El enviado ruso advierte sobre el derecho a contraatacar en el este de Ucrania
Marines rusos realizan ejercicios en un polígono de tiro cerca de la frontera con Ucrania, cerca de Brest, Bielorrusia. Foto: Russian Defence Ministry/AFP/Getty Images

El embajador de Rusia ante la Unión Europea señaló que Moscú estaría en su derecho a lanzar un “contraataque” si considerara necesario proteger a los ciudadanos rusos que viven en el este de Ucrania.

Los comentarios realizados en una entrevista con The Guardian no contribuirán a calmar los temores de un gran ataque ruso contra Ucrania, ya que uno de los principales escenarios sugeridos por los servicios de inteligencia occidentales era que Rusia lanzara una operación de “bandera falsa” para proporcionar un pretexto para la invasión.

“No invadiremos Ucrania a menos que nos provoquen a hacerlo”, dijo Vladimir Chizhov, que desde 2005 representa a Rusia en Bruselas. “Si los ucranianos lanzan un ataque contra Rusia, no les debería sorprender que contraataquemos. O si comienzan a matar abiertamente a ciudadanos rusos en cualquier lugar, en el Donbás o donde sea”.

El Donbás es la región del este de Ucrania en la que el Kremlin ha armado y financiado una insurgencia desde 2014. Además, en los últimos años ha entregado cientos de miles de pasaportes rusos a los residentes de dos de las llamadas “repúblicas populares”, que ya no son controladas por Kiev.

Más de 14 mil personas han muerto en el conflicto desde 2014.

Rusia siempre ha negado ser parte del conflicto a pesar de la abrumadora evidencia que demuestra lo contrario. Chizhov calificó como “mentira” las afirmaciones de que las tropas rusas ya se encontraban en la región de Donbás, pero advirtió que una repentina escalada del conflicto en el lugar, o una “provocación” ucraniana, podría precipitar la acción del Kremlin.

“Lo que quiero decir con provocación es que pueden escenificar un incidente contra las autoproclamadas repúblicas del Donbás, provocándolas, y después golpeándolas con todas sus fuerzas, provocando de este modo que Rusia reaccione con el fin de evitar una catástrofe humanitaria en sus fronteras”.

El gobierno estadounidense afirmó que tiene evidencia de que Moscú está planeando justamente el tipo de provocación que Chizhov señaló que Kiev podría lanzar. El mes pasado, funcionarios estadounidenses hicieron públicas sus afirmaciones de que tenían evidencia de un plan para realizar un video falso “muy gráfico” de un ataque ucraniano.

Con una cifra aproximada de 145 mil soldados rusos en la frontera con Ucrania, los servicios de inteligencia de Estados Unidos afirmaron durante el fin de semana que Rusia aceleró sus planes de invasión y que podría desplazar sus tropas a través de la frontera tan pronto como el miércoles.

Chizhov desestimó los temores occidentales de un conflicto inminente, señalando que el número de tropas rusas en la frontera de Ucrania solo equivalía al de Zapad 21, un ejercicio militar a gran escala realizado el pasado mes de septiembre. “Y nadie dijo una palabra [en ese entonces]”, dijo.

Los analistas militares describen la escala y la composición de la concentración como una situación sin precedentes.

El lunes, en una reunión con el presidente ruso, Vladimir Putin, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, pareció permitir nuevas negociaciones.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia aconseja a Putin que siga conversando con Occidente, video

“Usted mencionó, y otros representantes rusos mencionaron, que advertimos que no se deben mantener conversaciones interminables sobre temas que deben quedar resueltos hoy. No obstante, como ministro de Relaciones Exteriores, debo decir que siempre existe una posibilidad”, le dijo al presidente ruso.

“Me parece que nuestras posibilidades están lejos de agotarse. Ciertamente, no deberían continuar de forma indefinida. Pero en este momento yo sugeriría que continúen y se intensifiquen”, añadió.

Chizhov señaló que creía que el bombardeo diplomático de las últimas semanas todavía podía terminar en una solución que funcionara para todas las partes. El Kremlin pretende bloquear la futura adhesión de Ucrania a la OTAN, una demanda que Occidente rechazó, así como iniciar un debate sobre una nueva estructura de seguridad para Europa.

Chizhov dijo que Occidente tenía un “tipo de memoria selectiva” sobre los compromisos anteriores relativos a la ampliación de la OTAN. Añadió que Lavrov escribió a los países de la Unión Europea y de la OTAN el 1 de febrero, citando la cumbre de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) que se llevó a cabo en Estambul en noviembre de 1999, en la que se acordó que todos estaban obligados a “no reforzar su seguridad a expensas de la seguridad de otros Estados”.

El responsable de Relaciones Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, respondió en una carta vista por The Guardian, en la que decía: “En la Unión Europea estamos dispuestos a seguir dialogando con Rusia sobre las formas en que se puede reforzar la seguridad de todos”.

Chizhov indicó que no podía hacer pública la carta de Borrell, pero que su valoración general era que se trataba de una carta “insatisfactoria”. Añadió que también era sorprendente, dado que Borrell no fue destinatario de la comunicación de Lavrov. “Queríamos tantear a todos y cada uno de los países”, dijo Chizhov. “Bueno, fueron demasiado tímidos como para responder en su calidad de país”.

El enviado ruso advierte sobre el derecho a contraatacar en el este de Ucrania - qatar-2022