El presidente de la Cop26 pide ‘desterrar fantasmas del pasado’ y hacer nuevos compromisos climáticos
Los miembros del grupo Extinction Rebellion se unen a los grupos de peregrinos que caminaron hacia Glasgow para crear conciencia sobre la crisis climática. Foto: Ian Forsyth/Getty Images

Alok Sharma, presidente de la cumbre climática COP26, pidió a los líderes mundiales que “destierren los fantasmas del pasado” y presenten nuevos compromisos para reducir las emisiones, ya que el mundo se está quedando sin tiempo para mantener el calentamiento por debajo de 1.5°C.

Mientras los líderes se preparaban para volar para la cumbre de Glasgow, Sharma no pudo asegurar que el evento que durará dos semanas terminará con un acuerdo para mantener esa perspectiva. Como nación anfitriona, Reino Unido es responsable de supervisar las negociaciones e intentar obtener compromisos significativos de los representantes de los casi 200 países asistentes.

Sharma, antiguo secretario de negocios de Reino Unido, comentó a Trevor Phillips de Sky News: “Eso es lo que pretendo y creo que lo que siempre he dicho es que lo que necesitamos conseguir al salir de Glasgow es decir con credibilidad que hemos mantenido vigente el 1.5°C. Ese 1.5°C es realmente importante”.

“Conocemos por el IPCC [el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático] que ya nos encontramos en un calentamiento global de 1.1°C por encima de los niveles preindustriales”.

“Con 1.5°C, habrá países en el mundo que quedarán bajo el agua y por eso necesitamos llegar a un acuerdo aquí sobre cómo afrontar el cambio climático en la próxima década“.

Un mundo sobrecalentado provocaría un aumento calamitoso del nivel del mar, olas de calor cada vez más intensas y sequías cada vez más prolongadas que dejarían a decenas de millones de personas sin hogar ni alimentos.

Los delegados de casi 200 países participarán en la elaboración de un acuerdo para evitar estos escenarios, aunque los expertos en climatología han advertido que tienen muy poco margen o tiempo para maniobrar. La temperatura promedio mundial ya ha aumentado a 1.1°C desde la Revolución Industrial y solo una estricta reducción de las emisiones evitará que ese aumento supere los 1.5°C.

Sin embargo, se espera que los países en desarrollo, enfurecidos por los recientes recortes de la ayuda exterior del Reino Unido, se enfrenten a los países más ricos por la financiación que, según los primeros, deberían recibir para ayudarlos a incorporar las tecnologías ecológicas necesarias para sustituir sus centrales eléctricas de carbón y petróleo.

Al mismo tiempo, los Estados árabes desean seguir perforando en busca de petróleo durante el mayor tiempo posible, mientras que los Estados insulares del Pacífico, que pronto podrían verse extintos por el rápido aumento del nivel del mar, pretenden que se detenga rápidamente la extracción de todos los combustibles fósiles. Será tarea de Boris Johnson y Sharma garantizar un acuerdo entre estos grupos en pugna.

En una ronda de entrevistas televisadas, Sharma comentó que todos los países, especialmente los del G20, debían trabajar más en la reducción de emisiones, cuando se le preguntó si China e India, en concreto, debían tomar más medidas.

En relación con Reino Unido, no respaldó explícitamente la sugerencia de George Eustice, secretario de Medio Ambiente, de que se aplicaran impuestos sobre la carne para reducir el consumo. Comentó que “a nivel personal creo más en la motivación positiva que en la negativa”.

Cuando se le preguntó por la credibilidad de Reino Unido para afrontar la crisis climática en caso de que se autorice un nuevo yacimiento petrolífero en Cambo, al oeste de las islas Shetland, Sharma señaló que los expertos reconocieron que incluso una economía de cero neto necesitaría algún suministro de petróleo y gas.

Sin embargo, el presidente de la COP26 señaló que el país tendría que “esperar y ver” si se aprueba el yacimiento.

Reino Unido tiene previsto recibir a 120 líderes nacionales en Glasgow para un evento de dos días de duración al comienzo de la cumbre, pero se teme que las tensas relaciones diplomáticas entre Gran Bretaña y Francia sobre los derechos de pesca puedan hacer fracasar los avances.

En su intervención desde la reunión del G20 en Roma antes de la conferencia, el primer ministro británico comentó que la cumbre sería “el momento de la verdad del mundo” y podría marcar “el principio del fin del cambio climático”. Johnson añadió: “La pregunta que todo el mundo se hace es si aprovecharemos este momento o lo dejaremos escapar”.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales