‘Avalancha de residuos plásticos’: Estados Unidos es el mayor contaminador de plástico del mundo
Una mujer con cubrebocas y una bolsa de plástico arrastra un carrito cargado de bolsas de material reciclable por las calles del bajo Manhattan. Foto: Johannes Eisele/AFP/Getty Images

Estados Unidos es el mayor responsable del mundo en cuanto a la generación de residuos plásticos y el país necesita con urgencia una nueva estrategia para frenar la enorme cantidad de plástico que termina en los océanos, reveló un nuevo informe presentado al gobierno federal.

La aparición de plásticos baratos y versátiles ha creado “una avalancha de residuos plásticos a escala mundial que parece estar en cualquier lugar que miremos”, afirma el informe, y Estados Unidos es uno de los principales contribuyentes de plásticos desechables que terminan enredando y asfixiando la vida marina, dañando los ecosistemas y provocando una contaminación nociva a través de la cadena alimentaria.

Los residuos plásticos han aumentado drásticamente en Estados Unidos desde 1960, generando en la actualidad aproximadamente 42 millones de toneladas métricas de residuos plásticos al año, lo que equivale a alrededor de 130 kg de residuos por cada persona en aquel país. Este total es mayor que el de todos los países miembros de la Unión Europea juntos. El informe descubrió que la cantidad total de residuos municipales generados en Estados Unidos es entre dos y ocho veces mayor que la de otros países similares del mundo.

La infraestructura de reciclaje no ha logrado seguir el ritmo del enorme crecimiento de la producción de plástico en Estados Unidos. La basura, los residuos y la ineficacia de los basureros han provocado que hasta 2.2 millones de toneladas de plástico, que incluyen desde botellas y popotes de plástico hasta envases, se “filtren” en el medio ambiente cada año. Es probable que el total de residuos sea incluso mayor debido a la falta de datos para realizar un seguimiento del mismo.

Gran parte de este plástico termina, a través de ríos y arroyos, en los océanos del planeta.

En todo el mundo, al menos 8.8 millones de toneladas de residuos plásticos llegan al medio ambiente marino cada año, el equivalente a tirar un camión de basura lleno de plástico en el océano cada minuto. Si las tendencias actuales continúan, los científicos calculan que este total podría ascender a 53 millones de toneladas anuales para el año 2030, lo que equivale aproximadamente a la mitad del peso de todo el pescado capturado en los océanos a nivel mundial cada año.

“Los residuos plásticos son una crisis medioambiental y social que Estados Unidos debe abordar de forma afirmativa desde su origen hasta el mar”, señaló Margaret Spring, directora de conservación y ciencia del Acuario de la bahía de Monterey. Spring presidió el comité de expertos que elaboró el informe encargado por el Congreso para las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina.

'Avalancha de residuos plásticos': Estados Unidos es el mayor contaminador de plástico del mundo - 1-1
La propuesta de ley Break Free From Plastic Pollution Act, presentada por legisladores demócratas, constituiría la regulación más ambiciosa que la industria estadounidense del plástico jamás ha visto. Foto: Eric Baradat/AFP/Getty Images

Spring añadió: “Los residuos plásticos generados en Estados Unidos producen muchas consecuencias, ya que afectan a las comunidades interiores y costeras, contaminan nuestros ríos, lagos, playas, bahías y canales, representan una carga social y económica para las poblaciones vulnerables, ponen en peligro los hábitats marinos y la fauna y flora silvestres y contaminan las aguas de las que dependen los seres humanos para su alimentación y sustento”.

El informe del comité recomienda que se necesita una nueva estrategia nacional para finales del próximo año para frenar el flujo de plásticos en el océano. El informe señala que la estrategia debe tener como objetivo reducir drásticamente la producción de plásticos, sobre todo de aquellos plásticos que no son reutilizables ni reciclables, ayudar a promover materiales alternativos que puedan ser reutilizados y establecer mejores normas para su recolección y captación.

Las tendencias internacionales e industriales más generales influirán en cualquier esfuerzo para reducir la contaminación por plásticos. Estados Unidos, junto con muchos otros países desarrollados, solía externalizar su problema de residuos mediante el envío de plásticos a China, sin embargo, China detuvo estas importaciones en 2018. Esto ha conducido a un aumento de los residuos plásticos enviados a otros países, como Vietnam y Tailandia, así como al plástico “reciclado” que se quema en basureros de cada país incapaces de gestionar el gran volumen de residuos.

Por su parte, la industria de los combustibles fósiles está valorando la posibilidad de ampliar enormemente la producción de plástico, ya que observa que su principal negocio se ve reducido por la preocupación de la crisis climática. Se pueden formar polímeros de plástico a partir de una materia prima de petróleo crudo y la industria deposita sus esperanzas en un exceso de nuevo plástico que inunde el mercado y, por tanto, los canales, las playas y los océanos, en los próximos años.

“La cuestión es apremiante porque está aumentando la producción, aumenta la generación de residuos y, por lo tanto, los efectos de las filtraciones también pueden aumentar”, dijo Jenna Jambeck, miembro del comité científico encargado del informe.