Fox News a través del espejo sobre el aniversario del ataque al Capitolio de EU
Sean Hannity rogó el año pasado a Donald Trump que desconvocara la turba, pero ahora adopta un tono contrario estando al aire. Acusó a los demócratas de 'hipocresía extrema'. Foto: Carolyn Kaster/AP

Joe Biden conmemoró el primer aniversario del 6 de enero con un poderoso discurso ideológico sobre la elección entre la democracia y la autocracia. Con este discurso se inició un día de reflexión en el que los congresistas demócratas y los agentes de policía hablaron del miedo que sintieron por sus vidas.

Todas las grandes cadenas de noticias eligieron una programación sombría y mesas redondas sobre la frágil naturaleza de la democracia estadounidense.

Excepto una.

La programación de presentadores de derecha de Fox News en el horario de máxima audiencia empleó guitarras de rock para presentar una historia diferente: la de los demócratas histéricos que “hacen ruido” y lloran “lágrimas de cocodrilo”. Los presentadores Tucker Carlson, Sean Hannity y Laura Ingram promovieron teorías conspirativas según las cuales agentes encubiertos del FBI o la policía del Capitolio fueron los responsables de la irrupción en el Capitolio y dedicaron la mayor parte de la tarde a afirmar que el Congreso debería centrarse en investigar a los “verdaderos alborotadores”, los manifestantes del movimiento Black Lives Matter.

Carlson comenzó su programa con un estilo provocador. Mientras que Biden y la prensa coincidieron en que el 6 de enero fue una de las fechas más significativas de la historia reciente, Carlson señaló que “apenas constituye una nota a pie de página”, argumentando que debido a que “no murió ni un solo funcionario electo” y a que “ninguno de los insurrectos tenía armas”, el intento de derrocar al gobierno fue “vergonzosamente escaso”.

“Ese día no pasaron muchas cosas”, dijo en un tono casi decepcionado. Comentó que aceptaba que se trató de un motín, “pero en realidad solo fue un motín, tal vez apenas uno“.

En una tarde de interminables falsas equivalencias, Carlson se adelantó. ¿Lo que ocurrió el 6 de enero fue un riesgo mayor para Estados Unidos que la inflación? ¿Por qué se estaban pudriendo los manifestantes en la cárcel mientras los Sackler andaban libres? ¿Por qué satanizaban a los “manifestantes desarmados”?

Si hubiera visto la cobertura de ese día en cualquier otro canal, Carlson habría visto que las investigaciones y las pruebas de video demostraron que la turba del Capitolio fue increíblemente violenta. Entre los objetos que se utilizaron para atacar a los agentes de policía figuraban ladrillos, gas pimienta, mangueras, bates y Tasers. Los fiscales acusaron a 187 de los alborotadores de actos violentos. Michael Fanone, un agente del departamento metropolitano de policía que votó por Trump en 2016, recibió varias descargas de un Taser en el cuello, lo que le provocó un paro cardíaco. Los alborotadores amenazaron con quitarle su arma y dispararle con ella, al grito de “¡Mátenlo con su propia arma!”.

Fox News a través del espejo sobre el aniversario del ataque al Capitolio de EU - fox_news
La programación vespertina de Fox News, con Tucker Carlson, Sean Hannity y Laura Ingraham encabezó la reescritura completa de la historia del ataque al Capitolio. Foto: Carlo Allegri/Reuters

Ninguno de los tres presentadores mencionó las amenazas contra la vida. En su lugar, Carlson no tardó en pasar a las teorías conspirativas, en particular su afirmación infundada de que los disturbios fueron fomentados por Ray Epps, un partidario de Trump de Arizona que Carlson cree erróneamente que es un agente encubierto del FBI. Mostró fragmentos de su serie documental Patriot Purge, la cual condujo a la renuncia de dos colaboradores de Fox News que dijeron que el documental era “propaganda conspirativa incoherente”.

Sin embargo, su mayor alarde fue invitar al programa al senador Ted Cruz, quien el miércoles calificó acertadamente al 6 de enero como “un violento atentado terrorista“. Carlson se mostró horrorizado por este lenguaje y exigió que Cruz diera explicaciones.

Al principio, Cruz intentó salirse con la suya, tachando su elección de palabras de “descuidada y tonta”, no obstante, Carlson continuó reprendiéndolo, haciéndolo retractarse y disculpándose continuamente por su lenguaje. Carlson se encargó de humillarlo, recordándole a Cruz su estatus de rey republicano.

Como castigo final, Carlson le preguntó a Cruz qué opinaba sobre Ray Epps, presionándolo para que se uniera a él en una absurda teoría conspirativa, algo que Cruz hizo por primera vez, diciendo que “para que [Epps] aparezca en la lista de los más buscados del FBI y salga de ella, sin duda sugiere que estaba trabajando para el FBI. No es algo concluyente, pero es la conclusión obvia”.

Fox News a través del espejo sobre el aniversario del ataque al Capitolio de EU - ted_cruz
Este miércoles, el senador Ted Cruz fue intimidado por el presentador Tucker Carlson para que se retractara de su declaración de que el 6 de enero fue ‘un violento ataque terrorista’. Foto: Rex/Shutterstock

Más adelante en la tarde, Sean Hannity tomó la batuta despotricando contra la “hipocresía extrema”, la “mentira” y la “fanfarronería” de los demócratas, ignorando la hipocresía de que sus opiniones emitidas en pantalla son totalmente opuestas a los sentimientos que compartió con el gobierno de Trump mientras se producía el ataque.

Hannity llamó mentiroso a Biden, reproduciendo un fragmento de su discurso en el que dice que Donald Trump no hizo nada durante el atentado más que ver la televisión. Sin embargo, los propios mensajes de Hannity, revelados por la comisión del Congreso que investiga el ataque, muestran que se sintió perturbado por la falta de acción del expresidente ese día.

Los mensajes de Hannity en ese momento revelan que se sentía “muy preocupado por las próximas 48 horas”, que le rogó al jefe de gabinete que Trump “diera un comunicado” y “pidiera a la gente que se fuera del Capitolio” y que Trump “no puede volver a mencionar las elecciones. Nunca”. Desde noviembre, Hannity ha repetido casi todos los días la mentira de Trump de que las elecciones estaban arregladas.

En lugar de un mea culpa, Hannity afirmó que Trump quiso enviar 10 mil soldados de la guardia nacional para proteger el Capitolio y que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, se lo impidió. Esta afirmación ha sido desmentida. El presidente no dio ninguna orden directa y no le preocupaba asegurar el Capitolio.

La tarde terminó con Ingraham retomando el tema central de la cadena, que los manifestantes del movimiento Black Lives Matter eran los culpables de la violencia real.

“Si los demócratas realmente se preocuparan por la violencia política, la habrían condenado en el verano de 2020”, dijo a sus televidentes. Los propios mensajes de Ingraham, también revelados por la comisión, muestran también que estaba profundamente preocupada sobre la violencia política el 6 de enero. Le envió un mensaje de texto al jefe de gabinete de la Casa Blanca diciéndole: “Mark, el presidente tiene que decirle a la gente que está en el Capitolio que esto nos está perjudicando a todos, está destruyendo su legado”.