¿Le habrían gustado a Schubert los videos de gatos y memes de El Juego del calamar en TikTok?
Sonidos de mascotas… El gato de Jamie Barton y uno de los miembros de @twosetviolin, que renunció a trabajos fijos en orquestas australianas para ganarse la vida como dúo cómico de nicho. Foto: TikTok

Puede que pienses que TikTok no se presta a lo mejor de la música clásica y la ópera. Después de todo, ningún aficionado a la música clásica jamás dijo: “Lo que realmente quiero es algo grabado en un teléfono que no dure más de 59 segundos y que se repita inmediatamente”. Sin embargo, TikTok sí tiene algo que ofrecer, sobre todo al posible oyente intimidado que quiere desmitificar el mundo de la música, o al estudiante de música que necesita que lo regresen al salón de práctica.

La mayoría de las orquestas, compañías de ópera y recintos de todo el mundo aún no han decidido qué hacer con TikTok, o han decidido ignorarlo y esperar a que desaparezca, pero hay algunas organizaciones importantes que lo entienden. Se muestran serios respecto a la recepción de nuevos públicos, especialmente los más jóvenes.

Uno de ellos es la Filarmónica de Londres, donde el creativo digital Greg Felton ha publicado TikToks en la cuenta de la orquesta desde enero. Me cuenta que se ha quedado gratamente sorprendido por la cantidad de interacción que ha generado: no solo comentarios alegres de oyentes que acaban de conocer esta música, sino conversaciones informadas sobre, por ejemplo, la técnica de los instrumentos de viento. Escucha el solo de corno inglés de la Sinfonía del Nuevo Mundo de Dvořák si quieres quedar impresionado por el control de la respiración de Sue Böhling.

@lporchestra

THAT solo from Dvořák’s ‘New World’ Symphony, played by Sue Böhling 🎶 #ClassicalMusic #CorAnglais #Dvorak #Orchestra

♬ original sound – London Philharmonic Orchestra

Solistas como este se adaptan bien al formato de representación de TikTok, mientras que una orquesta completa resulta inevitablemente un paisaje salvaje, que es mejor dejar para YouTube.

Un video de Benjamin Mellefont, de la LPO, tocando el Concierto para Clarinete de Mozart, consigue mucha atención gracias a que la obra forma parte del plan de estudios de música del GCSE, y gracias a la habilidad de Felton para crear una partitura musical que avanza en la parte superior del video. Otros videos te llevan al interior de la orquesta, como los estruendosos compases de la Sinfonía Fantástica de Berlioz. ¿Todo esto vende entradas? No necesariamente, dice Felton. Una cosa que los análisis de la aplicación pueden indicar es que muchos de los espectadores se encuentran en Estados Unidos. Pero ese no parece ser el objetivo: se trata de un juego a largo plazo, de construir una imagen de la LPO como una orquesta dispuesta a hacer amigos fuera de la M25.

Algunas cuentas intentan ser informativas: Wigmore Hall tiene un TikTok sobre el barítono Christian Gerhaher que consigue incluir una entrevista razonablemente reveladora en esos 59 preciosos segundos, y si entiendes el español el Teatro Real de Madrid ofrece algunos buenos vistazos al departamento de vestuario. Pero la mayoría se basa en videos de los intérpretes, lo que puede resultar emocionante cuando se trata de una cara nueva y se logra el video adecuado. Dieciocho segundos de Konstantin Krimmel cantando Schubert en la cuenta de Wigmore me hacen querer escuchar más de él; al igual que Thando Mjandana cantando Una furtiva lagrima en la cuenta del Royal Opera House.

@wigmorehall

Konstantin Krimmel’s impressive debut at Wigmore Hall performing Schubert’s Hoffnung with Malcolm Martineau #classicalmusic #schubert #baritone

♬ original sound – Wigmore Hall

En general, las cuentas gestionadas por organizaciones ofrecen los mejores momentos de la interpretación. Algunos artistas individuales, como las violinistas Esther Abrami y Anastasiia Mazurok, convierten las redes sociales en parte de su marca. Pero la presencia de nombres conocidos es escasa. Aun así, la organista Anna Lapwood y el violinista Ray Chen publican regularmente, la mezzosoprano Jamie Barton tiene un gato fotogénico, y yo estoy aquí con mi estuche de violín abierto por si Hilary Hahn quiere continuar la minilección que publicó hace un par de semanas.

Tal vez ese es el objetivo: si tocas un instrumento o cantas en un coro o haces cualquier cosa que implique ver a un director de orquesta, aquí encontrarás un mundo de consejos, chistes internos, ideas para evitar el trabajo y memes musicales sobre El juego del calamar.

Evidentemente, es un refugio para los estudiantes de música que buscan distraerse. Los dos reyes de esto, en TikTok y en otros lugares, son Brett Yang y Eddy Chen, de Twosetviolin, dos violinistas veinteañeros nerds que renunciaron a trabajos fijos en orquestas australianas para ganarse la vida como dúo cómico de nicho. Gracias a una broma habitual en sus TikToks, ahora puedo tocar la melodía para violín de Toxic, de Britney Spears. ¿Quién dice que las redes sociales son una pérdida de tiempo?

@twosetviolin

This is actually from a letter Mozart wrote

♬ original sound – twosetviolin – twosetviolin