Astroworld: el rapero Travis Scott ‘devastado’ tras las muertes en el festival en Texas
Foto: Instagram @travisscott

El rapero Travis Scott dijo estar devastado después de que ocho personas murieron en su festival de música Astroworld e instó a quienes tengan información a contactar a las autoridades que iniciaron al menos dos investigaciones, una de ellas criminal.

Ocho personas, de entre 14 y 27 años, murieron y decenas más resultaron heridas el viernes en una carrera hacia el escenario poco después de las 9 pm, mientras Scott estaba actuando.

Las autoridades dijeron que estaban realizando las autopsias lo antes posible para que los cuerpos pudieran ser devueltos a las familias. Se espera que las identidades de algunos de los fallecidos sean dadas a conocer este domingo.

Los investigadores consideran revisar los videos para averiguar qué causó el aumento hacia el frente de la multitud y por qué las personas parecían estar atrapadas.

El análisis inicial del Washington Post sugirió que el concierto continuó durante aproximadamente una hora después de que los primeros miembros de la audiencia parecían estar angustiados. El material examinado por el periódico registró varios intentos de personas para hacer sonar la alarma, pero fueron opacados por la actuación de Scott.

En declaraciones en Twitter e Instagram, Scott dijo que la policía cuenta con todo su apoyo mientras “investigaban esta trágica pérdida de vidas” y que él trabajaría para “curar y apoyar” a las familias necesitadas. Agregó que no podía “simplemente imaginar la gravedad de la situación” desde el escenario.

Estoy absolutamente devastado por lo que sucedió anoche. Mis oraciones están con las familias y todos aquellos afectados por lo que sucedió en el festival Astroworld”, comentó.

“Cada vez que puedo distinguir cualquier cosa que está sucediendo, ya sabes, paro el programa y ya sabes, les ayudo a conseguir el apoyo que necesitan. Simplemente no podía imaginar la gravedad de la situación“.

Lina Hildago, la jueza del condado de Harris, pidió una investigación “objetiva e independiente”.

“Quizás los planes fueron inadecuados. Quizás los planes eran buenos, pero no se siguieron”, dijo. “Las familias de los que murieron, todos los afectados, merecen respuestas”.

“Cuando leemos estas edades –14, 16, 21, 21, 23, 23, 27– simplemente se te rompe el corazón y sé que las imágenes que hemos visto son difíciles de digerir e imagino que saldrán más que son difíciles de asimilar”.

El jefe de policía de la ciudad de Houston, Troy Finner, informó que su departamento inició una investigación criminal en la que participarán detectives de homicidios y narcóticos, luego de los informes que señalan que alguien en la audiencia había inyectado drogas a algunas personas.

El jefe de bomberos de la ciudad, Samuel Peña, comentó que varios asistentes al concierto tuvieron que ser revividos con el medicamento contra la sobredosis de drogas Narcan, entre ellos un oficial de seguridad que parecía haber sido inyectado en el cuello.

Finner detalló a los reporteros que había “muchas narrativas por ahí en este momento” sobre un presunto comportamiento criminal entre los asistentes al festival.

“Creo que todos debemos ser respetuosos con las familias y asegurarnos de seguir los hechos y las pruebas, y eso es lo que estamos tratando de hacer aquí en el Departamento de policía de Houston”, añadió.

Scott, de 29 años y oriundo de Houston, fundó el festival Astroworld en 2018 y se ha realizado en NRG Park todos los años desde entonces, excepto en 2020. Su actuación del viernes fue transmitida en vivo por Apple Music. El Houston Chronicle informó que se detuvo varias veces durante el set de 75 minutos cuando vio a los fanáticos en peligro, pidiendo ayuda a los de seguridad. Los vehículos de emergencia, con luces intermitentes y alarmas sonando, se abrían paso entre la multitud.

Un oficial de la policía de Houston, Larry Satterwhite, que estaba cerca del escenario, dijo: “De repente tuvimos a varias personas en el suelo, experimentando algún tipo de paro cardíaco o algún tipo de episodio médico”.

“Entonces comenzamos inmediatamente a hacer reanimación cardiopulmonar y a mover a la gente en ese momento, y fue entonces cuando fui y me reuní con los promotores y acordaron terminar temprano en aras de la seguridad pública”.

Niaara Goods, de 28 años, de Nueva York, quien viajó a Texas para ver a amigos y celebrar un cumpleaños, dijo que la multitud aumentó cuando un temporizador marcó el inicio de la actuación.

“Tan pronto como saltó al escenario, fue como si una energía se adueñara y todo enloqueció”, describió. “De repente, te están aplastando las costillas. Tienes el brazo de alguien en tu cuello. Estás tratando de respirar pero no puedes“.

Narró que ella y sus amigos, uno de los cuales recibió un puñetazo en la cabeza y la mandíbula, fueron separados pero todos escaparon. Dijo que estaba tan desesperada por salir que mordió a un hombre en el hombro para que se moviera.

“Algunas personas se ríen de nosotros, las que gritan para salir, porque les pareció gracioso. No se dieron cuenta de que era terror”, contó.

Más tarde, después de ponerse a salvo, vio que algunos de los heridos eran trasladados en camillas o sillas de ruedas.

“Fue literalmente la noche más aterradora de mi vida. Literalmente pensé que iba a morir tratando de salir”, finalizó.

Diecisiete personas fueron trasladadas al hospital, incluidas 11 con paro cardíaco, indicó Peña. Los promotores habían hecho arreglos para que las unidades médicas estuvieran en el lugar, pero rápidamente se vieron superados. Más de 300 personas fueron tratadas en un hospital de campaña. Peña detalló que una persona herida tenía 10 años. Cerca de 50 mil personas asistieron al evento, agregó.

Fue el número más alto de muertes accidentales en un concierto en Estados Unidos, desde el incendio del club nocturno Station, que mató a 100 en Rhode Island en 2003.

Associated Press y Reuters contribuyeron a este informe.