Informe de Amnistía: Trabajadores migrantes de Qatar atrapados y explotados antes de la Copa Mundial
En la construcción del Estadio Lusail de Qatar interviene parte de la fuerza laboral migrante del país, compuesta por 2 millones de personas. Foto: Giuseppe Cacace/AFP/Getty Images

Las reformas en Qatar se encuentran estancadas a un año de la Copa Mundial de Fútbol, dejando a miles de trabajadores migrantes atrapados y explotados, según un nuevo y condenatorio informe de Amnistía Internacional.

El año pasado, Qatar aprobó dos leyes para poner fin a las restricciones impuestas a los trabajadores migrantes para que salgan del país o cambien de trabajo sin la autorización de su empleador, las cuales fueron ampliamente aceptadas. Sin embargo, Amnistía acusó a las autoridades de “autocomplacencia” en la aplicación de las leyes y señala que esto ha llevado a que resurjan los peores elementos del sistema de kafala, el cual ata a los trabajadores a su empleador.

En un nuevo informe de 48 páginas de Amnistía, Reality Check 2021, se cita a una trabajadora migrante diciendo que su empleador la amenazó cuando quiso cambiar de trabajo y le dijo que tenía que pagar 6 mil riyales qataríes (32 mil 400 pesos), más de cinco veces su salario mensual, por un certificado de no objeción o que la enviaría a casa.

Aunque el cambio en la ley debería haberle permitido cambiar de trabajo con libertad, la queja que presentó ante el Ministerio de Desarrollo Administrativo, Trabajo y Asuntos Sociales fue rechazada, señala Amnistía.

Otras prácticas, como la retención de salarios y prestaciones para dificultar que los trabajadores dejen sus empleos, también continúan ocurriendo, según Amnistía.

“La aparente autocomplacencia de las autoridades está exponiendo a miles de trabajadores a un continuo riesgo de explotación por parte de empleadores sin principios, y muchos de ellos no pueden cambiar de trabajo y se enfrentan al robo de sus salarios”, manifestó Mark Dummett, director del programa de asuntos globales de la organización de derechos humanos.

“Tienen pocas esperanzas de obtener una solución, compensación o justicia. Después de la Copa Mundial, el destino de los trabajadores que permanezcan en Qatar será aún más incierto“.

El trato que Qatar brinda a sus dos millones de trabajadores inmigrantes ha sido objeto de un escrutinio implacable desde que obtuvo el derecho a ser el anfitrión de la competencia en 2010.
En agosto, Amnistía también acusó al país de no investigar la muerte de miles de trabajadores migrantes en la última década.

Ahora instó a la FIFA a que pida al gobierno de Qatar que cumpla su programa de reformas laborales antes del partido inaugural de la Copa Mundial, el 21 de noviembre del próximo año.

“Qatar es uno de los países más ricos del mundo, pero su economía depende de los dos millones de trabajadores inmigrantes que viven ahí“, dijo Dummett. “Enviando una clara señal de que no se tolerarán los abusos laborales, sancionando a los empleadores que infrinjan las leyes y protegiendo los derechos de los trabajadores, Qatar podrá ofrecernos un torneo que todos podamos celebrar. Pero aún no se ha conseguido”.

Sacha Deshmukh, director ejecutivo de Amnistía Internacional en el Reino Unido, comentó que la Asociación de Fútbol podría tomar más medidas para presionar a las autoridades de Doha.

“La explotación de la enorme fuerza laboral migrante de Qatar ya ha ensombrecido la Copa Mundial del próximo año, y la FA debería aprovechar lo que resta de año hasta el inicio del campeonato para presionar a favor de reformas laborales duraderas en Qatar”, dijo.

La FA forma parte del Grupo de Trabajo de la UEFA en materia de derechos de los trabajadores en Qatar y puede presionar a las autoridades de Doha para que fortalezcan la protección de los trabajadores inmigrantes, investiguen las muertes de los trabajadores y contribuyan a crear un torneo con un legado realmente positivo.

“Ahora es más importante que nunca que el cuerpo técnico, los jugadores y los seguidores de Inglaterra planteen cuestiones de derechos humanos antes del inicio del torneo del próximo año”.

En un comunicado, el gobierno de Qatar indicó que rechazaba la afirmación de Amnistía de que no se han materializado las reformas laborales en cambios en el ámbito de los trabajadores migrantes.

“Amnistía no logra documentar una sola historia de entre los 242 mil 870 trabajadores que han cambiado de trabajo de forma exitosa desde que se eliminaron los obstáculos en septiembre de 2020, o de los más de 400 mil trabajadores que se han beneficiado directamente del nuevo salario mínimo a través de aumentos salariales y otros incentivos financieros”, señaló.

“Desde que se eliminaron los permisos de salida en 2018, cientos de miles de trabajadores han salido de Qatar y han regresado sin la autorización de su empleador; las mejoras en el Sistema de Protección de Salarios ahora protegen a más del 96% de los trabajadores elegibles contra el abuso salarial; los nuevos centros de expedición de visas en los países remitentes de fuerza laboral han reducido significativamente las prácticas de explotación antes de que los trabajadores lleguen a Qatar; y las nuevas normas amplían la prohibición de trabajar en verano para minimizar los efectos del estrés por calor”.

“En el primer semestre de 2021 se realizaron 35 mil 280 inspecciones de alojamientos y centros de trabajo y se emitieron 13 mil 724 sanciones a empresas infractoras, incluyendo la clausura de centros de trabajo, multas y condenas de prisión. Los inspectores laborales efectuaron otras 4 mil 840 visitas a centros de trabajo para informar a empleadores y empleados sobre las nuevas leyes. La reforma sistémica es un proceso de largo plazo y cambiar el comportamiento de cada empresa requiere tiempo”.