Revelaciones de Facebook: ¿qué sabemos de los documentos internos?
Frances Haugen, exempleada de Facebook, testifica el lunes ante la comisión mixta de los Comunes sobre el proyecto de ley de seguridad en internet. Foto: PRU/AFP/Getty Images

Facebook se ha encontrado en el centro de una serie de revelaciones perjudiciales después de que una denunciante publicó decenas de miles de documentos internos y testificó sobre el funcionamiento interno de la empresa ante los senadores estadounidenses.

Frances Haugen dejó Facebook en mayo con una serie de memorándums e investigaciones que expusieron el funcionamiento interno de la empresa y el impacto de sus plataformas en los usuarios. El Wall Street Journal publicó en septiembre los primeros artículos basados en dichos documentos.

Acerca de la incapacidad de Facebook para actuar contra los contenidos nocivos, Haugen proporcionó más pruebas en su testimonio ante los senadores estadounidenses el 5 de octubre, en el que acusó a la empresa de anteponer “las ganancias astronómicas por encima de las personas”. El lunes también testificó frente a miembros del Parlamento y homólogos en Reino Unido, mientras un consorcio de organizaciones periodísticas publicaba una nueva serie de artículos basados en los documentos.

Los productos de Facebook, la plataforma homónima, la aplicación para compartir fotos Instagram, Facebook Messenger y el servicio de mensajería WhatsApp son utilizados por 2 mil 800 millones de personas al día y la empresa generó un ingreso neto, un indicador estadounidense de ganancias, de 29 mil millones de dólares el año pasado.

Esto es lo que conocemos a través de los documentos y de Haugen, desde que se dieron a conocer las revelaciones el mes pasado.

Salud mental de adolescentes

Las revelaciones más dañinas se centraron en el impacto que tiene Instagram en la salud mental y el bienestar de las adolescentes. Una investigación interna demostró que, en el caso de las adolescentes que ya estaban pasando por “momentos difíciles”, una de cada tres consideraba que Instagram empeoraba sus problemas corporales. Otra diapositiva indica que una de cada tres personas que tenían problemas con el uso de las redes sociales consideraba que Instagram los empeoraba, y una de cada cuatro dijo que empeoró los problemas con la comparación social

Facebook describió los informes sobre la investigación, publicados por el Wall Street Journal en septiembre, como una “tergiversación” de su trabajo interno. Sin embargo, la investigación sobre Instagram ha impulsado a los políticos de ambos lados del Atlántico a intentar frenar a Facebook.

Violencia en los países en desarrollo

Violencia en países en desarrollo

Haugen alertó que Facebook está fomentando la violencia étnica en países como Etiopía y no está tomando medidas suficientes para detenerla. Comentó que el 87% del gasto para combatir la desinformación en Facebook se destina a contenidos en inglés, cuando solo el 9% de los usuarios son angloparlantes. De acuerdo con el sitio de noticias Politico, solo se detectó el 6% del contenido de odio en árabe en Instagram antes de que llegara a la plataforma.

Haugen declaró en el Congreso el 5 de octubre que el uso por parte de Facebook de la clasificación basada en la interacción, en la cual la plataforma clasifica una parte del contenido, y determina si la sitúa ante los usuarios de acuerdo con la cantidad de interacciones que recibe de la gente estaba poniendo en peligro las vidas de las personas. “Facebook… sabe, lo ha admitido en público, que la clasificación basada en la interacción es peligrosa sin sistemas de integridad y seguridad, pero después no extendió esos sistemas de integridad y seguridad a la mayoría de los idiomas del mundo. Y eso es lo que está provocando situaciones como la violencia étnica en Etiopía”, señaló.

Cambios de algoritmo que causan división

En 2018, Facebook cambió la forma en la que personalizaba el contenido para los usuarios en su función de feed de noticias, una parte clave de la experiencia de las personas en la plataforma. El énfasis en impulsar las “interacciones sociales significativas” entre amigos y familiares significó que el feed se orientó hacia el material compartido, que con frecuencia presentaba desinformación y toxicidad. “La desinformación, la toxicidad y el contenido violento predominan desmesuradamente entre los reenvíos“, indicó la investigación interna. Facebook informó que contaba con un equipo de integridad que combatía el contenido problemático “con la mayor eficacia posible”.

Abordar las falsedades sobre las elecciones presidenciales de EU

El New York Times informó que una investigación interna mostró cómo, en determinado momento después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos del año pasado, el 10% de todas las visualizaciones de material político en Facebook, un porcentaje muy alto para la plataforma, correspondieron a publicaciones que alegaban que la victoria de Joe Biden era un fraude. Una revisión interna criticó los intentos para combatir a los grupos “Stop the Steal”, que difundían afirmaciones de que las elecciones fueron manipuladas. “La aplicación de la ley fue poco sistemática”, señaló la investigación. Las revelaciones han reavivado la inquietud sobre el papel de Facebook en los disturbios del 6 de enero.

