La variante ómicron del Covid-19 ‘se encuentra en Europa desde hace al menos 10 días’
Los pasajeros en el aeropuerto Schiphol de Ámsterdam son sometidos a la prueba de la variante ómicron a su llegada. Foto: Remko de Waal/EPA

La variante ómicron del Covid-19 ya estaba presente en Europa desde hace al menos 10 días y parece que ya se está propagando en Holanda y otros países.

“Hemos encontrado la variante ómicron del coronavirus en dos muestras de análisis que se tomaron el 19 y el 23 de noviembre“, dijo el martes el Ministerio de Salud holandés en un comunicado. “Todavía no está claro si estas personas también visitaron el sur de África”, añadió el ministerio.

La evidencia de que la variante ómicron llegó antes de que se conociera apareció a la vez que la Organización Mundial de la Salud (OMS) instaba a los países a mantener la calma y a tomar medidas “racionales” contra la variante de rápida propagación.

La OMS indicó que Sudáfrica informó por primera vez sobre la variante a la agencia de salud de la ONU el 24 de noviembre.

El anuncio de Holanda complica aún más la cronología del momento en que la nueva variante apareció por primera vez en Europa. Anteriormente, Holanda señaló que había encontrado la variante entre los pasajeros procedentes de Sudáfrica el viernes, pero los nuevos casos son anteriores a esa fecha.

El instituto de investigación holandés RIVM informó que encontró la variante ómicron en muestras de los días 19 y 23 de noviembre. Estos hallazgos son anteriores a los casos positivos de la variante encontrados en al menos 14 pasajeros que regresaron de Sudáfrica el pasado viernes y que fueron analizados en el aeropuerto Schiphol en Ámsterdam.

En un nuevo indicio de que la variante ómicron ya podría estar transmitiéndose en Europa, las autoridades alemanas informaron que encontraron una infección por ómicron en un hombre que no había estado en el extranjero ni había tenido contacto con alguien que hubiera estado en el extranjero.

A pesar de la preocupación que existe en todo el mundo, los médicos que trabajan en Sudáfrica han informado que los pacientes padecen en su mayoría síntomas leves hasta ahora, pero advierten que aún es prematuro. Además, la mayoría de los nuevos casos se producen en personas de entre 20 y 30 años, que por lo general no se enferman tanto de Covid-19 en comparación con los pacientes de mayor edad.

Mientras los países revelaban casos dispersos de la variante ómicron, desde Escocia hasta Hong Kong, Japón y Francia, el comportamiento de la variante parecía seguir patrones anteriores de dispersión e identificación que obligaron a las autoridades de salud a apresurarse para ponerse al día, con la mayoría de los casos relacionados con viajes al sur de África.

El director de la agencia médica de la Unión Europea dijo el martes que estaba preparada para afrontar la variante ómicron, y que tardarían dos semanas para tener un indicio de si las vacunas Covid-19 actuales podrían combatirla.

Emer Cooke, director ejecutivo de la Agencia Europea de Medicamentos, señaló que, en caso de necesitar una nueva vacuna para contrarrestar la variante ómicron, se necesitarían hasta cuatro meses para aprobar su uso en el bloque de 27 países.

“Estamos preparados”, dijo Cooke a los legisladores de la UE, y añadió que ya existía una colaboración con la industria médica para prepararse ante tal eventualidad. “Sabemos que en algún momento surgirá una mutación que signifique que tenemos que cambiar el enfoque actual”.

La aparición de la variante, que presenta un número inusualmente elevado de mutaciones en su proteína spike, ha provocado prohibiciones de viaje y nuevas restricciones en varios países, mientras otros, entre ellos el Reino Unido, se han movilizado para acelerar los programas de vacunación.

Aunque la inmensa mayoría de los casos actuales de coronavirus causantes del repunte invernal de los contagios en toda Europa siguen correspondiendo a la variante Delta, algunos expertos temen que la variante ómicron pueda escapar a la protección de las vacunas y competir con la variante Delta por el predominio.

Hasta el martes se habían identificado 42 casos de la variante ómicron en 10 países europeos, según el director de la agencia de salud pública de la UE.

Las autoridades del bloque estaban analizando otros seis casos “probables”, indicó Andrea Ammon, quien preside el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), en una conferencia en línea, y añadió que los casos confirmados presentaban un carácter leve o asintomático, aunque en grupos de edad más jóvenes.

“Para evaluar si [ómicron] escapa de la inmunidad, todavía tenemos que esperar a que se realicen las investigaciones en los laboratorios con sueros de personas que se han recuperado. Se espera que se realicen en un par de semanas”, señaló.

La variante ómicron del Covid-19 'se encuentra en Europa desde hace al menos 10 días' - epa
Una zona de pruebas de coronavirus en el aeropuerto Schiphol para los viajeros procedentes de Sudáfrica. Foto: Remko de Waal/EPA

La variante fue detectada en dos médicos israelíes, uno de ellos regresó de una conferencia en Londres la semana pasada. El médico que había regresado de Gran Bretaña probablemente contagió a su colega, indicó un vocero del Centro Médico Sheba, cerca de Tel Aviv, añadiendo que ambos habían recibido tres dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech y que hasta el momento habían presentado síntomas leves.

La OMS advirtió que el riesgo global de la variante ómicron es “muy alto” con base en las primeras evidencias, señalando que podría provocar brotes con “graves consecuencias”.

La nueva variante fue identificada por primera vez la semana pasada por investigadores sudafricanos, entre los indicios de que el creciente número de casos atribuidos a la variante ómicron en Botswana y Sudáfrica podría estar mostrando las primeras señales de un “aumento pronunciado”.

“Existe la posibilidad de que realmente vayamos a observar una grave duplicación o triplicación de los casos a medida que avancemos o se desarrolle la semana”, comentó la Dra. Nicksy Gumede-Moeletsi, viróloga regional de la OMS, a Associated Press el martes.

La OMS señaló que existían “considerables incertidumbres” respecto a la variante ómicron. Sin embargo, dijo que la evidencia preliminar planteaba la posibilidad de que la variante tenía mutaciones que podrían ayudarla a evadir la respuesta del sistema inmunológico y aumentar su capacidad de propagación de una persona a otra.

La OMS recalcó que, mientras los científicos buscaban pruebas para comprender mejor la variante, los países debían acelerar el proceso de vacunación lo antes posible.

Las agencias contribuyeron a este artículo.