo una gran esperanza en nuestro estado de que pondremos fin a la pena de muerte”, comentó John Rush, propietario de un negocio con sede en Columbus, Ohio, y uno de los nuevos firmantes de la campaña. “Es extremadamente importante que la comunidad empresarial mantenga el impulso… para poder seguir fomentando el impulso”.