El aumento de la tasa de interés en EU podría afectar a los países vulnerables, advierte el FMI
El aumento de los costos de endeudamiento en Estados Unidos normalmente conduciría a un dólar más fuerte. Foto: Mohamed Abd El Ghany/Reuters

El Fondo Monetario Internacional advirtió que el aumento de la inflación en Estados Unidos podría provocar una reacción más severa de lo previsto por parte del banco central estadounidense, lo que provocaría una fuerte sacudida en los mercados financieros y pondría en situación de riesgo a los países más vulnerables.

Sumándose a la creciente preocupación respecto al fuerte aumento de las presiones sobre los precios que se está registrando en todo el mundo, el FMI señaló que los mercados emergentes se deberían preparar para afrontar una fuerte respuesta de parte del banco central de Estados Unidos, el Banco de la Reserva Federal.

“Durante la mayor parte del año pasado, los inversionistas valoraron un aumento temporal de la inflación en Estados Unidos, debido a la inestable recuperación económica y al lento desbloqueo de los cuellos de botella de la oferta”, señaló el FMI, con sede en Washington, en una publicación de su blog.

“Ahora la opinión cambió. Los precios están subiendo al ritmo más rápido en casi cuatro décadas y el ajustado mercado laboral ha comenzado a repercutir en los aumentos salariales. La nueva variante ómicron suscitó una preocupación adicional respecto a las presiones del lado de la oferta sobre la inflación. La Reserva Federal se refirió a la evolución de la inflación como un factor clave en su decisión del mes pasado de acelerar la reducción de las compras de acciones”.

Con la medida principal de la inflación por arriba del 6% y en su nivel más alto en casi cuatro décadas, los mercados financieros creen que la Reserva Federal subirá las tasas de interés hasta cuatro veces en 2022 y también venderá bonos en un proceso conocido como endurecimiento cuantitativo.

El aumento de los costos de endeudamiento en los Estados Unidos normalmente conduciría a un dólar más fuerte, lo cual aumentaría el costo para los mercados emergentes que se endeudaron fuertemente en dicha moneda para pagar el servicio de sus deudas. El lento crecimiento de Estados Unidos, provocado por el aumento de las tasas de interés, también afectaría las exportaciones a la economía más grande del mundo.

El FMI indicó que preveía la caída de la inflación en Estados Unidos a lo largo del año, aunque resaltó la posibilidad de que los aumentos salariales generalizados o los constantes cuellos de botella de la oferta podrían conducir a un aumento de los precios y avivar las expectativas de nuevas presiones al alza sobre el costo de la vida.

“La aceleración de los aumentos de las tasas de interés de la Reserva Federal como respuesta podría sacudir los mercados financieros y endurecer las condiciones financieras a nivel mundial”, dijo el FMI. “Esta evolución podría llegar acompañada de una ralentización de la demanda y el comercio de Estados Unidos y podría dar lugar a la salida de capitales y a la devaluación de la moneda en los mercados emergentes”.

La perspectiva del aumento de las tasas de interés en Estados Unidos ha provocado la caída de los precios de las acciones desde principios de 2022.

Jim Reid, analista de Deutsche Bank, señaló: “Siendo justos, la Reserva Federal estaba empezando a ponerse al día con la realidad a finales del año pasado, sin embargo, ómicron implicó que el mercado se mostrara renuente a considerar su movimiento más agresivo como algo totalmente realista, debido a los riesgos que presentaba la variante”.

“Sin embargo, la temporada navideña proporcionó más pruebas de que ómicron era notoriamente más leve, sobre todo entre los vacunados, y el resultado fue que el mercado consideró esto más de lo que estaba dispuesto a hacerlo antes de Navidad, mientras que al mismo tiempo la Reserva Federal se volvió aún más agresiva al aumentar la apuesta por el endurecimiento cuantitativo. Así pues, una tormenta perfecta”.