Gabriel Boric promete ‘luchar contra los privilegios de unos pocos’ como presidente de Chile
El presidente electo de Chile, Gabriel Boric, se convertirá en el mandatario más joven del país. Foto: Xinhua/Rex/Shutterstock

Gabriel Boric prometió unir a Chile, luchar contra “los privilegios de unos pocos” y combatir la pobreza y la desigualdad después de obtener una victoria decisiva sobre su oponente de extrema derecha para convertirse en el presidente más joven del país sudamericano.

El izquierdista exlíder estudiantil, de 35 años, obtuvo el 56% de los votos en la segunda vuelta electoral presidencial del domingo, superando a su oponente ultraconservador, José Antonio Kast, que obtuvo el 44.2%.

El presidente electo, que tomará posesión de su cargo el 11 de marzo, dijo que había llegado el momento de reformar radicalmente la sociedad chilena y su economía.

“Hombres y mujeres de Chile, acepto este mandato con humildad y con un tremendo sentido de la responsabilidad porque nos encontramos sobre los hombros de gigantes”, dijo ante una inmensa multitud que abarrotaba una avenida de Santiago.

“Sé que el futuro de nuestro país estará en juego el próximo año. Por eso quiero prometerles que seré un presidente que cuidará la democracia y no la pondrá en riesgo, un presidente que escucha más de lo que habla, que busca la unidad, que vela por las necesidades cotidianas de la gente y que lucha con fuerza contra los privilegios de unos pocos y que trabaja todos los días por las familias chilenas”.

Boric señaló que su generación quería que se respetaran sus derechos y que no se le tratara “como un bien de consumo o un negocio”, y añadió que el país no permitiría que los pobres de Chile “siguieran pagando el precio” de la desigualdad.

Añadió: “Los tiempos que se avecinan no serán fáciles… Solo con la cohesión social, reencontrándonos y compartiendo puntos en común seremos capaces de avanzar hacia un desarrollo verdaderamente sustentable, que llegue a todos los chilenos”.

El nuevo mandatario manifestó que será “el presidente de todos los chilenos… y servirá a todos“.

Boric también destacó las posturas progresistas que iniciaron su inverosímil campaña, incluida la promesa de luchar contra la crisis climática mediante el bloqueo de la propuesta de un proyecto minero en la que es la mayor nación productora de cobre del mundo.

También pidió el fin del sistema privado de pensiones de Chile, el distintivo del modelo económico neoliberal impuesto por el general Augusto Pinochet.

Boric expresó su agradecimiento a cada uno de los candidatos –incluido Kast– y reiteró su compromiso con el proceso constitucional chileno, una cuestión clave para muchas personas en un momento en el que el país se embarca en el último capítulo de un turbulento período de transición.

Es probable que todo America Latina preste atención a la nueva administración, ya que durante mucho tiempo Chile ha sido un precursor de las tendencias regionales.

Fue el primer país de América Latina que rompió el dominio de Estados Unidos durante la Guerra Fría y buscó el socialismo con la elección de Salvador Allende en 1970. Tres años más tarde, revirtió el rumbo cuando el golpe de Estado de Pinochet marcó el inicio de un periodo de gobierno militar de derecha que rápidamente emprendió un experimento de libre mercado en toda la región.

Kast ganó la primera vuelta electoral el 21 de noviembre por dos puntos porcentuales, sin embargo, Boric logró vencer el domingo al expandirse más allá de su base en Santiago y atraer a los votantes de las zonas rurales. En la región norte de Antofagasta, donde quedó en tercer lugar en la primera vuelta electoral, Boric superó a Kast por casi 20 puntos.

Los fantasmas y las viejas divisiones volvieron a acechar la extremadamente reñida campaña, durante la cual Kast –que tiene un historial como defensor de la dictadura militar– intentó sin éxito caricaturizar a su rival como una marioneta de sus aliados del partido comunista que pondría en peligro la economía más estable y avanzada de América Latina.

Sin embargo, Kast se mostró inesperadamente magnánimo en la derrota. Tras tuitear una foto suya felicitando a su oponente por su “gran triunfo”, visitó la sede de campaña de Boric para ver al nuevo presidente. Kast, padre de nueve hijos, también dijo: “Gabriel Boric puede contar con nosotros“.

El presidente saliente de Chile, el multimillonario conservador Sebastián Piñera, mantuvo una videoconferencia con Boric para ofrecerle todo el apoyo de su gobierno durante los tres meses de transición.

En el metro de Santiago, donde un aumento de los precios del pasaje en 2019 desencadenó una ola de protestas en todo el país que expusieron las deficiencias del modelo de libre mercado de Chile, los jóvenes partidarios de Boric ondearon banderas adornadas con el nombre del candidato mientras saltaban y gritaban mientras se dirigían al centro de la ciudad para su discurso de victoria.

Este es un día histórico”, dijo Boris Soto, profesor. “No solo hemos derrotado al fascismo, y a la derecha, sino también al miedo“.

En un día sofocante en Chile, la votación se vio empañada por los problemas del transporte público en todo el país, aunque el gobierno afirmó que hizo todo lo posible para garantizar que los votantes pudieran llegar a las casillas.

La participación en la votación –en la que votaron 1.2 millones de personas más que en la primera vuelta– fue de casi el 56%, el nivel más alto desde que el voto dejó de ser obligatorio hace nueve años.

Boric se convertirá en el presidente contemporáneo más joven de Chile cuando asuma el cargo, y será el segundo millennial en liderar un país de América Latina, después del salvadoreño Nayib Bukele. Solo otro jefe de Estado, Giacomo Simoncini, de la ciudad-estado de San Marino, en Europa, es más joven.

“Es imposible no sentirse impresionado por la histórica participación, la disposición de Kast a conceder y felicitar a su oponente incluso antes de conocer los resultados finales, y las generosas palabras del presidente Piñera”, comentó Cynthia Arnson, directora del Programa América Latina del Wilson Center en Washington.

“La democracia chilena ganó hoy, sin duda“.

AP contribuyó a este artículo.

La-Lista Síguenos en nuestras redes sociales