La reina Isabel II adopta tono esperanzador en su primer mensaje navideño desde el fallecimiento del príncipe Felipe
Discurso de Navidad de la reina: 'Puede ser difícil después de perder a un ser querido'.

En su mensaje del día de Navidad –el primero desde la pérdida de su esposo–, la reina Isabel II repasó un año marcado por el dolor personal, así como nacional, pero se esforzó para lograr un tono más esperanzador para el año venidero.

A medida que se aproximaba el final de un segundo año marcado por la pandemia de Covid-19, la monarca, de 95 años, dijo que comprendía los sentimientos de todos los que perdieron a sus seres queridos, ya que ella misma perdió a un ser querido en abril. No obstante, se mostró ilusionada por convertirse en la primera monarca británica que celebrará un jubileo de platino –70 años en el trono– en 2022.

“Aunque es una época de gran felicidad y buenos deseos para muchos, la Navidad puede ser difícil para aquellos que han perdido a sus seres queridos. Este año, en particular, entiendo por qué”, dijo la reina en su discurso anual televisado.

Lució el mismo broche de crisantemo de zafiro que usó en su luna de miel en 1947, y mostró una foto enmarcada de ella y el príncipe Felipe, el duque de Edimburgo, en su 60º aniversario de boda.

La reina dijo a la nación que se sintió muy reconfortada por la “calidez y el afecto” mostrados durante los homenajes a la vida del duque de Edimburgo. “Su sentido del servicio, su curiosidad intelectual y su capacidad para encontrar la diversión en cualquier situación eran incontenibles. Ese brillo travieso e inquisitivo fue tan brillante al final como cuando lo vi por primera vez”, añadió.

También habló con cariño de los príncipes Carlos y Guillermo, y de sus familias, por su interés común en el cambio climático.

Sin embargo, no hubo ninguna referencia –ni en la pantalla ni por su nombre durante la transmisión de nueve minutos– a su hijo mediano, el príncipe Andrés, ni a Harry ni a Meghan; el trío dejó sus funciones reales recientemente.

Este mensaje personal es especialmente oportuno debido a la turbulencia que han sufrido muchas familias durante otro año afectado por el coronavirus. La reina reconoció el impacto de la variante ómicron, habiendo cancelado su viaje habitual a Sandringham para pasar la Navidad en Windsor.

Ese día estuvo acompañada por el príncipe Carlos y Camila, según anunció Clarence House.

La reina, cuyo discurso fue grabado en el Salón Blanco del Castillo de Windsor, comentó: “Aunque el Covid-19 significa que no podemos celebrar como hubiéramos deseado, podemos seguir disfrutando las numerosas y felices tradiciones”.

Y añadió: “Estoy segura de que alguien, en algún lugar, comentará hoy que la Navidad es una época para los niños. Es una verdad atractiva, pero solo es la mitad de la historia. Quizá sea más acertado decir que la Navidad se puede dirigir al niño que todos llevamos dentro. Los adultos, cuando se ven agobiados por las preocupaciones, en ocasiones no logran ver la alegría en las cosas sencillas, algo que no ocurre con los niños”.

“Y, para mí y mi familia, incluso con la ausencia de una risa familiar este año, habrá alegría en Navidad, ya que tenemos la oportunidad de recordar y ver nuevamente la maravilla de la temporada festiva a través de los ojos de nuestros hijos pequeños; de los cuales tuvimos el placer de darles la bienvenida a cuatro más este año”.

La reina también insinuó la posibilidad de reunirse con sus seres queridos en el nuevo año.

Comentó: “En febrero, dentro de solo seis semanas, comenzará mi año del Jubileo de Platino, que espero sea una oportunidad para que las personas de todo el mundo gocen de un sentimiento de unión… y también para que miren al futuro con confianza”.

Y añadió que, el próximo verano, la nación será la sede de los Juegos de la Mancomunidad. “El bastón está recorriendo en estos momentos el largo y ancho de la Commonwealth, en dirección a Birmingham, un faro de esperanza en su viaje. Será una oportunidad para celebrar los logros de los atletas y la unión de las naciones afines”, dijo.

La reina concluyó: “Les deseo a todos una muy feliz Navidad“.

El discurso fue transmitido horas después de que el príncipe de Gales y la duquesa de Cornualles llegaron a su servicio matutino anual en la capilla de San Jorge, en el castillo de Windsor, sin la reina.

Se cree que la ausencia de la reina en el servicio es una decisión personal y continúa el criterio de precaución que se ha observado en los últimos seis meses.

Al servicio, para el que se requiere una entrada, asisten los residentes de la hacienda de Windsor y los miembros de la congregación de la capilla.

El príncipe Carlos y Camilla estuvieron acompañados por el conde y la condesa de Wessex y el duque y la duquesa de Gloucester.