Ómicron podría ser el ‘primer rayo de luz’ para vivir con el Covid-19
Equipos de ambulancia en Londres el sábado, mientras un científico del gobierno señala que podría surgir una variante menos grave a largo plazo. Foto: Guy Bell/Rex/Shutterstock

La aparición de la variante ómicron podría ser el “primer rayo de luz” hacia el hecho de vivir con Covid-19 como enfermedad endémica, según un asesor científico del gobierno británico.

El Dr. Mike Tildesley, miembro del Grupo Científico de Modelos para la Pandemia de la Influenza (Spi-M) y profesor de la Universidad de Warwick, indicó que la variante ómicron podría ser un indicador de que en el futuro podría existir una variante menos grave y similar al resfriado común. Sin embargo, mientras los casos de Covid-19 siguen aumentando en Reino Unido y las hospitalizaciones se encuentran en su punto más alto en casi un año, el profesor comentó que “todavía no hemos llegado a ese punto”.

“Lo que podría ocurrir en el futuro es que se observe la aparición de una nueva variante que sea menos grave y, en última instancia, a largo plazo, lo que ocurrirá es que el Covid-19 se volverá endémico y se tendrá una versión menos grave. Es muy similar al resfriado común con el que hemos vivido durante muchos años“, explicó el sábado a Times Radio.

“Todavía no hemos llegado a ese punto, pero posiblemente ómicron es el primer rayo de luz que sugiere que eso puede ocurrir a largo plazo. Es, por supuesto, mucho más contagioso de lo que fue delta, lo cual es preocupante, pero mucho menos grave”.

Y añadió: “Con esperanza, a medida que nos acerquemos a la primavera y veamos el regreso de ómicron, podremos conseguir más interrelaciones de la vida con el Covid-19 como enfermedad endémica y la protección de las personas vulnerables. Cualquier variante que surja que sea menos grave, en última instancia, a largo plazo, es el punto en el que queremos estar“.

El 6 de enero, un total de 18 mil 454 personas se encontraban hospitalizadas por coronavirus en Reino Unido, según las cifras del gobierno. Esto representa un aumento semanal del 40% y la cifra más alta desde el 18 de febrero.

Middlesbrough, Copeland y Redcar y Cleveland registraron uno de los mayores aumentos semanales de los casos de Covid-19, mientras que en Londres se consideraba que estaba disminuyendo.

Tildesley señaló que el aumento de los ingresos hospitalarios en el noreste, noroeste y las Midlands era “preocupante” y que la mayor parte del país registraba un retraso de entre dos y tres semanas con respecto a Londres.

“En cuanto al lado ligeramente más positivo, para que no todo parezca pesimismo, lo que estamos observando en los ingresos hospitalarios es que las estancias en el hospital parecen ser en promedio más cortas, lo cual es una buena noticia, los síntomas parecen ser un poco más leves, por lo que esto es lo que estamos observando de manera constante con la variante ómicron”, añadió.

De acuerdo con los datos del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra, el 2 de enero 39 mil 142 empleados pertenecientes a centros hospitalarios del Servicio Nacional de Salud en Inglaterra se ausentaron debido al Covid-19, lo que supone un aumento del 59% respecto a la semana anterior y más del triple de la cifra registrada a principios de diciembre.

El Health Service Journal calculó que las ausencias del personal de todos los sectores del Servicio Nacional de Salud por todos los motivos, incluido el Covid-19, podrían ascender hasta a 120 mil. Aproximadamente 9 mil 300 fuerzas armadas están disponibles en espera.

Por su parte, el Comité Mixto de Vacunación e Inmunización desaconsejó administrar un segundo refuerzo, o la cuarta dosis, de la vacuna a los residentes de los centros de asistencia y a las personas mayores de 80 años, después de que las cifras revelaron una eficacia del 90% en la prevención de los ingresos hospitalarios.

En cambio, los expertos desean priorizar el despliegue de la primera dosis de refuerzo y animar a aquellos que aún no están vacunados a recibir la primera y la segunda dosis.

Hasta la fecha, más de 51 millones de personas han recibido la primera dosis y más de 47 millones la segunda. Más de 35 millones de personas ya recibieron una dosis de refuerzo o una tercera dosis.