Elizabeth Holmes eligió ‘el fraude antes que el fracaso’, dicen los fiscales en los alegatos finales de Theranos
La fundadora de Theranos, Elizabeth Holmes , llega para presenciar su juicio por fraude en el tribunal federal en San José, California, el jueves. Foto: Peter Dasilva/Reuters

Los fiscales expusieron sus alegatos de clausura en el juicio de Elizabeth Holmes el jueves, pintando la imagen de una fundadora que eligióel fraude antes que el fracaso” y calificando la historia de Theranos como una “tragedia”.

Los fiscales terminaron sus alegatos de clausura y la defensa hizo los suyos durante varias horas antes de que el tribunal diera por concluida la jornada. El debate culmina un proceso dramático que se ha prolongado durante 15 semanas.

El viernes, la fiscalía tuvo la oportunidad de presentar una impugnación antes de que el caso pase a manos del jurado en los próximos días. Holmes se enfrenta a hasta 20 años de prisión y se declara inocente.

La estrella caída de Silicon Valley enfrenta 11 cargos por defraudar a inversionistas y compradores con su tecnología, que, según ella, podía realizar cientos de pruebas usando una sola gota de sangre.

El fiscal Jeff Schenk presentó ante el jurado una recapitulación de los argumentos que demuestran que Holmes mintió de forma consciente sobre las capacidades de las pruebas de Theranos, afirmando que las pruebas demuestran que “tomó la decisión de estafar a sus inversionistas y luego de estafar a sus pacientes”.

Ella eligió el fraude sobre el fracaso del negocio. Eligió ser deshonesta con los inversionistas y los pacientes”, dijo. “Esa elección no solo fue insensible, sino criminal“.

Schenk recorrió una presentación de PowerPoint que resumía los 29 testigos que la fiscalía llamó durante el juicio, reiterando las afirmaciones hechas en sus testimonios. También compartió transcripciones y grabaciones de declaraciones supuestamente incriminatorias de Holmes, deconstruyendo su defensa punto por punto.

Señaló que Holmes exageró las capacidades de la tecnología de Theranos para atraer a los inversionistas, promocionó proyecciones de ingresos inflados y realizó declaraciones falsas para reclutar pacientes.

Schenk declaró que en repetidas ocasiones los trabajadores internos del laboratorio, su propio hermano y su examante y socio Sunny Balwani le informaron a Holmes sobre los problemas que presentaba su tecnología, pero los ignoró.

La historia de Theranos es, en cierto modo, una tragedia“, dijo. “Lo que les ocurrió a los inversionistas y a los pacientes no debió haber sucedido. Debieron haber sido tratados con honestidad”.

El abogado defensor Kevin Downey explicó al jurado en su alegato de clausura la gran carga probatoria que tiene para declarar a Holmes culpable “más allá de toda duda razonable”.

Le presentó al jurado algunas diapositivas en las que refutaba las pruebas de la acusación, afirmando en concreto que el hecho de que se centrara en si Holmes modificó la imagen de los logotipos de las empresas farmacéuticas de forma ilícita en los informes compartidos con los inversionistas era “una distracción”.

“Les pido que esperen y escuchen toda la historia y repasen las pruebas conmigo”, señaló. “El panorama puede cambiar mucho como resultado de esperar a conocer la historia completa y revisar todo el material”.

Holmes, por su parte, se sentó en silencio en la sala, rodeada de amigos, familiares y la familia de su socio Billy Evans.

El juicio narró los errores cometidos por Holmes a lo largo de sus 15 años como directora general de Theranos, una empresa emergente de análisis de sangre que fundó tras abandonar sus estudios en la Universidad de Stanford cuando solo tenía 19 años.

Holmes, que ahora tiene 37 años, ofreció una promesa convincente. En lugar de depender de viales de sangre extraída de las venas, Theranos promocionaba una tecnología que, según Holmes, permitiría detectar cientos de enfermedades y otros posibles problemas con unas pocas gotas de sangre extraídas mediante un piquete en el dedo.

Theranos atrajo a inversionistas multimillonarios mientras formaba una junta directiva que incluía a exmiembros del gabinete de los Estados Unidos que abarcaban desde el gobierno de Nixon hasta el de Trump. Recaudó más de 900 millones de dólares, se asoció con los principales minoristas Walgreens y Safeway y convirtió a Elizabeth Holmes en una sensación de Silicon Valley con una fortuna estimada en 4 mil 500 millones de dólares.

Pero, aunque la mayoría de las personas ajenas a Theranos lo desconocen, la tecnología de análisis de sangre de la empresa era defectuosa, con frecuencia producía resultados inexactos que podrían haber puesto en peligro la vida de los pacientes que se realizaban los análisis en las tiendas Walgreens.

Los problemas, expuestos en 2015 y 2016 por artículos del Wall Street Journal y los hallazgos de una auditoría regulatoria, condujeron a la quiebra de Theranos en 2018. Ello, a su vez, desencadenó cargos por delitos graves contra Holmes.

Los fiscales describen a Holmes como una charlatana que engañó a inversionistas, socios comerciales y pacientes en busca de fama y fortuna, al mismo tiempo que se posicionaba como una visionaria similar a su héroe Steve Jobs, el cofundador de Apple. Los abogados de Holmes la presentan como una pionera que tomó algunas decisiones equivocadas mientras dirigía Theranos, pero que nunca cometió ningún delito.

En los siete días que estuvo en el estrado, Holmes expresó cierto arrepentimiento mientras insistía en que nunca dejó de intentar mejorar la tecnología de Theranos. También culpó a Balwani de muchos de los problemas de la empresa al tiempo que lo acusó de abuso mental, emocional y sexual que, según ella, la convirtió en su peón.

Balwani, director de operaciones de Theranos desde 2009 hasta que Holmes lo destituyó en 2016, se enfrenta a cargos penales similares en un juicio separado cuyo inicio está previsto para principios del próximo año. Su abogado ha negado firmemente las acusaciones de Holmes.

En su alegato de clausura, Schenk dijo a los miembros del jurado que no se dejaran influenciar por las pruebas de los abusos.

No necesitan decidir si ocurrió ese abuso para llegar a su veredicto“, dijo.

AP contribuyó a este artículo.