Facebook manifestó: “La responsabilidad por los actos de violencia ocurridos… recae en quienes atacaron nuestro Capitolio y en quienes los alentaron”. Sin embargo, el Wall Street Journal también informó que los sistemas automatizados de Facebook estaban eliminando las publicaciones que generaban solo un 3-5% de las visualizaciones totales del discurso de odio.

Personal de Facebook descontento

Entre los archivos revelados por Haugen figuran testimonios de docenas de empleados de Facebook frustrados por la incapacidad de la empresa de reconocer los daños que genera o de apoyar adecuadamente las iniciativas para mitigar o prevenir esos daños. “Somos FB, no una empresa emergente ingenua. Con los recursos sin precedentes que tenemos, deberíamos hacerlo mejor”, escribió un empleado citado por Politico tras el atentado del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos.

“Nunca olviden el día en que Trump bajó por la escalera eléctrica en 2015, pidió que se prohibiera la entrada de los musulmanes a Estados Unidos, determinamos que violaba nuestras políticas y, sin embargo, anulamos explícitamente la política y no retiramos el video”, escribió otro. “Existe una línea directa que se puede trazar desde ese día hasta hoy, uno de los días más oscuros en la historia de la democracia… La historia no nos juzgará amablemente“.

Facebook tiene problemas para retener a los usuarios jóvenes

Una parte de la denuncia presentada por los abogados de Haugen ante el organismo de control financiero estadounidense hace referencia a que los usuarios jóvenes de “economías más desarrolladas” utilizan Facebook en menor medida. Esto constituye un problema para una empresa que depende de la publicidad para obtener sus ingresos, ya que los usuarios jóvenes, con hábitos de gasto sin formar, pueden resultar lucrativos para los anunciantes. La denuncia cita un documento interno en el que se afirma que los usuarios adolescentes y adultos jóvenes (de 18 a 24 años) de Facebook “han disminuido desde 2012-13” y “solo los usuarios de 25 años o mayores incrementan su uso de Facebook“. Otras investigaciones revelan que “la interacción está disminuyendo entre los adolescentes de la mayoría de los países occidentales y de varios países no occidentales”.

Haugen señaló que la interacción era un indicador clave para Facebook, ya que significaba que los usuarios pasaban más tiempo en la plataforma, lo que a su vez atraía a los anunciantes que se dirigían a los usuarios con anuncios que representaban 84 mil millones de dólares de los 86 mil millones de dólares de ingresos anuales de la empresa. El lunes, Bloomberg indicó que el “tiempo de permanencia” de los adolescentes estadounidenses en Facebook disminuyó un 16% año tras año, y que los adultos jóvenes de Estados Unidos también pasaban un 5% menos de tiempo en la plataforma.

Facebook está diseñado para el contenido divisorio

El lunes, el New York Times informó sobre un memorándum interno en el que se advertía que la “mecánica central del producto” de Facebook, o su funcionamiento básico, permitió que el discurso de odio y la desinformación aumentaran en la plataforma. El memorándum añadía que las funciones básicas de Facebook “no eran neutrales“.

“También tenemos pruebas convincentes de que la mecánica central de nuestro producto, como la dinámica, las recomendaciones y la optimización para la interacción, son una parte significativa de por qué este tipo de discurso florece en la plataforma”, señaló el memorándum de 2019.

Un vocero de Facebook comentó: “En el fondo de estas historias existe una premisa que es falsa. Sí, somos un negocio y obtenemos ganancias, pero la idea de que lo hacemos a expensas de la seguridad o el bienestar de las personas malinterpreta en qué consisten nuestros propios intereses comerciales. La verdad es que hemos invertido 13 mil millones de dólares y contamos con más de 40 mil personas para realizar un solo trabajo: mantener a la gente segura en Facebook“.

Facebook evita enfrentamientos con políticos estadounidenses y organizaciones periodísticas de derecha

Un documento observado por el Financial Times reveló que un empleado de Facebook afirmó que el equipo de políticas públicas de Facebook bloqueaba las decisiones de eliminar publicaciones “cuando consideran que podrían perjudicar a poderosos actores políticos“. El documento indicaba: “En múltiples casos, la decisión final sobre si una publicación destacada viola una determinada política escrita la toman los altos ejecutivos, en ocasiones Mark Zuckerberg“. El memorándum indicaba que las medidas para eliminar el contenido de los infractores reincidentes de la normativa de Facebook, como los autores de la derecha, con frecuencia eran revocadas porque los editores podían tomar represalias.

La serie de artículos publicados el lunes se basó en las declaraciones realizadas ante la Comisión de Bolsa y Valores, el organismo de control financiero de Estados Unidos, y proporcionadas al Congreso de forma redactada por el asesor jurídico de Haugen. Un consorcio de organizaciones periodísticas, entre ellas el New York Times, Politico y Bloomberg, obtuvieron las versiones redactadas.

Kari Paul contribuyó con información.