Ómicron es tan contagiosa que la mayoría de los estadounidenses contraerán Covid-19, dicen funcionarios de EU
Janet Woodcock realizó estos comentarios en una audiencia del Senado en la que los senadores, especialmente los republicanos, cuestionaron con dureza la respuesta de los funcionarios del gobierno al virus. Foto: Greg Nash/AFP/Getty

Las autoridades de salud federales de Estados Unidos señalaron que la variante ómicron del coronavirus es tan contagiosa que es probable que la mayoría de las personas en Estados Unidos se contagien, y compararon la pandemia con una “catástrofe natural“.

Las autoridades señalaron que, aunque la variante ómicron rompe los récords de nuevos casos, tienen la esperanza de que el aumento disminuya rápidamente, e indicaron que Estados Unidos se debe enfocar en garantizar que los sistemas hospitalarios no colapsen en medio del aumento.

“Creo que es difícil procesar lo que realmente está ocurriendo en este momento, que es (que) la mayoría de las personas se contagiarán de Covid-19, ¿de acuerdo?”, dijo Janet Woodcock, la jefa interina de la Administración de Alimentos y Medicamentos. “Lo que tenemos que hacer es asegurarnos de que los hospitales puedan seguir funcionando… (que) el transporte, otros servicios esenciales no se vean interrumpidos mientras ocurre esto”.

Woodcock realizó estos comentarios en una audiencia del Senado en la que los senadores, particularmente los republicanos, cuestionaron con dureza a los funcionarios del gobierno encargados de la respuesta a la pandemia, entre ellos Woodcock, la directora de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Rochelle Walensky, y el asesor médico jefe del presidente, Anthony Fauci.

Con varias mutaciones importantes, la variante ómicron se ha propagado rápidamente por todo el mundo y ha roto los récords de nuevos casos diarios en Estados Unidos. Los CDC informan que la variante ahora es responsable de más del 98% de los casos de Covid-19 en Estados Unidos, sustituyendo a la variante Delta en menos de un mes.

Al mismo tiempo, se cree que la variante es menos letal en comparación con las cepas anteriores y existen indicios de que puede alcanzar rápidamente su punto máximo.

Sin embargo, aunque la variante ómicron envíe menos pacientes al hospital respecto al número total de casos, la avalancha de casos ha provocado que los hospitales, las escuelas y las empresas se encuentren bajo presión, llenando las camas, provocando la escasez de personal y provocando el regreso de las actividades a distancia.

De acuerdo con el New York Times, el martes, día de la audiencia, un promedio de más de 761 mil estadounidenses al día dio positivo en la prueba de Covid-19. Se sabe que incluso este recuento es muy inferior al real, puesto que pocas personas informan a las autoridades de salud cuando obtienen resultados positivos en las pruebas rápidas realizadas en sus hogares.

Ese mismo día del año anterior, también durante el pico de la ola invernal, un promedio de 251 mil 232 personas dio positivo en la prueba de Covid-19.

Aunque la variante ómicron insiste en los sistemas esenciales, no se puede evitar la enfermedad grave, y las autoridades de salud destacaron la importancia de la vacunación para reducir la probabilidad de que se produzcan enfermedades graves. Los CDC también están considerando la recomendación de que los estadounidenses usen cubrebocas N95 y KN95, en lugar de los de tela, si es posible.

Posteriormente, Fauci repitió los comentarios de Woodcock, respecto a que es probable que la mayoría de los estadounidenses se contagien de la variante. Añadió que comparativamente pocos estadounidenses vacunados y reforzados se enfrentarán a la hospitalización y la muerte.

“Ómicron, con su extraordinario y sin precedentes grado de eficiencia de transmisión, terminará contagiando a casi todo el mundo”, dijo Fauci a J Stephen Morrison, vicepresidente senior del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, informó CNN.

“Aquellos que se hayan vacunado… y reforzado se verán expuestos. Algunos, tal vez muchos, se contagiarán, pero es muy probable que, con algunas excepciones, estén considerablemente bien en el sentido de no tener que ser hospitalizados ni morir”, señaló. Las personas que no se han vacunado tienen muchas más probabilidades de “llevarse la peor parte del lado más grave de esto.