Jefe de inteligencia de Alemania: Rusia no ha decidido si atacará a Ucrania
Tropas rusas participan en ejercicios de entrenamiento en la región rusa de Rostov. Foto: Anadolu Agency/Getty Images

Rusia aún no ha decidido si atacará a Ucrania, pero está preparada para hacerlo, dijo el jefe del servicio de inteligencia exterior de Alemania, en medio de las crecientes tensiones sobre la expansión militar ordenada por el Kremlin.

“Creo que la decisión de atacar aún no ha sido tomada”, dijo Bruno Kahl a Reuters.

El análisis alemán llega después de que el jueves el presidente estadounidense, Joe Biden, dijo a su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelenskiy, que existía “una clara posibilidad de que los rusos invadieran Ucrania en febrero“, indicó un vocero del Consejo de Seguridad Nacional.

Las tensiones aumentaron cuando se concentraron más de 100 mil soldados rusos en la frontera con Ucrania.

Vladimir Putin señaló que Estados Unidos y los aliados de la OTAN “ignoraron” la principal preocupación de Rusia en materia de seguridad, pero se comprometió a continuar las conversaciones en una llamada con Emmanuel Macron.

En sus primeros comentarios públicos sobre las respuestas de Estados Unidos y la OTAN respecto a las propuestas rusas para reescribir la arquitectura de seguridad posterior a la guerra fría, Putin dijo que no se tomaron en cuenta las preocupaciones rusas sobre la expansión de la OTAN y el despliegue de armas de ataque cerca de sus fronteras, según un informe del Kremlin sobre la llamada telefónica con su homólogo francés.

Washington y las capitales europeas rechazaron las exigencias de Rusia de vetar el ingreso de Ucrania a la OTAN, sin embargo, expusieron en los documentos inéditos propuestas sobre otras formas para mejorar la seguridad en el continente.

“Se ignoró la cuestión clave“, dijo Putin, según el comunicado del Kremlin. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa y la relación de Rusia con la OTAN, continuó diciendo el presidente ruso, se basaban en el principio de que “nadie debe reforzar su seguridad a expensas de otros países“.

Putin comentó al líder francés que Rusia continuaría las conversaciones en el denominado formato de Normandía, el cual reúne a representantes de Francia, Alemania, Ucrania y Rusia, tras las conversaciones que mantuvo el cuarteto de países a principios de esta semana.

También prometió “analizar cuidadosamente” las respuestas escritas de Estados Unidos y la OTAN y continuar un “diálogo ruso-francés sobre toda la serie de cuestiones de seguridad europea”.

Este último punto podría suponer una victoria para Macron, que desde hace tiempo aboga por entablar un diálogo con Rusia, lo que en ocasiones provoca el disgusto de otros Estados miembros de la Unión Europea que han preferido un enfoque más distanciado.

Las divisiones de la Unión Europea afloraron después de que el ministro de Defensa de Letonia, Artis Pabriks, atacó sin limitaciones al gobierno alemán por lo que calificó como su negativa “inmoral” a permitir que Estonia enviara armas de origen alemán a Ucrania. En una entrevista con FT, Pabriks dijo: “Si una persona está caminando en un callejón oscuro y están golpeando a alguien y yo digo ‘cuando te golpeen llamaré a una ambulancia’, no es correcto”.

Sus comentarios suscitaron una crítica mordaz por parte del veterano eurodiputado alemán de Los Verdes Reinhard Bütikofer. “¡Así se hace, Letonia! Convirtamos a la OTAN y a la Unión Europea en un pelotón de fusilamiento circular. Eso les dará una lección a (Vladimir) Putin y Xi (Jinping). ¿Verdad?”, escribió en Twitter, especificando que se trataba de un “tuit sarcástico”.

Alemania descartó el envío de armas al extranjero, citando su propio pasado, postura que mantuvo la ministra de Relaciones Exteriores y colíder del Partido Verde, Annalena Baerbock, el jueves.

Mientras tanto, los funcionarios de la Unión Europea señalan que desde el pasado otoño se ha producido un aumento en la desinformación a favor del Kremlin. “La última semana de noviembre es, aproximadamente, el momento en que comenzamos a observar nuevamente –como ocurrió en la primavera del año pasado– una retórica intensificada y más agresiva”, dijo un funcionario de la Unión Europea.

Los medios de comunicación pro-Kremlin, que fuentes de la Unión Europea describen como “máquinas de contenido”, han realizado numerosas afirmaciones en las que describen a Ucrania como una herramienta o un juguete de Occidente. Algunas de las historias más escabrosas aseguran que el gobierno ucraniano está llevando a cabo una campaña de terror equivalente al régimen nazi, o que los gobiernos occidentales están conspirando un ataque químico de “bandera falsa” en la región ucraniana de Donbás.

Un segundo funcionario de la Unión Europea señaló que, en ocasiones, la estrategia parecía consistir en “arrojar lodo contra la pared y ver qué quedaba pegado”. Otras veces se trataba de “historias completamente falsas, otras veces narraciones con una pizca de verdad, en ocasiones cuestiones sacadas de contexto… pero lo importante es que se trata de un uso claramente coordinado, conectado –y desde nuestra perspectiva deliberado de estos elementos”.

Muchas de las historias provienen de comentarios o entrevistas con funcionarios rusos, como la vocera del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova. Los medios de comunicación incluyen páginas web y agencias de noticias, como Sputnik y Ria-Novosti, que han publicado estas historias en varios idiomas de la Unión Europea, entre ellos el polaco, el lituano y el español.

Mientras las capitales occidentales se muestran cada vez más alarmadas por la tendencia a la guerra, el gobierno ucraniano ha intentado restar importancia a la amenaza. El ministro de Defensa ucraniano, Oleksii Reznikov, dijo el viernes que el número total de tropas rusas cerca de la frontera era de aproximadamente 130 mil, una cifra comparable a la concentración militar de Moscú en la primavera de 2021, cuando finalmente retiró sus fuerzas después de ejercicios militares masivos.

“No hemos observado ningún acontecimiento o acción de carácter militar que se diferencie de forma significativa de lo que ocurría en la primavera pasada”, a excepción del despliegue en Bielorrusia, dijo Reznikov.

Ucrania sigue inmersa en una guerra con los separatistas apoyados por Rusia en el este del país que ha causado 14,000 muertes.

El viernes, Rusia rechazó nuevamente las afirmaciones de que estaba buscando un conflicto. “Si depende de Rusia, entonces no habrá guerra. No queremos guerras. Pero tampoco permitiremos que pisoteen nuestros intereses de forma grosera, que los ignoren”, señaló el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, a las estaciones de radio rusas.