Meghan es objeto de una campaña de odio coordinada en Twitter, revela informe
Harry y Meghan en un evento en Central Park, Nueva York, en septiembre. El análisis reveló que el 80% de los insultos contra la pareja estaban dirigidos a ella. Foto: Angela Weiss/AFP/Getty Images

La duquesa de Sussex, que ha comentado que evita las redes sociales por “mi propia autopreservación”, es objeto de una campaña de odio y desinformación en Twitter, según un nuevo informe.

Tanto ella como el príncipe Harry, que son defensores de redes sociales más saludables, han sido objeto de ataques en la plataforma, y Meghan ha recibido alrededor del 80% de los ataques, según el proveedor de análisis de Twitter Bot Sentinel.

Se analizaron 114 mil tuits relacionados con la pareja y se identificaron 83 cuentas que supuestamente eran responsables del 70% de los tuits antisussex más agresivos.

“Nuestro análisis nos permitió identificar 55 cuentas con un único objetivo que identificamos como las cuentas de odio principales y 28 cuentas de odio secundarias que principalmente reforzaban las cuentas principales”, señaló el informe. Puesto que las cuentas contaban con un total de 187 mil 631 seguidores, a través del uso de herramientas analíticas Bot Sentinel calculó “un alcance potencial único combinado de 17 millones de usuarios“.

Algunos tuits utilizaban un lenguaje racista codificado. El patrón de interacción entre las cuentas no era “orgánico”, indicó el informe, lo que sugiere un esfuerzo coordinado para amplificar el acoso a la pareja. Al parecer, la mayoría de ellas fueron creadas por seres humanos, dijo Christopher Bouzy, director ejecutivo de Bot Sentinel. Comentó al Washington Post: “Buscamos cuentas automatizadas y encontramos muy poca evidencia de actividad de bots”.

Cuatro de las 55 cuentas principales destacadas en el informe fueron suspendidas por Twitter, señaló el Washington Post. Al parecer, Twitter no encontró evidencia de una coordinación generalizada, el uso de múltiples cuentas por parte de una sola persona u otras tácticas de manipulación de la plataforma, informó el Washington Post.

Bouzy comentó que se registró una notable disminución de la actividad dirigida a la pareja poco después de la publicación del informe. Bot Sentinel es un sitio web financiado de forma colectiva y un complemento de navegador creado en 2018 para analizar las cuentas de Twitter e identificar la actividad que viola los términos de servicio de la plataforma.

Bouzy explicó a BuzzFeed News que la campaña antiMeghan en Twitter no se parecía a nada que él o su equipo hubieran observado antes. “No hay ningún motivo“, señaló, comparando la campaña antiMeghan con otras campañas de desinformación y acoso en Twitter, tales como el movimiento #StopTheSteal para anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 en Estados Unidos, o la campaña para sacar a la actriz Amber Heard de la secuela de Aquaman a raíz de las acusaciones de abuso que presentó contra ella su exesposo, Johnny Depp. “¿Son personas quienes la odian? ¿Es racismo? ¿Están intentando dañar la credibilidad (de Harry y Meghan)? Tu suposición es tan buena como la nuestra”.

Esta campaña proviene de gente que sabe cómo manipular los algoritmos, manipular Twitter, mantenerse bajo el radar para evitar la detección y la suspensión. Este nivel de complejidad viene de gente que sabe cómo hacer estas cosas, personas a las que se les paga por hacer estas cosas”.

Harry y Meghan mencionaron la toxicidad de las redes sociales como un factor en su decisión de apartarse de sus funciones como miembros activos de la realeza. En 2019, el Palacio de Buckingham, Clarence House y el Palacio de Kensington emitieron nuevas normas respecto a las redes sociales para disuadir a los trolls, en especial los insultos personales llenos de odio dirigidos a Meghan y a la duquesa de Cambridge.

Se contactó al vocero de los duques de Sussex para sus comentarios.