La Fuerza Fronteriza Australiana investiga si Novak Djokovic hizo una falsa declaración de viaje
Novak Djokovic durante una sesión de entrenamiento en el Rod Laver Arena en Melbourne el martes. Foto: Kelly Defina/AP

La Fuerza Fronteriza Australiana está investigando si Novak Djokovic declaró erróneamente que no había viajado y que no lo haría durante dos semanas antes de viajar a Australia, en el último giro de la saga de cancelación de la visa de la estrella del tenis.

Las preguntas surgieron en torno a la declaración realizada por el representante de Djokovic, con publicaciones en las redes sociales que aparentemente mostraban que estuvo en Belgrado el día de Navidad antes de volar a Australia desde España el 4 de enero.

El martes, el primer ministro australiano, Scott Morrison, recibió una llamada de su homóloga serbia, Ana Brnabić, en la que intentó gestionar las repercusiones diplomáticas de la anulación de la cancelación de la visa al insistir en que las políticas fronterizas de Australia no eran discriminatorias.

A pesar de que el lunes ganó en los tribunales el restablecimiento de su visa, ahora el destino de Djokovic será determinado por el ministro de Inmigración de Australia, Alex Hawke, debido a su poder personal para cancelar nuevamente la visa y deportar al tenista masculino número 1 del mundo.

Es probable que la decisión de cancelar nuevamente la visa conlleve un nuevo desafío legal por parte de Djokovic, y una solicitud de una orden judicial para no ser detenido como inmigrante y así poder jugar en el Abierto de Australia, donde está buscando un récord masculino de 21 títulos individuales de Grand Slam.

Para poder cancelar nuevamente la visa, Hawke tendría que estar seguro de que existe un motivo de cancelación, como una amenaza a la seguridad pública, y que la cancelación sea de interés público.

Esta circunstancia podría suponer un nuevo análisis de la declaración previa al viaje de Djokovic y de sus apariciones públicas durante los días posteriores a su resultado positivo de la prueba de Covid-19 del 16 de diciembre.

En su declaración de viaje para Australia, presentada el 1 de enero, Djokovic declaró “no” cuando le preguntaron: “¿Ha viajado o viajará en los 14 días anteriores a su vuelo a Australia?“.

La declaración está acompañada de una advertencia de que proporcionar información falsa o engañosa es una “infracción grave”, que también puede ser castigada con sanciones civiles.

En los documentos presentados ante el tribunal federal de circuito, Djokovic indicó que el 1 de enero le dio autorización a su representante para presentar dicha declaración, antes de viajar a Melbourne desde España vía Dubai el 4 de enero.

En su entrevista con los agentes de las fuerzas fronterizas el 6 de enero, Djokovic confirmó que su representante completó la declaración, “basándose” en su exención médica aprobada por Tennis Australia, aunque durante la entrevista no le preguntaron sobre los viajes realizados en los 15 días anteriores a su llegada.

Una publicación en Twitter de un reportero de tenis portugués, José Morgado, parece revelar que Djokovic estuvo en Belgrado en Navidad, posando con la estrella del handball Petar Djordjic.

Djokovic también fue filmado jugando tenis en las calles de Belgrado en un video publicado en Instagram el 26 de diciembre, que al parecer ya fue retirado.

Djokovic voló de España a Melbourne, ciudad a la que llegó a las 23:30 horas del 5 de enero.

Cuando le preguntaron si la declaración de viaje podía proporcionar nuevos motivos para cancelar la visa de Djokovic, un vocero de Hawke respondió que el ministro todavía estaba considerando si debía ejercer su poder para hacerlo.

“Conforme al debido proceso, el ministro Hawke considerará exhaustivamente el tema. Puesto que el asunto está en curso, por razones legales resulta inapropiado realizar más comentarios”.

La declaración de viaje se suma a las anomalías reportadas en el sitio web oficial que muestra la prueba positiva de Covid-19 de Djokovic, la cual constituyó la base de su supuesta exención médica de la vacunación. Der Spiegel informó que el código QR vinculado a la prueba de Covid-19 de Djokovic realizada el 16 de diciembre, publicado en documentos judiciales el lunes, en ocasiones parecía proporcionar un resultado negativo.

De acuerdo con Der Spiegel, al acceder el lunes en la noche, hora de Australia, al resultado de la prueba de Djokovic a través del código QR, este mostró un resultado negativo, antes de que un intento posterior mostrara un resultado positivo.

El sitio web mostró únicamente resultados positivos cuando The Guardian accedió al mismo el martes.

El periodista del New York Times, Ben Rothenberg, también informó que obtuvo resultados contradictorios con el mismo código QR.

Las opiniones dentro del gobierno australiano son contradictorias respecto a si debería aplicar un enfoque de tolerancia cero sobre el requisito de vacunación y rechazar la exención de Djokovic basándose en su reciente resultado de la prueba de Covid-19.

Un vocero de Morrison señaló que tuvo una “llamada constructiva con la primera ministra Brnabić esta mañana sobre Novak Djokovic”.

“El primer ministro explicó nuestra política fronteriza no discriminatoria y su papel en la protección de Australia durante la pandemia de Covid-19”.

“Ambos acordaron permanecer en contacto sobre el tema, y seguir fortaleciendo la relación bilateral”.

La semana pasada, Morrison dudó sobre la cuestión, primero remitiéndose al gobierno del estado de Victoria sobre si se debía autorizar la entrada de Djokovic sin cuarentena, antes de retractarse y declarar que “las reglas son las reglas” y que se debía aplicar el requisito de la vacunación.

En un comunicado el martes, la ATP indicó que, aunque respetaba plenamente las “estrictas políticas de inmigración” de Australia, era “evidente que Novak Djokovic creía que se le había concedido la exención médica necesaria para cumplir con la normativa de entrada”.

“La serie de acontecimientos que condujeron a la audiencia judicial del lunes han sido perjudiciales en todos los sentidos, incluso para el bienestar de Novak y su preparación para el Abierto de Australia”.

En un comunicado el martes, los abogados de Djokovic, Hall and Wilcox, confirmaron que asistió a la audiencia judicial efectuada en su oficina de Melbourne –a pesar de que la política del despacho exige la vacunación contra el Covid-19– con “una exención médica aprobada por nuestro responsable de Covid-19 y socio director”.

Se contactó al representante y a los abogados de Djokovic para conocer sus comentarios.