Bob Dylan vende todo su catálogo de grabaciones a Sony Music Entertainment
Bob Dylan presentándose en 2012. Foto: Chris Pizzello/AP

Bob Dylan vendió todo su catálogo de grabaciones a Sony Music Entertainment, así como los derechos de múltiples lanzamientos futuros, en un acuerdo cuyo valor se rumora que oscila entre los 150 y los 200 millones de dólares, informa Variety.

El acuerdo abarca todas las grabaciones de Dylan desde 1962, incluido su álbum de debut homónimo, que celebra su 60 aniversario en marzo, y los futuros lanzamientos y reediciones de la célebre serie Bootleg de Dylan.

En octubre de 1961, Dylan firmó con Columbia. Rob Stringer, presidente de Sony Music Group, comentó que estaban “tremendamente orgullosos y entusiasmados de seguir creciendo y evolucionando nuestra actual asociación de 60 años. Bob es uno de los grandes iconos de la música y un artista de genio incomparable“.

La venta también contempla “nuevas formas de poner su música a disposición de sus numerosos fanáticos de la actualidad y de las generaciones futuras”, dijo Stringer.
Dylan expresó en un comunicado: “Columbia Records y Rob Stringer no han sido más que buenos conmigo durante muchos, muchos años y con un montón de grabaciones. Me alegra que todas mis grabaciones se puedan quedar en el lugar al que pertenecen”.

En enero, Music Business Worldwide analizó las nuevas cifras de MRC Data para descubrir que la música de los catálogos (definida como aquella que tiene más de 18 meses de antigüedad) representó el 73.1% del mercado del consumo de música en Estados Unidos durante la segunda mitad de 2021, y el 69.8% del consumo total de discos.

El acuerdo es la continuación de un período coordinado de gestión patrimonial para el compositor de 80 años. En 2020, Dylan vendió su catálogo de canciones a Universal Music Publishing por una cifra que se rumoró fue de 400 millones de dólares y donó sus archivos personales al Bob Dylan Center que se encuentra en Tulsa, Oklahoma.

Actualmente, Dylan se enfrenta a una demanda de una mujer anónima que afirma que el músico la manipuló, embriagó y abusó sexualmente de ella cuando ella tenía 12 años.

El músico negó formalmente las acusaciones, calificando la demanda como “un chantaje descarado… falso, malicioso, imprudente y difamatorio” y que la supuesta cronología de los hechos de la mujer es “cronológicamente imposible”.